AUTENTICIDAD DE LAS “CONVERSACIONES DE SOBREMESA”

jueves, agosto 10, 2017
AUTENTICIDAD DE LAS “CONVERSACIONES DE SOBREMESA” (TISCHGESPRÄCHE, BORMANN-VERMERKE O MONOLOGUE) DE ADOLF HITLER (1)

Portada de la fuente original del texto enlazado.

AUTENTICIDAD DE LAS BORMANN-VERMERKE O TISCHGESPRÄCHE. Se terminaron las gazmoñerías meapilas relativas al cristianismo del Führer. Hitler, al igual que Mussolini, eran filosóficamente nietzscheanos. Nietzsche es, a su vez, el autor de “El Anticristo”, mi libro de cabecera (por eso padezco insomnio). El fascismo se constituye en Sorel y Mussolini como crítica nietzscheana del marxismo, del cual conserva los elementos revolucionarios pero sobre unas bases axiológicas no ya “paganas” o no judeo-cristianas, sino expresamente anticristianas. Las concesiones de los dos dictadores a las iglesias católica y protestante o a unas masas alemanas cristianizadas por muchos siglos de lavado de cerebro clerical fueron puramente estratégicas, electoralistas y circunstanciales. La política es así. Pero en la actualidad ya no hay lugar para el autoengaño, menos todavía entre quienes se reclaman nacional-socialistas y fascistas. ¡Tengan al menos el valor y la honestidad de reconocer la verdad sobre la “filosofía” de Hitler!

Jaume Farrerons
La Marca Hispánica, 10 de agosto de 2017

Portada de la versión de Picker.
Texto de las “Las conversaciones privadas de Hitler”: http://www.academia.edu/6974957/Las_Conversaciones_Privadas_De_Hitler_-_Adolf_Hitler

[Nota: ignoro si está completo porque yo me baso en mi propio ejemplar en papel. JF]

Texto del Prefacio a la obra:

Este libro fue publicado por vez primera en 1953 y desde entonces constituye la única presentación completa y consecutiva de un importantedocumento histórico: las llamadas Bormann-Vermerke, el registro oficial de las «conversaciones de sobremesa» que Hitler pronunció en el momento culminante de su éxito, durante el primer año de su guerra de agresión contra Rusia, cuando con la victoria total a la vista el Führer se prometía larealización de los ambiciosos planes que había anunciado en Mein Kampf dieciséis años atrás. En aquella primera edición incluí mi ensayo «la mente de Adolf Hitler» —también reproducido aquí—, en el que exponía el contexto histórico y repasaba los contenidos del documento. Ahora en este prefacioinformaré sobre el propio documento y sobre la curiosa historia de su publicación —o de su no publicación— durante los últimos cincuenta años.

Como explicaba en aquel ensayo, los textos aquí reunidos fueron compilados a iniciativa y por orden de Martin Bormann, jefe de la Cancillería del partido y desde mayo de 1941 secretario del Führer en sustitución de Rudolf Hess, por entonces preso en Inglaterra. Del mismo modo que en 1924-1925 Hess había recogido de labios de Hitler su filosofía y su programa para exponerlos en Mein Kampf
durante el período en que ambos estuvieron encarcelados en la fortaleza de Landsberg, Baviera, así el sucesor de Hess, también aislado con el Führer en el Führerhauptquartier fortificado de Prusia Oriental o deUcrania, se cuidaría ahora de que la conclusión triunfante de aquella obra y la puesta en práctica de aquella filosofía fueran recogidas para guía de la posteridad. Se encargaría del registro, con tanta exactitud como fuera posible, un experimentado funcionario del partido perteneciente al equipo personal de Bormann, Heinrich Heim, abogado con la categoría de Ministerialrat.

Heim dio inicio a su registro el 5 de julio de 1941 y lo continuó regularmente durante más de ocho meses; pero a mediados de marzo de 1942 le requirieron otras obligaciones, y en los cuatro meses siguientes la función de registrador de las conversaciones de sobremesa, o «conversaciones privadas», fueron asignadas a un sustituto, el doctor Henry Picker. Heim volvió a su puesto el 1 de agosto de 1942, pero no siguió mucho tiempo en el cargo, pues en septiembre del mismo año —en las circunstancias que describo en mi ensayo— el propio registro se suspendió. Tanto Heim como Picker eran miembros destacados del partido que conocían personalmente a Hitler y en quienes éste confiaba plenamente. Y el registro, sin duda, se hizo de modo concienzudo. Los textos definitivos, esto es, los aprobados por Bormann, se enviaban a continuación a su esposa, a Obersalzberg, en donde los Bormann tenían una residenciaoficial en el complejo allí construido para el Führer. Una segunda copia se enviaba a los archivos del partido en Múnich.

El primero de estos testimonios desapareció hacia el final de la guerra, cuando el fuego destruyó el
Führerbau de Múnich. Posteriormente, el 25 de abril de 1945, la copia restante se libró por poco de seguir el mismo destino al destruir un ataque aéreo aliado gran parte del complejo del Obersalzberg. Fue la señora Bormann quien se la llevó consigo a un lugar seguro en el Tirol meridional —antes austriaco y ahora italiano—. Más tarde, estando enferma terminal de cáncer, entregó esa primera copia al Gauleiter de Tirol, de donde finalmente pasó, por compra, a manos de un emprendedor ciudadano suizo: FrançoisGenoud.

Portada de la edición castellana del Genoud.
François Genoud era una persona esquiva y algo misteriosa, que desde que a los 16 años oyera hablar a Hitler en una ocasión en Friburgo de Brisgrovia, y hasta su muerte —por suicidio— en 1998, dedicó al líder una devoción inquebrantable. Tras la caída del Tercer Reich, uno de sus principales objetivos fue la salvaguarda de los textos de la elite nazi y la compra de los posibles derechos de autor. Con ello, al tiempo que aliviaba la repentina pobrezade sus propietarios adquiría para sí un activo potencialmente vendible. El único registro oficial de las Bormann-Vermerke [“conversaciones de sobremesa”], con los derechos de Hitler y Bormann devengados para sí, era el objeto más preciado de su colección. Tan sólo cabía esperar a que llegara su oportunidad.

Desgraciadamente para él —pero para beneficio de los historiadores— Genoud no había contado con el doctor Picker. Secretamente, en los cuatromeses en que sustituyó a Heim como registrador de las conversaciones de sobremesa del Führer, el doctor Picker había hecho una copia personal de este registro y de otros de Heim a los que tuvo acceso. En 1951, adelantándose al señor Genoud, publicó en Alemania un volumen titulado Hitlers Tischgespräche. Lo conformaban importantes pasajes de su copia particular ordenados no de manera consecutiva o cronológica, sino bajo encabezamientos generales: asuntos exteriores, guerra, propaganda, religión, mujer, etc. En realidad se trataba de una especie de antología de la sabiduría universal del Führer semejante, según él mismo, al relato de Eckermann de las conversaciones de Goethe. Confiado en los supuestos derechos adquiridos, el señor Genoud demandó al doctor Picker ante un tribunal alemán, pero éste falló en su contra. Como consecuencia, el señor Genoud adoptó la decisión de no exponer a otros predadores su texto alemán (que, al ser completo, resultaba desde luego mucho más importante que el de Picker) y sacar una traducción francesa con la que fundamentar sus derechos de autor en el extranjero. Así surgió en París en 1952 el primer tomo de su traducción Adolf Hitler: Libres propos sur la guerre et la paix. El doctor Picker procuró impedir esta publicación ante los tribunales franceses, sin conseguirlo. Mientras el doctor Picker, con la mitad furtiva pero protegida de su texto, y el señor Genoud, con el texto alemán original completo comprado pero desprotegido, pleiteaban en los tribunales, yo llamé al señor Genoud a Lausana y le sugerí que permitiera la publicación de una traducción inglesa con la que fundamentar también derechos de autor en inglés. Asintió de buen grado, y también lo hizo el señor George Weidenfeld, a quien recomendé el proyecto.Tal fue el origen de la primera edición de este libro.

Para los historiadores alemanes, deseosos de leer el texto original completo, fue frustrante tener que confiar en una traducción a otro idioma o recurrir a la antología del doctor Picker, devota y parcial. Pero entre el señor Genoud, que negaba resueltamente todo acceso a lo que sus competidores llamaban su «botín», y el doctor Picker, que defendía tenazmente su monopolio legalizado, resultaba imposible cualquier cotejo de los textos. El único camino era la competición, no la colaboración. En 1964 dos distinguidos historiadores alemanes, Percy Schramm y Andreas Hillgruber, lograron que el doctor Picker se rindiera y sacaron una edición en la que sus materiales eran ampliados con treintaiséis entradas tranquilamente extraídas del registro del Ministerialrat Heim, con comentarios eruditos y con algún otro material ajeno. Mientras tanto, otros estudiosos y editores aumentaron la presión sobre el señor Genoud. La negociación resultó muy laboriosa («sumamente fatigosa», según me dijo uno de ellos en 1968), pero finalmente el señor Genoud se rindió, con bastante cautela, al editor de Hamburgo Albrecht Knaus, quien publicó en 1980 el texto alemán de las Bormann-Vermerke bajo el título de Adolf Hitler: Monologe im Führerhauptquartier. Tal es —en la medida en que puede serlo— el original alemán del presente libro.

Y digo «en la medida en que puede serlo» porque en el texto alemán publicado hay una omisión importante. Entre el 12 de marzo y el 1 de septiembrede 1942 —esto es, el período en que Heim estaba ausente y Picker actuó como sustituto- las Bormann-Vermerke contienen cien entradas. Ninguna de ellas figura en el Monologue: una última victoria del doctor Picker, Eckermann inexorable.

[A pesar de esta afirmación del autor del Prefacio, en mi edición en papel sí aparecen las entradas de las fechas mencionadas. JF]

La guerra de los treinta años librada en Alemania entre el doctor Picker y el señor Genoud por el texto de las conversaciones de sobremesa de Hitler, los litigios, las jugarretas de sus protagonistas y las diestras puñaladas académicas de las notas editoriales a pie de página podrán irritar o divertir a los lectores alemanes, pero los demás lectores probablemente encuentren en esta edición compacta y completa todo lo que buscan, por lo que me alegro de que este libro vuelva a imprimirse. Sin duda es una lectura necesaria para quienes estudien el nazismo y la segunda guerra mundial. En cuanto a mi propio ensayo, «La mente de Adolf Hitler», sólo pediré al lector que recuerde que fue una obra pionera, escrita en 1952. En algunos pasajes necesitaríamodificaciones; aunque sin desestimarla, actualmente no aprobaría tan a la ligera la autoridad de Hermann Rauschning, mellada por Wolfgang Hanel. [1]

Es posible que Rauschning cayera a veces en tentaciones periodísticas, pero tuvo ocasión de recoger las conversaciones de Hitler, y el tono general con que las registró anticipa manifestaciones posteriores con demasiada exactitud como para ser rechazadas como supercherías. No pueden rechazarse en igual medida que el libro de Josef Greiner, que cito de pasada pero que actualmente está desacreditado como fuente sobre la vida de Hitler en Viena. Hechas estas salvedades, me alegra que el ensayo vuelva a publicarse tal como apareció en 1953. Si sigue mereciendo la pena su reimpresión, podrá sobrellevar su fechaa modo de testimonio.

HUGH TREVOR-ROPER

Publicado por ENSPO en 2:29 p. m.
2 comentarios:

Anónimo dijo…
Está claro que en el caso de Hitler su postura frente al cristianismo estaba influenciada por la obra de nietzsche, “El anticristo”, esto creo que no se puede cuestionar, es cierto, otra cosa es que estuviera más o menos acertado en sus análisis sobre el tema, aquí es donde puede haber divergencias.
Referente a la influencia soreliana en Mussolini se produjo sobre todo en su época de socialista revolucionario, el sindicalismo revolucionario y la táctica dela “huelga general” no sólo influyó en el “Duce” también en Lenin y en algunas corrientes del sindicalismo anarquista.
George Sorel, ¿Prefascismo o revisión del marxismo?.

4:23 p. m.
ENSPO dijo…
Aquí no discutimos si las opiniones de Hitler eran o no acertadas. Lo que nos interesa es averiguar qué pensaba realmente el Führer tras la cortina de la propaganda política.

Respecto a Sorel, ya hemos dicho cuál es nuestra opinión: revisión del marxismo y prefascismo significan en él la misma cosa. Mussolini pasa del marxismo ortodoxo al fascismo y estamos ante un proceso intelectual, no ante un acto de simple oportunismo. Pero los elementos básicos del marxismo, depurados de la herencia judeo-cristiana todavía residual en Marx, dan como resultado, desde el punto de vista estrictamente ideológico, el fascismo.

1:52 p. m.
FUENTE:
http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2017/08/la-autenticidad-de-las-conversaciones.html

“Seis meses de cárcel para un librero neonazi…”

http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-08/mein-kampf-pedro-varela_1363250/

El juzgado penal número 16 de Barcelona condena a Pedro Valera por vender 4.375 ejemplares del libro de Hitler sin tener los derechos
Foto: Pedro Varela (EFE)

elconfidencial

08.04.2017 – 05:00 H.
El historiador y librero neonazi Pedro Varela ha sido condenado a seis meses de cárcel por vender 4.375 ejemplares del ‘Mein Kampf’ -entre 1997 y 2010- sin tener los derechos. El juzgado penal número 16 de Barcelona, que le juzgó por un delito contra la propiedad intelectual, le condena además a seis meses de multa (con cuota diaria de seis euros) y a un año de inhabilitación para vender, publicar y distribuir libros.

La edición crítica de ‘Mein Kampf’ de Hitler arrasa en ventas
AGENCIAS
El sector editorial señala que la edición comentada permite conocer “las siniestras raíces y las consecuencias de las ideologías totalitarias”
El condenado, que pagará también las cuotas del juicio, deberá indemnizar al Estado de Baviera con 67.637,5 euros. El fiscal había pedido 15 meses de cárcel, multa de 10.800 euros y tres años de inhabilitación.
Varela deberá pagar 67.637 euros al Estado de BavieraEl ‘Mein Kampf’ quedó libre de derechos en abril de 2015. Hasta entonces no se podía publicar sin el visto bueno de el Estado de Baviera, propietarios de los derechos del libro de Hitler. El fiscal de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona actuó en 2009 contra Varela tras una denuncia del cónsul de Barcelona. El pasado año, los Mossos registraron su librería (Europa) y detuvieron a dos dependientes acusadas de promover el odio. Varela ingresó brevemente en prisión, pero salió poco después tras pagar una fianza.
El periplo judicial de Varela comenzó en 1996 con el primer registro por orden judicial de su librería, donde la mayoría de los volúmenes versaban sobre el Holocausto judío (“una gran mentira”, según algunos ejemplares) y la Alemania nazi. Dos años después (1998) fue condenado por un Juzgado de lo penal de Barcelona a cinco años de cárcel por negación del Holocausto y provocación de la discriminación, el odio y la violencia.

La falsificación que hizo millonario a Hitler a base de evadir impuestos
DANIEL ARJONA
La reedición anotada de ‘Mi Lucha’ se convierte en bestseller en Alemania al tiempo que llega a España la historia del libro que llenó los bolsillos del Führer sin pagar un marco a Hacienda
La Audiencia Provincial de Barcelona planteó en el año 2000 una cuestión de constitucionalidad ante el Tribunal Constitucional al entender que el artículo 607 del Código Penal, por el que se sancionaba la negación del Holocausto, entraba en conflicto con la libertad de expresión. En 2007 fue condenado a siete meses de cárcel por justificación del genocidio. El Tribunal Constitucional declaró luego inconstitucional ese artículo en lo relativo a las doctrinas “que nieguen” los delitos de genocidio, y retirado ese punto de la acusación, la Audiencia Provincial le condenó a siete meses de cárcel por justificación de genocidio.
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó en 2013 a España a pagar 13.000 euros a Varela, condenado por un delito de justificación del Holocausto del que no fue acusado en primera instancia. Según la sentencia, España vulneró su derecho a ser informado en breve plazo y detalladamente de la naturaleza y causa de la acusación, y su derecho a disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para preparar su defensa.
===
FUENTES:
http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-08/mein-kampf-pedro-varela_1363250/
http://www.lavanguardia.com/cultura/20170407/421523588633/mein-kampf-pedro-varela-neonazi-condenado.html
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/04/07/catalunya/1491577478_216570.html
http://www.elmundo.es/cataluna/2017/04/07/58e7b68cca47410e778b458b.html

cine alemán 1933-1945

el-cine-aleman1933-45
Luego de un largo periodo en que el cine alemán era sinónimo de oscuridad, pesadumbre y depresión, delatores de un pueblo perdido y descorazonado, con la llegada del nacionalsocialismo el cine alemán cambia totalmente. Ahora gusta y divierte, es popular y esto porque se ha hecho ahora sinónimo de melodioso, sentimental, bueno y seductor.
Para el pueblo alemán, desde el advenimiento del nacionalsocialismo, el porvenir volvió a presentarse henchido de esperanzas y esto es precisamente lo que se respira en su cine. Se cree de nuevo en los sentimientos, en la música, en el campo y en el amor. Las películas hacen soñar, cantar; hablan de un pasado heroico y confían en el porvenir.
Existe además una cuestión de disciplina. El pueblo alemán ha recobrado su patriotismo, un patriotismo que no admite deserciones y aquí sería una deserción venir con imágenes que pudieran desacreditarlo moralmente ante los ojos de fuera.
Tal vez el arte tiene también una secreta simpatía para todos aquellos aspectos buenos y dulces, luminosos, que constituyen el honor y la grandeza del hombre.
La crítica moderna se las ha ingeniado sin embargo para encontrar en cada detalle del cine alemán, sea bueno o malo, ligado a la política o no, una ácida crítica al nacionalsocialismo y para reducir el arte de aquella época a un perverso instrumento de un aún más perverso fin.
Pero aun con estas anteojeras puestas, puede notarse que algunas de las características esenciales del cine alemán eran mostrar los sentimientos, tratar temas musicales, localizar la acción en el campo y como trasfondo de todo, el tema esencial de toda la historia del cine: el amor.
Realmente esos cuatro temas mencionados resumen muy bien las principales características del cine en tiempos del nacionalsocialismo.
Se intenta en este libro, acompañado de una gran cantidad de imágenes, dar un vistazo a los hechos más destacados del cine en el período 1933-1945, así como de sus películas, temáticas y personajes más importantes, con el fin de tener una visión general del cine alemán en tan controvertida época.

ÍNDICE

Películas políticas ………………. 3
El judío Süss ………………. 13
Documentales ………………. 18
Leni Riefensthal ………………. 25
Luis Trenker ………………. 46
Heimatfilms ………………. 54
Otros artistas ………………. 58
Heinrich George ………………. 65
Música ………………. 71
Actores y actrices ………………. 93
Películas de temática general ………………. 129
Películas bélicas ………………. 162
Películas biográficas o históricas ………………. 181
Películas posteriores al III Reich ………………. 197
Relación de películas realizadas en el III Reich ………………. 202
Directores en el III Reich ………………. 219
Actrices ………………. 220
Actores ………………. 223

INTRODUCCIÓN

En la revista “Films Selectos” del 25 de mayo de 1935, se publicó un interesante artículo firmado por J. Palau y titulado “Nuevas Rutas del Cine Alemán” que es muy clarificador. Posiblemente J. Palau sea José Palau prolífico autor en temas artísticos especialmente musicales. En los años cincuenta era el autor wagneriano por excelencia con dos libros publicados sobre el maestro de Bayreuth y otros varios dedicados a músicos ilustres, historia de la ópera, vida de Goethe etc. Aunque en caso de tratarse de dicho ilustre personaje, en esos años era una persona joven, no hay duda de que sus opiniones son atinadas y producto de la reflexión y del conocimiento. Veamos lo que decía en dicho artículo: “Tiempo atrás película alemana significaba, además de un alarde de virtuosismo fotográfico, la exposición de una historia desagradable en estilo francamente realista. Hablamos aquí, naturalmente, en términos generales y creemos que todo el mundo que tenga en consideración las películas realmente características, tendrá que reconocer la exactitud de nuestro diagnóstico.
“En los últimos tiempos del cine mudo el género imperante es aquel, que una película ya sonora, “El ángel azul” lleva a su máxima extralimitación. Cine alemán es, en aquel entonces, sinónimo de pesadumbre, vicio, barrios bajos, de escenas en claroscuro, en donde flota una atmósfera de depresión, delator de un pueblo perdido y descorazonado. Un pueblo que ha perdido la guerra y que tiene pocos motivos para alegrarse. En las películas, cuando ríe, lo hace con más cinismo que gracia. (…)
“Hoy las cosas han cambiado del todo. Los productores alemanes han modificado totalmente los métodos de trabajo, supeditándolo todo a la conquista de la simpatía que han conseguido finalmente. Hoy el cine alemán gusta, es popular y esto porque se ha hecho ahora sinónimo de melodioso, sentimental, bueno y seductor. En materia de películas color de rosa, hoy, por una curiosa inversión de los términos, los productores alemanes pueden aventajar a sus competidores americanos. Antes triunfaban solamente las elucubraciones utópicas de un Fritz Lang. Aparte de estas realizaciones, las obras maestras de la cinematografía alemana, no conseguían más que el favor de un público reducido, aunque selecto. Hoy la producción de tipo corriente -pongamos un film, sea cual sea, de Martha Eggerth- constituye una seria competencia al buen film comercial americano”.
El autor pasa a continuación a enumerar los tres motivos que, a su juicio, han sido causa del cambio de orientación del cine alemán. El primero de ellos es la necesidad de un cambio, ante la imposibilidad de volver una y otra vez sobre los mismos temas, según J. Palau: “La persistencia se convierte en abuso, el abuso es monotonía”. El segundo motivo lo encuentra en la llegada del cine sonoro lo que permite a países tan musicales como Alemania y Austria, desarrollar un género que se adapta a su sensibilidad y aptitudes. El tercer motivo es el siguiente:
“Como tercer motivo cabe señalar las profundas modificaciones que la vida pública alemana ha sufrido últimamente, desde el advenimiento del nacionalsocialismo. El porvenir parece ahora henchido de esperanzas. Al menos, mejor que el presente, y esto siempre ha sido un resorte de energía. Ya lo ha dicho Keyserling: “En ninguna parte encontraréis hoy más optimismo fácil que en los países que estando peores ven mejorar cada día un poco su condición”. Y esta esperanza recobrada se respira en las películas. Ahora hay de nuevo luz y risas. Ahora se cree de nuevo en los sentimientos, en la música, en el campo y en el amor. Ahora las películas hacen soñar, cantar; hablan de un pasado heroico y confían en el porvenir.
“Además existe una cuestión de disciplina. El pueblo alemán ha recobrado su patriotismo, un patriotismo que no admite deserciones y aquí sería una deserción venir con imágenes que pudieran desacreditar moralmente al pueblo alemán a los ojos de fuera. Hay que considerar delincuente todo lo que pueda mermar la entereza moral, la voluntad alegre de las nuevas generaciones e indudablemente no es con espectáculos como “Varieté” o “El ángel azul” como se forma una juventud disciplinada y cordial.
“El cine alemán se ha vuelto de color de rosa. Hay excepciones, pero aún en estos casos es muy raro hoy encontrar películas alemanas desagradables.
“La esencia del arte es indiferente a estas cuestiones y el cine alemán puede ser tan digno hoy con películas como “Vuelan mis canciones” como ayer con películas como “Asfalto”. Ahora que, la verdad, cuando el film no tiene la categoría de una realidad artística, más vale mil veces la fórmula actual. Si más no, no molesta. Después de todo las cosas sucias siempre nos han molestado. Y quién sabe… Quién sabe, pensamos para nosotros, si el arte no tiene también una secreta simpatía para todos aquellos aspectos buenos y dulces, luminosos que constituyen el honor y la grandeza de un hombre.”
¿Es posible explicar mejor en menos palabras el cine del III Reich? Y sin embargo cuando no hace muchos años se emitieron por una cadena de pago una serie de películas alemanas de aquella época, los dos o tres presentadores que se alternaban en la presentación de las diversas películas, hacían una competencia para intentar ser el peor de los tres. Evidentemente habían recibido todos ellos instrucciones precisas de que era necesario hacer una critica demoledora contra todas las películas por el simple hecho de haber sido realizadas entre 1933 y 1945. El que productores, actores, guionistas fueran o no nacionalsocialistas no era importante. Si hicieron cine en el III Reich es que eran malos y si las películas se habían producido en esa época, es que eran malas. Y así ni una sola vez hablaron bien de manera general de una película. Había que destacar todos los errores por pequeños que fueran y dar interpretación ideológica a los mínimos aspectos del diálogo y así esos críticos que se extasían al hablar de “Casablanca”, no lograban encontrar nada positivo en el cine alemán. Como muestra de lo dicho veremos la advertencia que precedía a la película “El Lago de mis Ensueños” cuando fue emitida por televisión en un canal público: “Durante la II Guerra Mundial el cine alemán, junto a películas de propaganda al servicio del nacionalsocialismo, se dedicó a realizar comedias y dramas de contenido romántico, productos dirigidos a procurar la evasión de la realidad en fechas trágicas para el pueblo alemán. La película de esta noche, dirigida en 1943 por Veit Harlan, es un fiel exponente del cine alemán de aquella época”. Es evidente que si no se hubiese mencionado nada del tema, indicando únicamente el año y la nacionalidad, nadie hubiese pensado en que pudiese tratarse de una cuestión política, pero al indicarlo se favorecía evidentemente al III Reich ya que nadie podría pensar que una característica del cine de aquella época fuera el ser “cine romántico”, y si algún espectador se puso a reflexionar sobre esa nota, debió percatarse de que ese “fiel exponente del cine alemán de aquella época” fue realizado en 1943 y que no podría ser motivo de “evasión de la realidad en fechas trágicas para el pueblo alemán”, pues desde 1933 hasta 1943 inclusive, las fechas no habían sido trágicas para el pueblo alemán sino sumamente optimistas, de lo cual hay que deducir que el cine romántico era la característica esencial del cine nacionalsocialista, sin necesidad de explicaciones inventadas.
Tal como dice J. Palau, algunas de las características esenciales del cine alemán eran mostrar los sentimientos, tratar de temas musicales, localizar la acción en el campo y como trasfondo de todo, el tema esencial de toda la historia del cine: el amor.
Realmente esos cuatro temas mencio­nados por J. Palau resumen muy bien las principales características del cine en tiempos del nacionalsocialismo. Es por este motivo que hemos señalado en la lista que sigue, las películas que tratan temas musicales y también hemos indicado aquellas películas que “pasan en el campo”. En Alemania existe la tradición -sorprendentemente todavía hoy- de los llamados “Heimat Films”, es decir, “películas de la patria” más que “películas patrióticas”. Son películas que pasan en zonas rurales, donde todos los personajes son gente de campo. Más adelante volveremos sobre este tema. Hemos señalado estas películas así como las que tratan temas de montaña o las que sin tratar específicamente de ello, transcurren de manera notable en ambientes naturales. No hemos señalado las películas de “amor”, ya que de una manera u otra lo son todas y aunque algunas destacan especialmente por ello, son difíciles de calificar y lo mismo con las que tratan de otros sentimientos.
===
FUENTE:
http://www.libreria-argentina.com.ar/libros/cine-nacionalsocialista-el-cine-aleman-1933-1945.html

133) Operación ‘Reconquista’

133) Operación ‘Reconquista’
Operación ‘Reconquista’.

Manu Rodríguez. Desde Europa (30/12/15).

*

*Digamos que no se está dando una ofensiva nacionalsocialista a las agresiones que padecemos desde hace décadas. Estamos obligados a la reacción, a actos meramente defensivos. Hay ofensivas aisladas, ciertamente. Pero ineficaces. Necesitamos un frente común. Y planes de ataques conjuntos.
Un frente común de movimientos nacionalistas étnicos a nivel europeo. Y acciones conjuntadas, sincronizadas. Carácter pan-arya y paneuropeo. Ahora es la batalla de Europa. Debemos concentrarnos en ello.
Lo que debe ser vencido, superado, son los Juicios de Núremberg y nuestra situación legal, moral, social, pública… desde entonces. Nuestras actuales circunstancias superan con mucho al lamentable estado en que quedó Alemania tras la derrota en la I Guerra y el posterior Tratado de Versalles.
Núremberg es, para las actuales generaciones identitarias europeas, lo que Versalles fue para la Alemania de Hitler, para la primera nación arya.
Debemos reparar aquel daño, aquella injusticia. Poner las cosas en su lugar. Es una lucha que compete a todos los movimientos identitarios europeos. Ya en la segunda mitad de la guerra, junto a los ejércitos nacionalsocialistas, participaron jóvenes voluntarios provenientes de todas las tierras de Europa (recuérdense las legiones extranjeras de las Waffen SS). Debemos recuperar el espíritu de aquellas legiones.
Una ofensiva nacionalista étnica desde todos los rincones de Europa. Presencia (pacífica) en las calles. Presencia en la red. Conjuntada, concertada, sincronizada.
Es importante insistir en la no-violencia. No olvidemos que la gente, de acuerdo con la omnipresente propaganda anti-nazi, espera de nosotros actos violentos, e incluso crueles. Debemos contrarrestar esa injuriosa propaganda con nuestra ‘pacífica’ oposición a cierto estado de cosas: La prohibición, la persecución, la penalización del nacionalismo étnico europeo; por qué se le persigue. Queremos esclarecer este asunto, nuestra reciente historia. Lo consideramos vital para nuestra existencia, para nuestro futuro (para el futuro de los pueblos blancos).
Las insignias, las banderas, los estandartes nacionalistas aryas yacen sepultados bajo una pesada losa llamada ‘Juicios de Núremberg’.
Es la demonización del nacionalismo étnico –tras su derrota y los citados Juicios. Su prohibición, su deslegitimación, su persecución… Éste es el origen de nuestros males (población extranjera en aumento, degradación, desintegración de nuestras ciudades, de nuestros modos de vida; devaluación del trabajo, del salario; aumento del paro, de la miseria, de la corrupción…). No podemos repeler esta invasión; detener esta degeneración. Impotencia. Estamos atados de pies y manos. Moralmente, ideológicamente, jurídicamente, políticamente… espiritualmente desarmados.
Es obvio que nos estamos debilitando, que las naciones, una vez étnicamente homogéneas, de los europeos se están degradando. Que se nos impone la sociedad multiétnica y multicultural (¿quién; desde dónde; cómo; por qué?); que la Europa milenaria nuestra, la Europa que heredamos de nuestros antepasados, desaparecerá.
*Núremberg es el problema, el obstáculo. Tenemos que luchar contra la imagen del nazismo que de los Juicios se deriva. Núremberg es el muro tras el cual vivimos los ‘nazis’. Éste es el muro que tenemos que derribar.
Las consecuencias sociales, políticas, económicas, morales, culturales… de esa imagen construida han resultado nefastas para nuestros pueblos. Nos paralizan, y nos enmudecen. Cualquier conato de liberación, cualquier muestra de nacionalismo o identitarismo son reducidos al ‘nazismo’ y apartados de la circulación. Todos los movimientos nacionalistas europeos están ya criminalizados, ya perseguidos, ya mal vistos, ya moral y socialmente rechazados…
Así opera el dispositivo de Núremberg. Tal dispositivo está presente en todos los aspectos de nuestra vida: educación, medios de comunicación, ocio… Y tiene efectos conductuales, psicosociales. Es la guerra. Nosotros los pueblos blancos somos los agredidos. Se nos bombardea cada día con propaganda tan multicultural y multiétnica, como antipatriótica y antinacionalista… Nos rodea por doquier. Formatea y programa nuestras vidas. Hace de nosotros lo que quiere. Cumplimos los designios y la voluntad del Amo.
Núremberg es el arma esencial del enemigo nuestro –de aquel que busca y procura nuestra perdición. La clave de bóveda de su montaje, de su edificio; la actual fuente de su prestigio y de su poder.
La Reconquista de Núremberg. De esto de trata.
Exigiremos la legitimación del nacionalsocialismo, del nacionalismo étnico arya; la reparación de su nombre y de su honor. Justicia y verdad, esto queremos.
El conocimiento y rechazo social de los difamadores y calumniadores es fundamental. Que nuestros pueblos conozcan la historia de estos estafadores, de estos sinvergüenzas. Sepamos quiénes son; de dónde provienen; cuáles son sus intenciones; qué quieren. Qué medios, qué armas utilizan para lograr sus propósitos.
*PEGIDA huye de Hitler y del nacionalsocialismo étnico. Se desmarca. Reniega. Estos ‘patriotas’ europeos no son de los nuestros. No tienen el valor suficiente para reconocer a Hitler y el período nazi –amedrantados por la propaganda anti-nazi que circula desde hace décadas, por la represión moral y espiritual, por las leyes coercitivas. No quieren que se les identifique con el ‘monstruoso’ nazismo. No saben que, con su cobarde actitud, se alejan cada vez más de la ‘salida’, de la solución.
Es posible que muchos de sus miembros pudieran ser perfectos militantes aryas. Pero antes tendrán que tener el valor de acercarse al nazismo; de superar, de vencer las barreras morales, jurídicas, sociales… interpuestas por el enemigo.
Son décadas de propaganda anti-nazi; de represión, de persecución. Hay que tener valor. Se requiere un espíritu fuerte; una potente dosis de voluntad de verdad.
La verdad sobre el período nazi, sobre la guerra, sobre la postguerra, sobre los Juicios de Núremberg… La verdad pura y simple acerca de estos episodios de nuestra reciente historia hace añicos la diabólica imagen pública del nazismo pergeñada por el ‘sistema’.
Los movimientos nacionalistas o patrióticos europeos que reniegan públicamente del nazismo no saben lo que hacen. Le siguen el juego al enemigo y contribuyen a sostener la mentira que nos cuentan. Se cierran la única salida que nos queda (aunque obstruida). Sus esfuerzos resultarán estériles.
Es imprescindible acercarse a las tesis sostenidas por los revisionistas. Reivindicar con valor el nazismo. Enfrentarse sin temor al ‘sistema’. Los futuros nos lo agradecerán.
*Tenemos que reconquistar la tierra, la libertad, el honor; el derecho. Recuperar la autonomía, la independencia, la soberanía; la palabra, la voz.
Se nos oponen todas las Instituciones Internacionales o supranacionales (los Señores de estas Instituciones, claro está), que coartan nuestra libertad y nos privan de soberanía. Todas las ideologías universales (religiosas, morales, filosóficas, jurídicas, políticas…). Se nos opone la opinión pública –bien construida por la poderosa maquinaria de propaganda del enemigo (que dispone de todos los medios; que diseña toda la cultura de masas por sectores y generaciones). Se nos opone la injusta ley, igualmente construida, que pende sobre nosotros.
Ni en sus peores momentos estuvo el nacionalsocialismo de Hitler tan constreñido, tan perseguido, tan denostado… como lo estamos nosotros hoy día. Lo tenemos muchísimo más difícil.
El reconocimiento del nacionalsocialismo y del régimen de Hitler será la piedra de toque de los movimientos identitarios puros. Estos formarán la célula inicial; la que iniciará el ataque. Los que renieguen de Hitler y del ‘movimiento’ no podrán entrar en este frente que digo. Es indispensable este reconocimiento, esta afirmación.
Se ha de renegar, por el contrario, de todo aquello que no sea específicamente arya (religiones, filosofías, ideologías, tradiciones… ‘mundos’). Debemos deshacernos de todo lo ajeno. Debemos recuperar lo propio.
*Con respecto a esto que comento cabe una estrategia a nivel europeo, pero que no puede ser llevada a cabo hasta que no se cuente con varios millares de seguidores. Habrá que poner de acuerdo para esta acción a cientos o miles de personas en toda Europa. Esto va para largo. Se trata de concertar unas jornadas de declaraciones y manifestaciones públicas, simultaneas, en toda Europa, concernientes a nuestro reconocimiento de la herencia nazi y demás. Esto provocaría necesariamente una reacción de los Estados que no tendrían más remedio que actuar reprimiendo estas actuaciones. Tendrían que tomar medidas contra nosotros. Lo pasaríamos mal. Pero nos daría publicidad, nos darían la oportunidad de hablar, de emitir nuestro discurso. Nuestra causa recorrería Europa. Todo está demasiado silencioso ahora. Debido a la situación necesitaríamos abogados, y tendríamos la oportunidad de exponer las causas históricas de nuestra ‘rebelión’. Habría entrevistas y todo lo demás. Cuanto más masivo este movimiento tanto más repercusión pública tendrá.
Uno a uno el ‘sistema’ puede acabar con nosotros con facilidad y sin publicidad. Pero cuando tengan que enfrentarse a mil, dos mil o tres mil juicios en toda Europa (o más si esto fuera posible), las cosas se le irían de las manos. Necesariamente la población europea empezaría a hacerse preguntas (¿qué está pasando aquí?). Tarde o temprano las tesis revisionistas y de historiadores críticos comenzarían a ser conocidas. Y es probable que se creara un debate público a nivel europeo.
Los casos aislados se pierden en las noticias, o sencillamente no se les da publicidad. Necesitamos un caso múltiple, lo más numeroso que se pueda (así estaríamos más arropados). Y no sólo uno, sino varios y continuados. Una y otra vez. De manera incansable (algo así como miles de ‘Zündel´s Trial’ simultáneos en toda Europa).
Esta estrategia tendría éxito sólo en el caso, ya digo, de que fuéramos miles los enfrentados a la justicia. Tendría que suceder en la mayor parte de las ciudades europeas. De norte a sur y de este a oeste. Y todos con la misma causa, con el mismo discurso: La reivindicación del período nazi, del cual todos los grupos nacionalistas identitarios europeos nos consideramos herederos.
Las autoridades no tendrían más remedio que actuar. Esta estrategia es a largo plazo, lógicamente. Primero tenemos que conseguir que miles de europeos estén dispuestos a pasar por este trance. Ya digo, no enfrentamientos aislados, sino masivos, simultáneos, y continuados. Tengo que decir que estas actuaciones o manifestaciones han de ser pacíficas, no violentas. Nada de destrozos públicos y demás. Dejémosles estas salvajadas a la ‘izquierda’, a los anti-fascistas, y a los anti-sistema. Nos comportaremos como caballeros, cuando la policía proceda a detenernos les dejaremos hacer sin resistencia alguna. Porque de lo que se trata es de que tengamos la oportunidad de hablar y de hacer pública nuestras posiciones culturales y políticas. Los nacionalistas no somos monstruos, que es la imagen que el ‘sistema’ suele ofrecer habitualmente de nosotros.
Mientras tanto hay que engordar, hay que crecer. Lentamente, tranquilamente, sin prisas. Lo importante, ya digo, es poner de acuerdo a centenares y millares de europeos para realizar en su momento acciones públicas conjuntas y desembozadas de reivindicación del periodo nazi, así como la voluntad de restituir el nombre y el honor de la ideología, del período, y de las figuras históricas que lo representaron. Limpiar el nombre del nacionalismo étnico, privar al ‘sistema’ de la única arma de alienación masiva que posee (la demonización del nacionalismo étnico). Esto incluye la revisión histórica del periodo de manera pública y conocida. Se caerán los mitos y los engaños.
Forzar la situación, provocar el enfrentamiento con la intención de esclarecer, públicamente, insisto, nuestra más reciente historia. De esto se trata.
*Nada provocaría más a las autoridades que el reconocimiento tácito y público del nacionalsocialismo y del legado de Hitler; además de negar, de discutir la historia oficial que se nos cuenta acerca del nazismo y la II Guerra Mundial. Se ponen en cuestión los Juicios de Núremberg y sus consecuencias –sus corolarios jurídicos, económicos, políticos… Se rechaza el ‘mundo’ construido tras la II Guerra Mundial –el ‘mundo’ que se nos impone. Estas afirmaciones y negaciones suponen ya toda una declaración de guerra al sistema.
No rehuir el enfrentamiento temiendo la cárcel o lo que sea –disimulando, camuflando, ocultando nuestra fe, incluso renegando (desmarcándose) públicamente del nazismo. Se rehúye el combate, el enfrentamiento directo. No es una estrategia ofensiva en absoluto. Es la estrategia del que teme desaparecer. Es una cueva, un reducto, un cobijo. No produce resultados. Podríamos estar así, arrastrándonos, durante siglos.
Cuantos más individuos o grupos entren en colisión con el estado de cosas tanto mejor. Provocar a las autoridades a tomar medidas –“dada la gravedad de los hechos”.
Las leyes anti-nazis y contra los revisionistas tienen vigencia en toda Europa (incluida la Rusia de Putin). Las autoridades no tendrán más remedio que actuar.
Mientras más ciudadanos europeos estemos encausados por la justicia como neonazis, como revisionistas, o como quieran denominarnos, más publicidad tendremos. Cientos, miles de juicios en toda Europa.
Se nos oirá. Se oirá una y mil veces nuestro discurso. Tendremos la oportunidad de hablar. Precipitaremos la batalla, el enfrentamiento final.
Esto es una estrategia ofensiva; un ataque frontal. Tiene como finalidad el precipitar los acontecimientos; el provocar la lucha final.
El motivo no es otro que el de limpiar el nombre, el de restituir el honor del nacionalsocialismo y de la Alemania de Hitler. Ésta será nuestra causa. La verdad será nuestra arma de ataque. Hay que decir que cada una de las acusaciones de las que fue víctima el nazismo ha sido ya debidamente desmontada y desechada por historiadores e investigadores honestos, verdaderos amantes de la verdad. En un puñado de mentiras, difamaciones, calumnias, perjurios y falsos testimonios. En esto han quedado los crímenes de que se les acusaba.
No le queda al enemigo más que su dominio de los medios de comunicación –su poder mediático (que no es poco). Insistirán en su mentira (les va en ello su vida, su futuro), pero no podrán evitar que salgan a la luz las tesis revisionistas.
Los eruditos revisionistas de Europa (y la Magna Europa) intervendrán en esta última batalla. Tendrá el enemigo que entregarse de lleno en este asunto. Se mostrará en toda su plenitud ante la opinión pública. Desplegará todas sus armas (económicas, jurídicas, policiales…). Se pondrá en evidencia. Llegará el momento en el que de nada le servirá ya su ‘patita’ enharinada.
Un enfrentamiento frontal con el enemigo. Discutir su ‘primera ley’, que viene a decir: “la maldad del nazismo no se discute”. Por medios digitales e inundando de posters las ciudades más importantes de Europa. Y sin ocultar al remitente. Una provocación firmada y rubricada.
Si de buenas a primeras el enemigo –el sistema– se viera obligado a enfrentarse públicamente con cientos o miles de ciudadanos europeos por el mismo motivo… La cuestión nazi –lo que ha de esclarecerse aún. En el nombre de los pasados, los presentes, y los futuros.
Poner en discusión en toda Europa la cuestión nazi. La justa valoración del nazismo, de la Alemania Nazi, de la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial, de los Juicios de Núremberg y de la postguerra. La verdad queremos. Que respondan, que aparezcan todos los ‘actores’. Queremos un debate público en Europa al respecto. Un debate clarificador, libre de supuestos y mentiras. Un debate histórico, y jurídico.
Un debate en el que vencerá, sin duda alguna, el nacionalismo étnico arya. La verdad está de nuestra parte. Y el enemigo lo sabe.
La oculta intención de la historia que sobre tales sucesos nos cuentan. La historia ‘oficial’. Y sus corolarios. Su criminal moraleja. Su finalidad: la definitiva derrota moral, jurídica, política… del nacionalismo étnico arya y, a la larga, la extinción étnica y cultural de los pueblos aryas. Ésta es la hoja de ruta del enemigo desde la aparición misma del nacionalismo étnico arya. La historia ‘oficial’ que se nos impone desde los Juicios de Núremberg es la excusa moral perfecta, la coartada para la legítima prohibición, persecución, y penalización del nacionalismo arya. Contra la diabólica imagen del ‘nazismo’ que sale de los juicios, todo vale.
La imagen pública que del nazismo ha construido el enemigo es la que hemos de limpiar. Su nombre, su figura, su historia, su destino, su mensaje. No nos será fácil restablecer su nombre y su honor. No nos lo pondrá fácil el enemigo.
Los Juicios de Núremberg privaron de legitimidad y de honorabilidad nuestra misma esencia; nuestro mismo ser.
La estrategia ofensiva viene de donde no se quiere desaparecer; de donde hay voluntad de futuro.
*Los violentos están excluidos del ‘movimiento’. Todos aquellos que realicen actos violentos contra cualquiera, nacionales o extranjeros, serán expulsados. E igualmente todos aquellos que atenten contra la propiedad (bancos, comercios y demás), o contra el mobiliario urbano.
No responder a las provocaciones de los contra-manifestantes (izquierdistas, anti-nazis y otros), o de la misma policía. Cuando en una manifestación la policía proceda a nuestra detención nos entregaremos sin ofrecer la más mínima resistencia.
*Los doberman del sistema: las ‘izquierdas’, los anti-fascistas…
*El universalismo es el mal (sea religioso, filosófico, político, económico, jurídico, o militar –las fuerzas ‘internacionales’); las organizaciones e instituciones internacionales o supranacionales. Quien dirige estas organizaciones dirige el mundo; es el verdadero amo, el soberano único. Resultan ser unas pocas naciones, unas pocas manos.
Contra este estado de cosas se rebeló el nacionalismo étnico arya. Contra la internacionalización de la economía, del derecho, de la política (la S.deN.); contra la globalización de la época –que no difiere mucho de la nuestra.
El nacionalismo étnico es la salida de esta trampa, de este agujero negro en el que nos ha metido el enemigo de los pueblos. La salida para todos los pueblos (que hayan sobrevivido a las globalizaciones cristiana, musulmana, budista, comunista, demócrata…).
La satanización del nazismo tiene como finalidad evitar el re-nacimiento de este movimiento en cualquier lugar del planeta. La ‘reducción al nazismo’, tal como éste es presentado al mundo en los tiempos que corren, es motivo más que suficiente para destruir el más pequeño intento de recuperación; para hacer retroceder cualquier brote de nacionalismo a las catacumbas –de nuevo bajo la pesada losa.
La satanización del nazismo (del nacionalismo étnico) tiene su lógica, pues, en esta guerra. La globalización actual lo considera su peor enemigo, su enemigo mortal.
Hay que, por consiguiente, liberar el nazismo de esta imagen fabricada. Limpiar su imagen. Públicamente, además.
El nacionalismo étnico es un arma poderosa. La multiplicación de los movimientos étnicos en el planeta acabaría en poco tiempo con las diversas globalizaciones (las ideologías universales). Las privaría de eficacia, de predicación, de prestigio, de poder.
Todos estos universalismos se oponen, y se opondrán, al renacimiento de los pueblos; al florecimiento, a la regeneración del árbol de los pueblos y culturas del mundo.
La liberación del nacionalismo étnico es, pues, esencial. Es el arma, el derecho; la palabra, la voz. La salud, el futuro de los pueblos.
*Veamos, esto es una lucha. Estamos en guerra. Los estandartes, las insignias, los principios, la historia verdadera… están en manos del enemigo. Tenemos secuestrado nuestro nombre, nuestro honor, nuestra dignidad, nuestro orgullo; nuestras armas espirituales, simbólicas. ¿Cómo recuperarlos?
El nacionalismo étnico arya es el más formidable adversario del enemigo de los pueblos. Es el adversario por antonomasia. Anuncia otro orden, el orden étnico. Es contrario a todos los universalismos, a todos los globalismos, a todos los ideologemas destructores de pueblos y culturas. Es normal que el nazismo haya sido satanizado por los enemigos de los pueblos –por el ‘sistema’.
Con el término ‘sistema’ me refiero a todos los grupos interesados en mantener el actual ritmo de globalización –de extinción de pueblos mediante los flujos migratorios, el desarraigo, y el mestizaje. Hablo de judíos, cristianos, musulmanes, budistas, marxistas, comunistas, demócratas… de los ‘progresistas’, de toda la gente de ‘izquierda’. Hablo de los internacionalistas, de los enemigos de los pueblos. Hablo también de sus ideologías universales, tan apropiadas para organizar y dar forma a la nueva ‘raza’ de esclavos, a las masas desarraigadas y mezcladas del futuro –a la masa salarial universal que ya viene; que ya es.
Sí, somos el adversario (el ‘satán’) de todo esto. El adversario único de la araña universal, del mal universal –del ‘sistema’. De la ruina de los pueblos –comenzando por el nuestro. De la mentira, de la impostura, de la injusticia. De las perversas maquinaciones del ‘sistema’; de sus tenebrosos planes. Nos enfrentamos con un polifacético monstruo, con un dragón policéfalo viejo y resabiado.
El adversario único, señalado, tiene que emerger y recuperar las armas simbólicas para poder enfrentarse con visos de victoria contra el enemigo de la luz, de la verdad, y de la justicia. Tiene que salir a la luz, tiene que difundir su luz. Tiene que recuperar la palabra –la palabra del nacionalismo étnico, la palabra arya. Clara y directa. El ataque ha de ser frontal.
El nacionalismo étnico arya es el adversario del adversario, la negación de la negación.
*Retomaremos los estandartes y las banderas, los cantos, y las consignas. No esperaremos que se nos dé permiso. Retomamos lo nuestro, simplemente. Pese a las prohibiciones y los perjuicios. Venceremos a los ‘Juicios de Núremberg’ (como otrora vencimos al ‘Tratado de Versalles’). Los arrasaremos con la verdad. Venceremos; recuperaremos la dignidad, el honor, el ser nuestro.
Una reivindicación del nazismo sin paliativos, sin embozos, sin disimulo. Un enfrentamiento directo con el ‘sistema’. En toda Europa.
*Los nazis tenemos que ser hoy más espirituales, pero también más apasionados, más vehementes, más atrevidos. La verdad y la justicia están de nuestro lado. Debemos ser miles los que nos enfrentemos con el ‘sistema’; miles los sujetos encausados. El día elegido; el día de la liberación.
Hoy somos más conscientes, más sabios. Más maduros. Más resueltos; más firmes, más seguros. Más fieles a nuestro destino, al destino arya.
Nuestra prueba es distinta a la de nuestros inmediatos antepasados (el período nazi; el nacimiento de la nación arya). Otras son las barreras, las dificultades, los obstáculos. Otras han de ser nuestras estrategias para salir a la luz. Sólo pocas cosas no varían: nuestra lucha, y nuestro mortal enemigo. Nuestra lucha por el ser –por el seguir siendo. Por la luz. Por la verdad. Por la justicia. Contra el no-ser; contra la muerte y el olvido. La guerra aún no ha terminado.
*El noble, el sagrado nazismo –la joya de nuestro nuevo testamento. Tratado como un bandido, como un proscrito, como un criminal. Vejado, humillado. Mancillada su memoria. Anatematizado, maldito. Expuesto al mundo como la expresión del mal.
El muro de vergüenza, de infamia, que rodea al nazismo. Éste es el muro que tenía, y tiene, que caer; éste, y no otro, el muro que teníamos, y tenemos, que derribar ante los ojos del mundo. Para que todos aprecien en su pureza el alcance y profundidad del movimiento; su interna verdad y grandeza; su terrible bondad.
*
Retomo estas palabras con las que me despedí el año pasado:
*Con doce años apenas cumplidos cayó dormida la bella Aurora –el sol, la luz nuestra. Pero ya viene la hora de su despertar, de su volver en sí; de su volver a la vida.
La experiencia de aquella primera nación arya (de aquella esperanza; de aquel futuro que nos fue arrancado de las manos) tiene aún mucho que decirnos a nosotros, sus herederos. Es, además, el nacimiento de nuestra nación –de la idea misma de ‘nación arya’. Este episodio requiere ser pública y devotamente conmemorado.
Son los tiempos de Júl. En estos días festejamos a la gran familia de los pueblos aryas; el nacimiento mismo de nuestros pueblos –nuestro venir a la luz. Giramos alrededor de esa realidad que es el frondoso árbol arya. Festejamos el ser nuestro (la familia, el clan, la tribu, el pueblo… la nación de los nacidos aryas). Son tiempos dedicados a los presentes y a los ausentes; a los ancestros, y a los futuros. A todos los nuestros.
Celebremos también en estos días el nacimiento de nuestra nación. Incluyámoslo en el calendario sagrado arya –el que ha de venir; el que hemos de configurar.
Celebremos religiosamente, de hoy en adelante, el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de la nación arya; del sol invicto nuestro.”
Buen Júl (Yule) a todos.

Manu
===

FUENTE:
http://www.larespuestadeeuropa.blogspot.com.es/2015/12/133-operacion-reconquista.html

7 nov 2015: DIA DE LA SANGRE

unnamedI DÍA DE LA SANGRE
-Sábado, 7 de noviembre de 2015, Madrid-

10:30 – Apertura de puertas

11:00 – Bienvenida

11:15 – Conferencia “Por deber me quedo”, a cargo de Jesús Lorente.

Esta conferencia versará sobre las últimas batallas más encarnizadas en la defensa de Berlín, describiendo algunos de sus episodios más importantes, como los del búnker del zoo y el búnker de la Cancillería del Reich en Berlin.

12:30 – Conferencia “El nacionalsocialismo, ese gran desconocido”, a cargo de Ramón Bau.

El nacionalsocialismo es totalmente desconocido, no solo para el público en general sino para nuestros propios medios de alternativa. Y lo peor es que tanto la gente como muchos simpatizantes creen que lo conocen, con lo cual ni siquiera son conscientes de que no es así.

17:00 – Conferencia “9 de Noviembre: Empieza la revolución NS”, a cargo de Javier Nicolás.

Han pasado más de 90 años desde aquel 9 de noviembre de 1923, origen de muchos de los arquetipos que marcarían la revolución NS en Alemania: la confección del “Mi Lucha”, la creación del nuevo NSDAP, los primeros mártires del movimiento y el fortalecimiento del Führer.

18:00 – Presentación de la nueva campaña de Ayuda Parda.

18:30 – Conferencia “La lucha editorial”, a cargo de José García Hispán.

19:30 – Clausura.

Entrada: 5€
-Puntualidad, seriedad y corrección al vestir-
(Acto privado, acceso solo mediante invitación personal.
Para asistir póngase en contacto con la dirección de la Asociación: info@devenireuropeo.com)

la ECONOMIA durante el III REICH

http://vnnforum.com/showthread.php?t=141900&goto=nextoldest

Hitler NO era Capitalista

“La burguesía sabe volverse heroica, ¡y cómo!, apenas se le toca la billetera.”

Adolf Hitler

La explicación marxista del fenómeno Hitler da por seguro que éste fue elevado al poder por los grandes industriales, detentadores reales y exclusivos del poder en un régimen capitalista. Las altas finanzas judías cooperaron también a esta elevación, para salvar las inversiones norteamericanas en Alemania. En consecuencia, el movimiento nacionalsocialista se habría beneficiado de subvenciones inmensas que costearon la propaganda y al aparato de intimidación que aseguraron el advenimiento del III Reich.
Algunos se basan en el famoso libro “Hitler gano la guerra” de Walter Graziano quien comparando a los EEUU con Hitler, ha terminado siendo utilizado por una derecha que converge con él en la aversión a los “gringos”, sin importarles mucho lo que piense de Hitler y ante todo el libro está hecho para vender y que el lector se asombre de la conspiración pero al final termina sin saber nada. El autor la pasa hablando de la oligarquía norteamericana pero nunca menciona nada que pueda parecer judío, al contrario, dice que Hitler ganó la guerra porque insinúa que la oligarquía estadounidense es de cierta manera “nazi” Parte de una concepción erradísima del Nacional Socialismo y piensa que Hitler ganó la guerra porque la potencia dominante de hoy en día se parece al III Reich. Para fundamentar ese ridículo argumento payasea un poco con inversiones que estadounidenses hicieron en el III Reich pero no dice nada de los millones que iban a la Unión Soviética.

En realidad la una pequeña parte de la finanza internacional SÍ financió a Hitler, pero hay que aclarar cómo y por qué:

En 1923 un “renombrado economista” (eufemismo para cerdo liberal pro-banca internacional) fue nombrado presidente del Reichsbank, que vendría a ser algo así como el Banco Central de Alemania. Su nombre era Hjalmar Schacht.

Hjalmar Schacht dimite en 1930.

En 1933 llega Hitler al poder.

Hjalmar Schacht dice en su libro “Memorias” que no simpatizaba con la ideología de Hitler, pero que un mes antes de su llegada al poder le ofreció sus servicios “con la esperanza de que sería posible encauzarlo” (es decir, desviar su futura política económica). Schacht explica en el libro que en todo caso es más fácil ejercer presión desde dentro que desde fuera del régimen.

Cuando Hitler llega al poder le pregunta a un tal Luther, que en ese momento era presidente del Reichsbank, cuánto dinero podía conseguir para reactivar la economía. Luther le dice que puede conseguir 150 millones de marcos.

Por separado, Hitler le hace la misma pregunta a Schacht, que le ofrece, seguramente confiando en sus amigos extranjeros y hermanos de logia (*), 600 millones de marcos.

Así es que Schacht es nombrado presidente del Reichsbank por segunda vez.

Schacht logra romperle las pelotas a Hitler durante varios años tratando de encauzarlo hacia una política liberal, amenazándolo con que su política económica va a generar inflación y todos los bolazos que siempre tiran los liberales, pero Hitler no le hace caso ninguno y en enero de 1939 lo manda a freír espárragos, echándolo del cargo. La inflación augurada por Schach no llegó nunca.

Se afirma que al inicio Schacht obtuvo algunos préstamos secretos por parte de las casas bancarias judías de Warburg y Kuhn Loeb and Company. Según Sidney Warburg, la ayuda total -solo en 1933- había sido de 32 millones de dólares.

Schacht menciona en sus memorias como se empeñó en cambiar siempre el criterio de Hitler. Dice que le entregó personalmente, durante un breve viaje por mar, un memorándum en el que le hacía notar la mala impresión que causaban en el extranjero las leyes de Núremberg (que excluían a los judíos de la economía, recordándole la famosa frase de Schopenhauer: “Si se le pisa un pie a un judío en Frankfurt, toda la prensa, desde Moscú hasta San Francisco, levanta vivas manifestaciones de dolor”. Schach cuenta también en sus Memorias que siempre, desde 1935 “traté siempre en todas las reuniones ministeriales de retrasar y limitar el rearme”.

Luego cuenta que comenzó a reunirse con opositores para intentar matar a Hitler, ya que no lograba encauzarlo.

(*) Aquí cabe aclarar que Schacht tenía importantes contactos con la finanza internacional y pertenecía además a una logia llamada “Urania Hacia la Inmortalidad” a la cual pertenecían los banqueros judíos Benjamín Stroung, presidente de la Reserva Federal de USA, Jacobo Goldschmidt, Montagu Norman, James Speyer, Havenstein, Dreyfus, Straus, Warburg, Aufhauser, Behrens y otros más. Schacht se hizo miembro de la misma siguiendo la tradición de sus antepasados. Todo esto no se supo hasta el juicio de Núremberg, cuando Schacht fue absuelto con las siguientes palabras:

“Si la política propugnada por Schacht se hubiese llevado a la práctica, Alemania no hubiese estado preparada para una guerra europea”.

Después de ser absuelto en Núremberg, Schacht fundó un banco en Dusseldorf.

Los que en realidad financiaron a Hitler fueron:

– IG Farben (sector electro-químico)
– Deutsche Bank
– Thyssen
– Dresdner Bank
– Commerzbank
– Kreditbank
– Flick (consorcio del acero)
– Bosch
– Aceros Krupp
– Ford

Para la mayoría de las anteriores, la colaboración con el movimiento NS no se iniciaría hasta 1933, según algunos autores, movidos por distintos intereses. Así:

IG Farben, Siemens (Carl Siemens ya donaba fuertes cantidades a las SS en 1933) y Deutsche Bank, defenderían la idea de un bloque económico europeo cerrado. Interesadas igualmente en eliminar las restricciones del rearme y la protección estatal de la industria pesada/terratenientes.
Se apoyarían en Darré, Dr. Schmidtt, Hess y Röhm (se estima que donaban a las S.A. 3 millones de marcos mensuales).

Las empresas pesadas Thyssen, Flick, Junkers y Dresdner Bank (vinculada a capital norteamericano), consideradas “conservadoras y reaccionarias” preocupada por la posición de los Strasser e interesadas en líneas comerciales con Norteamérica. Apoyadas dentro del Partido por Göering.

Sobre Henry Ford:

La discusión se centra en el apoyo por Henry Ford para la oposición de Hitler al bolchevismo. En la década de 1920, Ford publicó un periódico, The Dearborn Independent, en gran parte dedicada a exponer las raíces judías del bolchevismo y de la complicidad entre los comunistas en la Unión Soviética y los banqueros judíos de Wall Street. Sus artículos, incluyendo su análisis de los Protocolos de los Sabios de Sión, se recogieron en forma de libro, un estudio en cuatro volúmenes llamado El Judío Internacional, el problema más importante del mundo.

Los Grupos de escribir: “Tanto Ford como Hitler creía que los capitalistas judíos y los comunistas judíos eran socios encaminadas a obtener el control sobre las naciones del mundo Sus puntos de vista difieren en cierta medida, pero esto fue principalmente el resultado de sus posiciones contrastantes y nacionalidades….. El comunismo era una creación completamente judía. No sólo fue su fundador, Karl Marx, el nieto de un rabino, pero lo más importante judíos ocupado cargos importantes, así como un alto porcentaje de los miembros, en los partidos comunistas de todo el mundo. ”

Hitler era un aliado de los Bush:

“Según el Reporte de la Investigación gubernamental de 1942 afirma que Compañía de Fachada de Bush para los Nazis era una compañía del Vereinigte Stahlwerke (United Steel Works Corporation Trust Nazi del Acero) conducido por Fritz Thyssen y sus dos hermanos. Después de la Guerra, investigadores del Congreso probaron que los intereses de Thyssen y el Union Banking Corporation eran unidades relacionadas al Partido Nazi. La investigación demostró que el Vereinigte Stahlwerke produjo la siguiente proporcion del total alemán para el periodo:

• 50.8% del Hierro en lingotes Nazi.
• 41.4% del Acero en placas universales Nazi
• 36.0% del acero en laminas pesadas
• 38.5% de las láminas galvanizadas
• 45.5% de la tubería y las cámaras nazis
• 22.1% de los alambres nazis.
• 35.0% de los explosivos nazis. “

Replica de Argumentos:

Hacer algunas búsquedas en la web. Como de costumbre, la izquierda progre sólo presenta hechos cuidadosamente seleccionados que apoyan sus reclamos e ignoran cualquier “inconveniente” de desinformación.
“El presidente Bush debe su herencia familiar a Adolf Hitler, y su abuelo, Prescott Bush, ayudó a financiar la llegada de los nazis al poder en Alemania”. Estas historias han circulado durante años, pero reapareció el 13 de mayo de 2003, en el diario cubano Granma del Partido Comunista, titulado, “La familia Bush Financio a Adolf Hitler”. Pero en realidad Prescott había estado en la junta directiva de Union Banking Corporation., cuyo propietario mayoritario, la familia Thyssen de Alemania, de hecho había financiado a los nazis en contra de un temido golpe comunista de la Alemania de los años 1920 y 1930. El líder de la familia Fritz Thyssen rompió con Hitler durante el programa de la Kristallnacht de 1938 contra los judíos, así que “el famoso industrial nazi Fritz Thyssen” se manifestó en contra del régimen nazi y fue catalogado como un enemigo. Huyó de Alemania, pero fue finalmente capturado en Francia por los nazis y pasó 4 años o más en prisión hasta la victoria aliada. fue despojado de su ciudadanía y fortuna, y se encontraba en una prisión nazi en el momento de Bush se sentó en ese tablero. Prescott Bush, tenía sólo una parte de las acciones de la UBC, No hay evidencia de que tuvo algo que ver con el trabajo político de Thyssen en Alemania.

Por ultimo hay que mencionar que esta ideología nunca propugno una lucha de clases como el marxismo el objetivo fue siempre fortalecer a la clase media.
***
http://vnnforum.com/showthread.php?t=141900&goto=nextoldest
+++

http://vnnforum.com/showthread.php?t=141900&goto=nextoldest

La Economía del Tercer Reich

La Economía del Tercer Reich

La economía nacionalsocialista no sigiuió doctrina alguna, su único objeto era aumentar la productividad al servicio de la sociedad, pues cualquier sistema económico que fuese adoptado, independientemente de su origen o de sus dogmas teóricos, era valorado de acuerdo a sus resultados en la práctica. De modo que puede decirse que la economía nacionalsocialista, era una economía ecléctica, que tomaba de cada idea lo mas provechoso para la sociedad.

Economía dirigida

En los comienzos del régimen nacionalsocialista, Robert Ley intentó, a imitación del fascismo, organizar corporativamente el Frente del Trabajo, pero ante las protestas de Alfred Rosenberg, el corporativismo fue abandonado por el Führerprinzip.

Los consorcios, las cámaras de comercio y las agrupaciones industriales fueron respetados y no se amenazó al capital privado, sino que se defendió la propiedad privada. En realidad, el Tercer Reich no modificó la estructura económica de la República de Weimar, sino que se limitó a intervenirla.

Se llegó incluso a hacer obligatorio el consorcio de industrias. Resulta interesante hacer notar que el Führerprinzip no fue introducido en el seno de los consorcios, sino que continuó dirigiendo la mayoría. De esta manera, la economía dirigida se combinó con la iniciativa de la empresa libre. El capitalismo fue suprimido relativamente, pero al contrario de lo que sucede actualmente con el neoliberalismo, el capitalismo fue intervenido y puesto al servicio de la comunidad. En el capitalismo financiero plutocrático, el capital produce la riqueza, pero en la economía del Tercer Reich, es el trabajo el medio que la produce.

“Las finanzas deben estar al servicio de la comunidad. Los plutócratas no deben formar un Estado dentro del Estado. En el área de la política social nuestro principio debe ser: el bien general es la ley suprema.
Debemos juzgar a una economía desde el punto de vista del provecho que en la práctica proporciona al pueblo y no partiendo de una teoría. Así, si alguien nos dice: Miren, tengo una teoría económica maravillosa, debemos responderle: ¿Qué provecho se le puede sacar? Esto es lo decisivo. La teoría no debe interesar en modo alguno, nos debe interesar únicamente el provecho, pues las personas no están al servicio de la economía, sino la economía al servicio de las personas.
Los créditos, además de que significan una carga de intereses, implican depender políticamente de fuerzas extrañas a la nación. Los intereses devoran la capacidad de ahorro de un pueblo.”

Agricultura

El nacionalsocialismo, lejos de intentar proletarizar a la sociedad, impulsó la formación de nuevos grupos selectos. Puesto que consideraba a la agricultura como base de la economía, en el campo, constityó una clase privilegiada de labradores cuyas haciendas formaron bienes de familia inalienables, indivisibles y transmisibles por derecho de mayorazgo.

Historia

Cuando el NSDAP llegó al poder en 1933, la economía de Alemania estaba sumergida en un desastre económico originado por el Tratado de Versalles y aún sufría los efectos de la Gran Depresión iniciada en EEUU en 1929 y que también había perjudicado severamente el comercio exterior alemán con seis millones de desempleados y dos millones de subempleados.

Al Nacionalsocialismo le bastaron dos años para impulsar un desarrollo desbordante de prosperidad. Y a los cuatro años el país era ya una potencia entre las potencias.

Adolf Hitler estuvo a cargo de una de las mayores y mejores expansiones de la producción industrial, de infraestructura y la mejora civil como nunca antes se había visto, levantando enormemente la economía alemana.
Entre 1934 y 1937, la Alemania de Hitler gozó de excelentes estándares de vida para la clase obrera y media. La tasa de desempleo se redujo sustancialmente para posteriormente desaparecer por completo. Esto debido en su mayor parte a través de la construcción de obras civiles (Organización Todt). Desde el punto de vista económico, los resultados fueron notables: de 1933 a 1938, los ingresos aumentaron de 6.600 a 25.000 millones de Reichsmarks.

Se iniciaron importantes trabajos de comunicación vial (carreteras o Autobahn); en siete años de su gobierno se construyó una red de autopistas nacionales de 12.000 kilómetros que aún hoy en día se utiliza, además de represas, ferrocarriles y edificios majestuosos. Entre 1933 y 1938 se construyeron en Alemania 677.870 edificios que contienen 1.458.124 viviendas populares.

El régimen de Hitler impulsó una enorme intervención del Estado en la economía ya sea creando empresas estatales de servicios como fijando controles de precios y reglamentando toda actividad de las empresas privadas, de tal manera que los empresarios alemanes debieron seguir las directivas gubernamentales.

En el extranjero, muchos economistas se habían burlado de este “experimento” y habían esperado un catastrófico derrumbe. Como éste no ocurría, después de ocho años, el Radcliffe Collage de Cambridge Massachussets, becó a Maxine Y. Sweezy para que viajara a Alemania a hacer una investigación.

Maxine dijo que era necesario hacer un estudio de esa estructura económica porque, contra lo que se esperaba, ni una inflación, ni la falta de recursos económicos ni una revolución interna habían aparecido.

Y ya en el campo de los hechos, Maxine fue encontrando muchas novedades:

•Reducido el costo del Gobierno, puesto que Hitler y los demás funcionarios no cobraban sueldo, los fondos se dedicaban a emprender grandes obras públicas para dar trabajo a los desempleados.

•La agricultura, siendo la base de la economía, recibió apoyo decisivo con diversas medidas y pudo incrementar la producción de víveres para no depender de importaciones extranjeras.

•Era obligatorio que la industria rebajara los precios de sus productos cuando se lograba disminuir el costo de tales o cuales materias primas (insumos).

•Los líderes que se enriquecían con cuotas sindicales fueron reemplazados por “Tribunales de Honor”, que exigían cumplir sus deberes a obreros y patrones. El patriotismo se movilizó como un nexo de la solidaridad.

•Ese mismo nexo fue cultivado para acercar a la clase alta, la media y la baja, a fin de que la unidad de clases diera más fuerza funcional a la nación. Solidaridad de clases no lucha entre ellas.

•Trabajadores y empleados que llegaban a la edad de retiro, pero en buenas condiciones físicas, seguían trabajando. Para casos de reducción de rendimiento se crearon talleres especiales.

•Plan de construcción de casas: el costo máximo era de 7,000 marcos, de los cuales podían obtenerse 2,000 como préstamo gubernamental, con una tasa de interés del 3% anual.

•Exención de impuestos a empresas que desarrollaran procesos técnicos de importancia nacional. Esto alentaba la inventiva.

•Se impulsó la industria química para producir sucedáneos de productos escasos. Así surgió la margarina. Del carbón de piedra se empezó a producir gasolina sintética. Con piel de pescado se hacían zapatos. Los autobuses fueron adaptados para usar gas en vez de gasolina. Se aprovechó el vidrio para hacer tuberías. El papel y el aceite de desecho fueron reciclados. Los forrajes de verano pudieron usarse en invierno mediante depósitos fermentadores. Del aserrín se obtuvo harina para forraje. De las papas se extrajeron azúcares, etc. Surgió una gran variedad de compuestos químicos (erzaf).

•La economía se ajustó para evitar devaluaciones, pues se negó que éstas tuvieran algo de positivo, aunque el sistema liberal les atribuye ciertas virtudes.

•Nació el Volkswagen (literalmente en alemán, “automóvil del pueblo” ). Fue idea de Hitler la creación de un coche accesible para servir como medio de transporte en tareas diarias al trabajador y brindarle placer en sus tiempos de ocio, proyecto que fue encargado a Ferdinand Porsche. En cinco años se duplicó el número de automóviles.

•En Fallersleben se construyó no sólo la fábrica de automóviles más grande del mundo, sino la fábrica más grande del mundo de cualquier cosa.

•Muchas libertades propias del liberalismo económico “dejad hacer, dejad pasar”, fueron restringidas cuando se trataba de beneficiar a las mayorías. Un sentido de solidaridad lograba que esto fuera aceptado, según el socialismo nacional.

Además:

•Se impulsó el empleo de pequeñas empresas, mediante el préstamo crediticio sin interés, el cual al ser pagado al gobierno en moneda nacional, se destruía inmediatamente evitando así la inflación.

•Se creó una ley “para la disminución del paro forzoso”, y se procuró empleo para los 6 millones de personas que estaban registradas en las oficinas del trabajo.

•Se otorgaron préstamos prematrimoniales a bajo interés, y existía una importante reducción de impuestos para los matrimonios y familias con muchos hijos.

•Cuando una pareja alemana se casaba, tenía derecho a una casa y se le daban diez años de plazo para pagarla, y por cada hijo que tenían quedaba pagada una cuarta parte del inmueble.

•Se acordó impulsar la construcción de viviendas baratas en forma de casas para una o para más familias, y que estas casas debían tener una parcela de jardín o de tierra tan grande como fuese posible.

•Se puso especial empeño en que el precio del alquiler permaneciera módico, y que en general no debía pasar de 1/5 de los ingresos de las personas para las cuales están destinadas las viviendas.

DESEMPLEO

El producto nacional bruto del Tercer Reich (abreviado PNB), actualmente conocido como Ingreso Nacional Bruto (abreviado INB)

Año PNB

1933 – 59,1
1934 – 66,5
1935 – 74,4
1936 – 82,6
1937 – 93,2
1938 – 104,5
1939 – 129,0
1940 – 132,0
1941 – 137,0
1942 – 143,0
1943 – 160,0

En billones de Reichsmark

Desempleo

Para los que no saben ingles:
January = Enero
February = Febrero
March = Marzo
April = Abril
May = Mayo
June = Junio
July = Julio
August = Agosto
September = Setiembre
October = Octubre
November = Noviembre
December = Diciembre
Average = Promedio

1932
January 6.041.900
February 6.128.400
March 6.034.100
April 5.739.000
May 5.582.600
June 5.475.700
July 5.392.200
August 5.223.800
September 5.102.700
October 5.109.100
November 5.355.400
December 5.772.900
Average 5.575.400

1933
January 6.013.600
February 6.000.900
March 5.598.800
April 5.331.200
May 5.038.600
June 4.856.900
July 4.463.800
August 4.124.200
September 3.849.200
October 3.744.800
November 3.714.600
December 4.059.000
Average 4.804.400

1934
January 3.772.700
February 3.372.600
March 2.798.300
April 2.608.600
May 2.528.900
June 2.480.800
July 2.426.000
August 2.397.500
September 2.281.800
October 2.226.600
November 2.352.600
December 2.604.700
Average 2.718.300

1935
January 2.973.500
February 2.764.100
March 2.401.800
April 2.233.200
May 2.019.200
June 1.876.500
July 1.754.100
August 1.706.200
September 1.713.900
October 1.828.700
November 1.984.400
December 2.507.900
Average 2.151.000

1936
January 2.520.400
February 2.514.800
March 1.937.100
April 1.762.700
May 1.491.200
June 1.314.700
July 1.169.800
August 1.098.400
September 1.035.200
October 1.177.400
November 1.197.100
December 1.478.800
Average 1.592.600

1937
January 1.853.700
February 1.610.900
March 1.245.300
April 960.700
May 776.300
June 648.400
July 562.800
August 509.200
September 469.000
October 501.800
November 572.600
December 994.700
Average 912.300

1938
January 1.051.700
February 946.300
March 507.600
April 422.500
May 338.300
June 292.000
July 218.300
August 178.700
September 155.900
October 163.900
November 152.400
December 455.600
Average 429.400

1939
January 301.800
February 196.300
March 134.000
April 93.900
May 69.500
June 48.800
July 38.300
August 33.900
September 77.500
October 79.400
November 72.500
December 104.400
Average 104.200

1940
January 159.700
February 123.800
March 66.200
April 39.900
May 31.700
June 26.300
July 25.000
August 23.100
September 21.900
October ?
November ?
December ?
Average 43.100

* Poblacion desempleada en Enero de 1932: 6.041.900 – Poblacion desempleada en Enero de 1940: 159.700

Explicación de la economía del Tercer Reich:

pongamoslo así:
E.C.P.=Economía centralmente planificada
E.L.M.=Economía de libre mercado
E.C.P. ——————— Mixta ———————- E.L.M.

Donde en la economía centralmente planificada llegamos al absoluto de que queda abolida la propiedad privada, el Estado se hace propieratrio de todo y tiene un poder absoluto sobre la economía.( como es el caso del Comunismo).

En la Economía de Libre Mercado donde el Estado es diminuto, no tiene regulación ni poder, todas las relaciones economicas se dirigen por el mercado y el Estado solo interviene para resolver conflictos de los particulares en cuanto a derechos, pero no interviene en nada en la economía. ( en el caso de Estados Unidos).

Al Nacional Socialismo se le dice que fue en parte capitalista, porque permitio la existencia de la propiedad privada, seguian existiendo los empresarios y la inversión privada.

E.C.P. —-NS——– Mixta—–EUA——-E.L.M.

En la escala que puse, podemos ubicar al NS mas pegado a la economía centralmente planificada pero sin llegar a su absoluto, pero pegado a ella por la alta intervención del Estado en al economía. Como por ejemplo la “congelación de precios” ponerle el precio a cada cosa por decreto. O la creación de empresas privadas y enormes obras de infraestructura para impulsar a la economía.

EUA lo podemos poner cerca de la E.L.M. porque da mayor prioridad a la economía privada y menor regulación, pero no la podemos poner en el absoluto, porque también tiene sus empresas publicas, sistemas de educación pública, salud etc. servicios del Estado por los cuales interviene en la economía además de regulación, pero no llegando al extremo de Alemania.

Pero aquí entramos en la duda del Keynesianismo militar.( Puesto Que Fue Aplicado)

Primero que Nada ¿qué es el Keynesianismo?

-Keynes fue un economista gringo que propuso una serie de soluciones para lograr saltar la gran depresión, podemos reducir su propuesta economica a la maximasimplificación de ella “Pagale a un hombre para que cave un hoyo y pagale a otro hombre para que lo tape”; A esto es lo que se conoce como “calentar la economia”,Si yo os doy 1000 Dlls, Pues los van a gastar porque es el objeto de cambio, aun cuando no haya respaldo para el. Pues le das trabajo a la gente a traves de construccion de infraestructura, empleos como burocratas, prestamos etc. etc. a traves de la emisión de papel moneda, que no tiene respaldo pero que a corto/mediano plazo va a permitir que la gente gaste y por tanto se invierta. La gente como va a poder tener dinero va a poder gastar, el productor va a recibir ese dinero y va a poder producir mas, pero como no tiene respaldo viene la inflación, pero viene un periodo a corto plazo de bienestar, es como un aliciente para que se restablesca la economía.

Lo que hizo Hitler audazmente fue que no lo uso como un aliciente para recuperar la economía, sino como un medio para llevarla a cabo, Hitler lo que hizo fue imprimir mucho papel moneda para poder financiar obras de estado como en infraestructura (construcción de las super autopistas), fabricas del gobierno (volkswagen) pero sobre todo en la Industria militar( Keynesianismo Militar).

Entonces le daba empleo a la gente, especialmente en las fabricas de armamento y la gente tenía dinero, pero tenia papel moneda, dinero sin valor, lo cual disparo la inflación y por eso se establecieron los controles de precios.

Es keynesianismo porque la economía era financiada desde el sector publico a base de la impresión de papel moneda y es militar porque todos los esfuerzos del gobierno fue invertir todo ese papel moneda principalmente en la industria militar; son las conocidas “politicas de pleno empleo”, asegurar el empleo para todos para que tengan para subsitir, aunque este no sea productivo.

En conclusión la economía de la Alemania Nazi se define como Economía Centralmente Planificada, porque se “planea desde el centro” esto es el gobierno dice que se va a producir y cuanto se va a produficr a traves de planes, pero no era absoluta ya que se permitia la propiedad privada y la inversión privada. Pero la regulación la llevaba el Estado.

Feder Dijo:

La emisión de papel moneda en el sistema capitalista funciona en relación con las reservas que tenemos en oro. Digamos que tenemos “x” cantidad de oro, que funciona como soporte del papel moneda “billetes”, entonces se debera de emitir en relación a la cantidad de oro que se posee para que no haya desequilibrio. Pero eso es improductivo, ya que por tener ese “patron-oro” el papel moneda se emite de manera irresponsable ya que no produce nada, no hay relación “trabajo-dinero”. Lo cuál en los excesos por la falta de productividad y exceso de circulante atrae la inflación, entonces te dice:

Se debe romper con ese patron-oro (lo que explique arriba), por el “patron-trabajo”. Esto es, la riqueza de una nación no se mide por el oro que tenga en reservas, sino por su capacidad productiva. El papel moneda no va a estar soportado por el oro en reservas, sino por las obras productivas que se hagan. Les pongo un ejemplo de la central hidroelectrica: El estado emite papel moneda para financiar su construcción, ese dinero que se emitio para financiar, ahora se va a pagar solito con la producción de la planta y cuando circule y regrese a manos del banco central sera destruido. Así, el Estado no se endeuda, crea una obra que genera riqueza y el papel que se emitio estara apoyado ya no en el oro, sino en este tipo de obras (se paga solo).

Y hasta ahí se queda, ¿suena bien eh? ese es el sistema economico nacional socialista =D, a traves de papel moneda financias obras publicas que crean riqueza y esa riqueza creada es el soporte del papel moneda ya no las reservas de oro. la economia NS se basa en la emisión de papel moneda (billetes), teniendo como soporte la riqueza creada a partir de las obras en donde se invirtio. “intenta tener respaldo en las obras creadas”Miren esas son doctrinas economicas de los años 20, incluso el capitalismo hoy en día ya supero el patrón oro, son muy pocos los paises que tienen reservas en oro.

Seguire con un ejemplo de la economia NS

or Ejemplo:- Voy a financiar la creación de una planta petrolera: Imprimo 100 millones de pesos en papel moneda sin respaldo alguno, que se respaldaran en los ingresos que a futuro produce la planta. Pero pequeño detalle, si basas tu economia en eso, todo el papel moneda que vas a estar imprimiendo para financiar multitud de obras (carreteras, fabricas de armas, etc etc) aunque lleguen a producir riqueza sera al largo plazo y aun cuando se destruya ese papel moneda emitido hay una diferencia garrafal de tiempo entre esos “100 millones de pesos emitidos y los 100 millones de pesos producidos por la planta petrloera”. Por lo que en ese lapso de tiempo va a existir la inflación, porque no hay soporte del dinero hasta el largo plazo. La riqueza creada, no alcanza en el corto tiempo a llenar el vacío de la emisión de papel moneda, por lo que la inflación y la subida de precios es inevitable, pero aquí entra la congelación de los precios no es una medida complementaria, sino NECESARIA, osea, por todo ese mal que creaste con la inflación, te ves en la NECESIDAD de congelar PRECIOS y SALARIOS para que no se disparen los precios.

Yo no creo en el patron oro, creo en el patron trabajo, pero no a través de la emisión de papel moneda. Considero que es correcto que con la riqueza EXISTENTE, financiar obras y promover la iniciativa privada, pero con el limite de riqueza de la totalidad de bienes y servicios existentes en el país, no con papel moneda vacío y así de manera exponencial ir creciendo economicamente basado en el trabajo y no en el oro.

El neoliberalismo, es peligrosisimono no es tan solo una corriente economica sino politica, el capitalismo esta incluido dentro del neoliberalismose podria decir, es complicado porque el capitalismo es mas bien un termino economico “Todo neoliberal es capitalista, pero no todo capitalista es neoliberal”, entonces el liberalismo te propone: que exista la menor regulación posible, la menor cantidad de trabas y protecciones, que se de completa libertad a la economia, el Estado debe de ser un policia que simplemente defiende los derechos de los participantes sin que intervenga para regular al mercado, Las fuerzas economicas tienden a dominar el medio social y politico, practicamente todo se centra en la economia y se reduce eso siendo una aberración BRUTAL! Para mi es como el comunismo Va mas haya de las fronteras, pretende borrarlas, Eliminar los aranceles, las fronteras, eliminar nacionalidades y Estados.

====

NOTA:
Es un descubrimiento muy util haber encontrado este foro:
http://www.vanguardnewsnetwork.com/library/books/author/yockey,%20francis-parker/imperium-103.pdf

109) Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido

Postcard-2013-Frauen-01File2622(1) - copiaDOMINGO, 13 DE ABRIL DE 2014

109) Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido
Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido. (¿Para cuándo una ‘semana santa’ que dé cuenta de “la pasión, muerte, y resurrección de los pueblos aryas”?)

Manu Rodríguez. Desde Europa (12/04/14).

*La realidad ha corroborado los temores y sospechas –las peores previsiones– que los nacionalistas del pasado siglo tenían acerca de los judíos. Ya nadie puede negar el control que estos ejercen sobre el ‘dinero’, los gobiernos, y la opinión pública en buena parte del planeta. Su dominio en estos ámbitos es poco menos que absoluto.
Si la alienación económica es preocupante, la alienación cultural (ideológica, espiritual) resulta verdaderamente inquietante. Es el dominio de las claves culturales (simbólicas) de un pueblo lo que hace posible su ulterior alienación económica, social, política, e incluso racial –los nuevos amos han establecido, contra toda evidencia (aunque ‘científicamente’), la inexistencia de razas o etnias; es el primer paso hacia el mestizaje global.
El grado de alienación de la opinión pública, en todos los estratos sociales y culturales, es asombroso. No son raros los artículos y ensayos donde los autores se preguntan cómo intelectuales de la talla de Heidegger, Schmitt, Céline, o Pound (entre miles otros de mayor o menor importancia) apoyaron la causa fascista o nazi. Se habla de abyección, de aberración, de perversión, de delirio, de paranoia, de locura… de la fascinación del horror, de la banalidad del mal… de mentes enfermas, en definitiva. Todo es poco para intimidar a los posibles buscadores de la verdad, y para evitar la difusión y promoción de tan ‘peligrosos’ ideales (aquí hay que preguntar: ¿peligrosos para quién?). Batallones de sociólogos, filósofos, psicoanalistas, semiólogos, ensayistas de todo tipo… (judíos y no judíos) se encargan de ello.
Excluyo a los judíos en lo que voy a decir, pues estos sí saben lo que hacen. Pero al resto de los críticos del nazismo o fascismo les digo que: ¿No es justamente la talla de estos pensadores y creadores lo que debería disipar vuestra perplejidad? Precisamente las cumbres intelectuales del siglo XX en arte y pensamiento. Lo normal es preguntarse qué podría tener el fascismo o el nazismo (sus verdaderos discursos) para que estos se inclinasen a su favor.
Estos pobres diablos, estos desgraciados, esta tropa de goys (este ganado), estos pseudo-intelectuales de ‘izquierda’, ‘progresistas’, ‘universalistas’, ‘multiculti’… son el producto más acabado de la manipulación (del lavado de cerebros) de los pueblos aryas. Pero, ¿qué podemos esperar de la educación anti-nacionalista, multiétnica y multicultural que recibimos en nuestras escuelas, institutos y universidades desde finales de la IIGM? Por no hablar de los medios de comunicación y de los entretenimientos que nos ofrecen los media –sus poseedores– (cine, prensa, publicaciones de todo tipo, la televisión –con sus informativos, sus tertulias, sus series y documentales, su publicidad…). Es pura propaganda lo que recibimos. En todas partes y en todo momento. Es una atmósfera ideológica y espiritual inmunda, poluta, contaminada… letal para los nacionalistas, abortiva –que procura abortar todo conato de nacionalismo.
(Digamos que los judíos están alterando la atmósfera biosimbólica de las naciones del planeta en su único beneficio. Sólo ellos sobrevivirán en el futuro como pueblo. Esto que digo recuerda a uno de esos espeluznantes relatos de ciencia-ficción (la alteración de la atmósfera del planeta por una especie extraterrestre; por ‘aliens’ venidos de fuera). Pero no hay ficción aquí. Está sucediendo realmente ahora, a nuestro alrededor. Lo estamos viendo con nuestros propios ojos, en nuestros mismos pueblos y ciudades. La degradación de las hasta ahora naciones étnica y culturalmente homogéneas (las naciones blancas en particular). Si todo continúa como hasta ahora, no quedará del árbol de los pueblos y culturas del mundo sino la rama judía, el resto de los pueblos habremos desaparecido.)
El nazismo (el nacionalismo étnico y cultural arya) es el mal. Ésta es la cantinela. Es ‘satán’, es el adversario, el enemigo… Esto, dicho mil veces y de mil formas, ha acabado incrustándose en nuestros cerebros. Cuesta un trabajo ímprobo liberarse de tan omnipresente representación –tan insidiosa; tan enemiga; tan contraria a nuestros propios intereses étnicos y culturales. Son héroes, ciertamente, aquellos que lo consiguen.
Es una vergüenza esto que digo, y dice muy poco a nuestro favor. Habla más bien acerca de nuestra ingenuidad, de nuestra candidez, de nuestra falta de lucidez, de nuestra falta de sentido crítico, de nuestra necedad…; de cuan fácilmente manipulables resultan nuestra gente y nuestros pueblos.
Han conseguido convencernos, estos estafadores, de que aquello que nos está destruyendo, aquello que está acabando con nosotros (con nuestros pueblos), es nuestro bien. No tendremos, empero, ningún futuro si tales discursos continúan prevaleciendo.
Alguien el siglo pasado, creo recordar que Brasillach, hablaba de la ‘revuelta de los nativos, de los indígenas’. Esto es lo que se trata de impedir. Por ello el proceso de adoctrinamiento anti-nazi o antifascista comienza en la misma infancia.
Nosotros los pueblos aryas no tenemos otros enemigos que aquellos que procuran nuestro mal –aquellos que buscan nuestra destrucción. Es esencial para nuestra supervivencia saber detectar al enemigo, saber detectar aquello que nos hace mal. Y combatirlo. Y no otra cosa es lo que hacía y hace el nazismo o el fascismo. El nazismo implica, entre otras cosas, una educación para la salud étnica y cultural de nuestros pueblos. Instruye a nuestros pueblos para detectar al enemigo, y les alienta para combatirlo.
El enemigo no es el otro, cualquier otro, sino únicamente aquel que busca nuestro mal. Simplemente.
El nazismo no combatía (ni combate en la actualidad) contra otros pueblos ni otras culturas o razas, sino únicamente contra los judíos –debido al peso y la influencia económica y cultural que estos tenían, en aquellos momentos, en Alemania y en casi toda Europa. No sólo la industria, la banca o el comercio, también la política, las artes, los medios de comunicación… Todo, prácticamente, estaba en sus manos. La judaización de Europa caminaba a pasos agigantados. (¿No es todo esto, acaso, lo que continuamos viviendo en nuestros días?) Había que librarse de ellos, expulsarlos; purgarse, purificarse. Recuperarse. Reconquistarse. Volver en sí.
La revuelta de los nativos, esto fue lo que sucedió con el nazismo alemán (más que con el fascismo italiano). El renacimiento de los pueblos indígenas europeos desde sus propias fuentes étnicas y culturales. Esto es lo que se pretendía (y se pretende). Y no en otra dirección caminaba la revolución nacionalista germana. Se trataba (y se trata) de la recuperación, de la reconquista de lo nuestro. De volver a tomar las riendas de nuestro destino.
La revuelta de los nativos se hace necesaria también ahora, pues seguimos padeciendo las mismas opresiones y manipulaciones, y el mismo proceso de judaización (no de ‘americanización’, como algunos bobos piensan). La guerra no ha acabado.
La cristianización de los pueblos aryas fue una fatalidad. Ahí comenzó nuestra errancia, nuestro vagabundeo, nuestra deriva; nuestra alienación y exilio espirituales. Desde ese momento perdimos el norte, el camino –nuestro camino. Fue el peor paso que hayamos podido dar en nuestra historia. Aquel error fatal. Ahí comenzamos a ignorarnos a nosotros mismos. La islamización posterior de algunos de nuestros pueblos llovía sobre mojado, e igualmente la judaización de los tiempos que corren. Las ideologías semitas han marcado nuestro destino y gobernado nuestras vidas desde hace casi dos mil años. Llevamos milenios sirviendo a dioses y pueblos extranjeros.
¿Qué pretendía (y pretende) el nacionalismo étnico, y cultural? Justamente acabar con esto –con esta alienación, con este extrañamiento. Acabar con milenios de privación y de exilio –la privación y el exilio del ser (propio).

*El elogio y la recomendación de la mentira, de la violencia y del terror que encontramos en las obras de Lenin, Trotsky y otros judeo-bolcheviques no parecen preocupar a nadie. Las obras de estos ‘estrategas’, de estos inductores al asesinato y la matanza (cuando no ellos mismos verdaderos asesinos) de burgueses y fascistas se siguen reeditando y estudiando, sin censura ni crítica, e incluso a ellos mismos se les sigue exaltando y glorificando en las cuatro esquinas del planeta.
El marxismo y el comunismo con su dosis de destrucción (desde sus orígenes, desde Marx y Engels), así como con sus millones de víctimas –desde la revolución rusa hasta la camboyana de Pol Pot– tampoco parecen sorprender ni escandalizar a nadie. ¿Por qué? Los marxistas y comunistas se pasean impunes, arrogantes, y con la conciencia muy tranquila por todos lados. ¿Cómo es esto posible?
Yo reto a investigadores y curiosos a que rebusquen en los textos de los autores clásicos fascistas o nazis, a ver si encuentran recomendaciones o estrategias semejantes –tan innobles, tan deshonestas, tan terroríficas. Una ‘asociación de malhechores y criminales’ eran los judeo-bolcheviques, una mafia criminal. Nadie les juzgó ni le recriminó en su momento por sus continuados ‘pogroms’ contra los ‘otros’ (realeza, nobleza, clases medias, mandos del ejército, jerarquías eclesiásticas, profesionales de la medicina, del derecho…, campesinos (kulaks), cristianos, rusos blancos (los anti-rojos, la oposición armada), ucranianos…; contra la flor de la gentilidad, sin más). Fueron los nazis, sin embargo, los juzgados bajo acusaciones que no convenían sino a estos judeo-bolcheviques, a esta verdadera “asociación de malhechores y conspiradores” que dominaron el escenario soviético durante al menos sus primeros treinta años. Los tres decenios de terror rojo.
Repito una vez más que mientras los crímenes de los judeo-bolcheviques están contrastados y documentados, para los crímenes atribuidos a los nazis se carecen de pruebas (como es obvio, dado que son crímenes ficticios). La ausencia de pruebas la admiten hasta los técnicos ingenieros encargados por la parte acusadora (judíos) de la cuestión concerniente a las cámaras de gas y otros modos de exterminio (según el ‘testimonio’ de los judíos). El último, R. J. Van Pelt, que intervino en el juicio contra Irving (1998), llegó a reconocer, en entrevistas posteriores al juicio, la casi total ausencia de pruebas (hasta en el 95% de los casos, declaró abiertamente).
Podríamos hablar también de las usurpaciones, de las imposturas, de los crímenes de los demócrata-liberales en todo el planeta –desde su entrada en la IIGM hasta nuestros días.
¿Tenemos que excusar, pues, los genocidios cometidos por los judíos y que aparecen reflejados en su libro sagrado, el lenguaje homicida y los crímenes del judeo-islamismo igualmente patentes en su libro sagrado, o la criminal historia del judeo-mesianismo?
¿Vía libre, entonces, para perseguir y asesinar a los fascistas, así como a los goys, los infieles, o los paganos? Todo parece indicar que de esto se trata. Los nazis somos ahora los nuevos paganos, los nuevos infieles a perseguir. Ciertamente, nosotros no creemos ni en vuestros dioses, ni en vuestras ‘revelaciones’ religiosas, ni en vuestras instituciones democráticas, ni en vuestras “declaraciones o cartas de derechos humanos”… Ya no creemos en vosotros; ya no os concedemos el menor crédito.
Judíos, cristianos, musulmanes, demócratas, comunistas… Todos, parece, pueden matar y quitar de en medio a quien les contradiga o les estorbe. Les excusa la buena intención de su doctrina –su preocupación por la humanidad, dicen. Ellos matan por el bien de la humanidad. Son los crímenes de los ‘buenos’ (en palabras de Bochaca). Perfectamente legítimos y fundados (según las leyes que ellos mismos redactan e imponen).
Muchas y funestas son las ramas del árbol judío: el cristianismo, el islamismo, la vieja (y ya inútil) masonería, el marxismo, el comunismo, la actual economía política (el universalismo, el globalismo demo-liberal); Freud, Boas, Adorno, Marcuse, Derrida… Esta vieja ilustración alemana (año 1944) no da cuenta de todas

La oscura, la siniestra, la sombría, la negra historia de estos miserables. Ellos sí que son la peste, el mal universal. Perversos, crueles, deshonestos, falaces. Ellos sí que son los maestros, los señores de la masacre. Sin la menor duda.
El nazismo germano, más que el fascismo italiano, fue (y es) el único que tuvo (y tiene) el valor de enfrentarse a esta escoria humana, a estos monstruos. Y así nos fue; y así nos va. Pero no está derrotado el nazismo –aún respira, aún vive, aún se mueve.
*Las organizaciones internacionales y transcontinentales que se nos imponen son los instrumentos económicos, jurídicos, y militares que usan los nuevos señores para gobernar el mundo. La ONU, con su Comité de Seguridad, su Fondo Monetario Internacional (FMI), y su Corte Internacional de Justicia (CIJ)…; la Organización del Tratado del Atlántico Norte (la OTAN) verdadero ‘caballo de Troya’ que opera en multitud de países…; la absurda e irrelevante –políticamente hablando– Unión Europea (UE), la ambiciosa Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE, Acta de Helsinki –1975), que cuenta con una particular policía que vela por la ‘pureza’ de las instituciones democráticas y por el cumplimiento de los derechos humanos: la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR –en inglés), creada cuando la “Carta de Paris para una ‘Nueva’ Europa” (1990); la Corte Penal Internacional (CPI), cuyo Estatuto (Estatuto de la Corte, Estatuto de Roma) ha sido firmado pero no ratificado por los Estados Unidos e Israel…
(Esto es lo de siempre: “Haz lo que yo diga, no lo que yo haga.” Esto es: “Obedece mis palabras, no imites mis actos. Nosotros somos el pueblo elegido, a nosotros no nos afecta ley, nosotros imponemos la ley.” La ley no afecta a los señores. Los señores pueden comportarse como les venga en ganas. En esto parece consistir todo.)
Está claro que estamos ante las nuevas tablas de la ley, el nuevo decálogo, el novísimo evangelio –para los pueblos otros.
Organizaciones, Instituciones, Tratados internacionales o supranacionales que no tienen otra finalidad que impedir la soberanía, la independencia, y la libertad de las naciones o Estados parte. Estos dispositivos, estos ‘mecanismos’, son los modernos instrumentos (jurídicos, económicos y militares) represivos y de dominio. Dirigidos fundamentalmente a evitar todo nacionalismo, toda independencia, toda legislación privada de los pueblos, todo desvío de la ‘norma universal’.
El enemigo ya no necesita de sociedades secretas o semi-secretas (masonería u otras) para dominar a nuestros pueblos. Todo lo que precisaba ha logrado introducirlo paulatinamente en nuestras legislaciones (desde la Revolución francesa a nuestros días). Ahora nos rigen leyes ‘universales’ (transétnicas, transculturales, trans-confesionales…). La revolución ideológica (política, cultural…) llevada a cabo, en su origen, para promocionar la integración y la igualdad de los judíos en Francia (que finalmente alcanzaría a toda Europa), en la actualidad favorece a cualquier extranjero recién llegado, venga de donde venga, que acaba gozando (en virtud de esas leyes universales) de los mismos derechos de ciudadanía (políticos y demás) que los autóctonos. Aquella revolución, tan ‘humana’ y tan ‘democrática’, fue el principio del fin para las naciones étnicas ancestrales europeas –y para el resto de las naciones étnicas del planeta, si todo continúa como hasta ahora.
En su momento tendremos que promover referéndums para salir de las organizaciones e instituciones internacionales (ONU, OTAN, OSCE, CPI…). Como hizo Hitler para salir de la Sociedad de Naciones en 1933. Propia legislación, propia constitución, propia regulación… Ejercer plenamente la independencia, la libertad, y la soberanía. Autonomía, autogobierno, autorregulación.
Necesitamos organizaciones e instituciones puramente aryas (étnica y culturalmente aryas), incluidos partidos nacionalistas aryas y sindicatos de trabajadores aryas. Al igual que los vascos, por ejemplo, tienen partidos nacionalistas vascos y sindicatos de trabajadores vascos. Éste es el riguroso nacionalismo que tenemos que practicar.
Ténganse en cuenta los ‘derechos humanos’ relativos a la ‘no-segregación’ o ‘no-discriminación’ que conciernen a los derechos de los extranjeros o emigrantes (judíos, musulmanes asiáticos y africanos, amerindios, chinos…) integrados o asimilados en nuestras naciones y con derechos de ciudadanía y todo lo demás (ellos, y sus familias). Obsérvese ahora la situación (política, económica, jurídica…) en la que quedamos los ‘indígenas’ blancos europeos. Nuestro grado de libertad, independencia o soberanía al respecto es nulo. Tenemos que soportar quietos y en silencio esta riada, este diluvio, esta marea; este tsunami demográfico destructor. Perderemos ‘nuestra tierra, territorios, y recursos’, desapareceremos incluso –en el nombre de los ‘derechos humanos universales’. No sé si podremos usar en su momento la ‘declaración (de las Naciones Unidas) sobre los derechos de los pueblos indígenas’ (en su 107a. sesión plenaria; 13 de septiembre de 2007).
Los señores usan ahora leyes y tratados universales en virtud de los cuales lanzan contra los Estados que les presentan la más mínima oposición sanciones económicas, guerras e invasiones, y juicios a sus presidentes de gobierno o jefes de Estado so pretexto de atentar contra cualquiera de los artículos de las leyes internacionales vigentes (inspiradas en los ‘derechos humanos universales’). Lo llevamos viendo desde finales de la IIGM.
Hasta que punto nuestros juristas siguen siendo deshonestos y falaces puede observarse en la creación de esa Corte Penal Internacional (la ‘Internacional Criminal Court’) en 1998 (Estatuto de Roma), cuyo referente fue aquella farsa del juicio de Núremberg –desde la “Charter of the Nürnberg International Military Tribunal” (Carta de Londres), hasta la “Opinion and Judgment of the International Military Tribunal for the Trial of German Major War Criminals”. Estos últimos textos contienen ni más ni menos que la versión histórica oficial (judía) que nuestros historiadores (y juristas, y políticos) sostienen, explotan, y divulgan hasta el día de hoy acerca de lo sucedido en la Alemania ‘nazi’ y la IIGM. Pueden consultarse las páginas siguientes:
http://derechos.org/nizkor/impu/tpi/eng.html
http://www.icc-cpi.int/EN_Menus/icc/Pages/default.aspx
Recomiendo a los lectores, como contraste, y como catártico, los dos preciosos textos de M. Bardèche sobre los juicios de Núremberg, escritos al filo casi de estos (editados los años 1948-1950).
Todo el arsenal jurídico que nos silencia, nos atenaza y nos impide todo movimiento, y toda defensa, se fundamenta en una mentira; toda esta normativa represiva que tiene a los judíos como autores o instigadores.
Pese a que hubo importantes juristas, historiadores, y militares (altos mandos de los ejércitos aliados) que cuestionaron tanto la veracidad de los testimonios en contra de los acusados, como la legalidad del juicio y sus conclusiones –con su relato final de los sucesos–, resultó ser a la postre la ‘historia’ que hoy se le cuenta a todo el mundo. Los réditos y beneficios que tan inmensa, tan monstruosa, tan criminal estafa han proporcionado a los reales, a los únicos vencedores de la IIGM –una vez más, los judíos– han sido y siguen siendo numerosos y operan aquí y allá –en lo político, en lo jurídico, en lo económico, en ‘seguridad y defensa’…
De aquella farsa surgieron la ONU, (y su ‘Carta de Derechos Humanos’), la OTAN, la OSCE (y su mecanismo de la ‘dimensión humana’ –en la ‘Carta de París para una ‘Nueva’ Europa), la CPI…; surgieron los dispositivos jurídicos, económicos, y militares; los instrumentos, las armas.
Dicho sea de paso, en España estamos viendo en la dos de TVE una serie documental (los jueves, a las veintidós) sobre la IIGM (preguerra, guerra, y postguerra) que sigue al detalle la versión oficial. Puede tomarse como modelo de la misma. No es nueva o reciente, lleva algún tiempo en circulación. Es un verdadero montaje, como todos los documentales que los nuevos señores nos ofrecen al respecto; con todas las medias verdades, con todos los tópicos… Resaltando, como de costumbre, los tan ‘conocidos’ como inverificables crímenes nazis, y ocultando deliberadamente los crímenes de los aliados (los ‘buenos’) –estos, si, perfectamente documentados. Esto es lo que la gente –el pueblo, la mayoría– ‘sabe’ acerca del período nazi y la IIGM.
¿Cuántas veces la habrán proyectado o emitido; durante cuánto la proyectarán todavía? Tantas veces y tanto tiempo como lo necesiten, amigo. Es propaganda de guerra. Se trata de frustrar el nacimiento de los nacionalismos, de abortar todo conato; de impedir, antes de que nazcan, que salgan a la luz. De matar en la cuna, llegado el caso, a los recién nacidos. Lo estamos viendo en la guerra sucia que se sostiene contra todo partido nacional socialista o revolucionario, por pequeño e insignificante que éste sea –lo último, lo sucedido con Amanecer Dorado en Grecia. Basta con levantar la acusación de ‘nazismo’, y las connotaciones que tal término tiene, en la ‘neolengua’ (en el nuevo orden mundial), harán el resto: asociación de malhechores, conspiradores, racistas, causantes de la IIGM, imperialistas que pretendían conquistar toda Europa, genocidas, asesinos de masas…
Lo que la mayoría de la gente sabe y dice acerca del nazismo no tiene otro fundamento que la idea (o la imagen) que le ha proporcionado el enemigo. No buscan información más allá; son crédulos, confiados; o perezosos, indolentes; o simplemente venales. No son pocos los que están de buena fe con el enemigo, los que creen en sus ‘causas’, y las siguen: anti-fascistas, anti-nacionalistas, universalistas, altruistas, amantes de las fronteras abiertas, del mestizaje, de los derechos humanos para todos… Generalmente agrupados en asociaciones transnacionales. Resulta que lo que se le escapa al ojo del enemigo, se lo soplan estas “organizaciones (internacionales) no gubernamentales”: hacen labor policial, persiguen y denuncian, ante Cortes y Tribunales Internacionales, las infracciones –los ‘pecados’ contra la ‘ley’– en todos los rincones del planeta. Rodean, unos y otros, el mundo entero –el ojo del amo, y sus soplones (conscientes o inconscientes.)
Es lo primero que hay que aclarar. Lo primero con lo que hay que enfrentarse es con esa mentira histórica que afecta de tantas maneras a todos los europeos, y a todos los pueblos blancos en general (aunque no olvido a los japoneses, víctimas ellos también de los ‘buenos’). Nosotros, los pueblos blancos, somos los principales perdedores en esta guerra. No sólo los alemanes y sus colaboradores (los famosos “collabos” franceses, belgas…) sufrieron humillantes y horribles derrotas. La guerra contra nuestros pueblos no terminará hasta nuestra total aniquilación, o hasta nuestra definitiva victoria. Por cierto, nunca hubo postguerra. Seguimos estando en guerra.
Citando a Bardèche: “no importa lo que seamos en realidad, lo que importa es la imagen que de nosotros se ofrece”. La imagen infame que de nosotros ofrece el enemigo. Esto es lo que hay que combatir. Esa difamación. Negar esa negación, esa imagen negativa. Es un combate del que sólo saldremos victoriosos mediante la verdad. Ése es nuestro camino, el camino arya; el camino de la verdad.
A mi manera de ver, el debate no está, como precisaba Serge Thion, entre la verdad histórica y la verdad política, sino entre la verdad histórica y la mentira política (la historia que nos cuentan acerca del período nazi y la IIGM). También tenemos oposición entre la verdad científica y la mentira política (la cuestión de la inexistencia de las razas o etnias, entre otras). Con la cuestión de la raza se pretende, antes que nada, anular el poder místico, sublime, explosivo, que mostró en su momento el nacionalismo arya. Esto es un signo nada más que de su temor, el temor del enemigo a la potencia arya.
Yo añadiría a todo esto que, en lo que a nosotros concierne (nuestra cultura, nuestra historia, nuestro derecho…), la lucha se establece entre la verdad pura y simple, y la mentira política. Hasta ahora la mentira política se impone sobre la historia, la ciencia, el derecho, la economía, la psicología… La verdad, en cualquier campo, ni le importa ni le preocupa al enemigo, lo único que le importa o preocupa al enemigo es conservar la preeminencia y el poder conseguidos con tan malas artes desde la IIGM (y gracias a ella, me atrevo a decir).
El arma del enemigo es tanto más poderosa, o al menos así lo parece. Esa arma es la mentira, pura y simplemente. El señor de los medios de comunicación todos, de la información en general, diseña escrupulosamente la opinión pública por generaciones; impone de mil maneras su historia, su discurso, su fabula, su mentira. Esa batalla la tiene ganada, por ahora. Tenemos a casi toda la opinión pública de nuestros países en contra –a hombres y mujeres; a niños, jóvenes, adultos, y ancianos.
Nosotros no sólo combatimos por el conjunto de los pueblos blancos, también combatimos por la verdad. Es una guerra trascendental ésta que vivimos. Es una verdadera cruzada –la cruzada de los pueblos aryas, la cruzada de la swástica.

Somos la tropa de choque, la vanguardia de una lucha que devendrá planetaria, universal. Estamos comprometidos en una guerra que afectará a todos los pueblos –al futuro de todos. Se trata de si conservaremos o no nuestras señas de identidad biosimbólicas, de si perduraremos o no. Es un “ser o no ser” que, tarde o temprano, convocará a todos y cada uno de los diferentes grupos etno-culturales del planeta.
*
Saludos y hasta la próxima,
Manu

PUBLICADO POR MANU RODRÍGUEZ EN 10:23
1 COMENTARIO:

Dagdiano15 de abril de 2014, 5:29
Querido amigo Manu, no debe cundir el desámimo, o el desasosiego en nuestras huestes. Cierto que en España somos cuatro y descoexionados, los partidarios del nacionalismo arya, del auténtico, del no contaminado por el cristianismo. En el resto de la magna europa hay muchísimos más, que desean y ponen ardor para preparar el camino a la llegada del cuarto Reich. Al final, la vieja religión, la religión de la naturaleza, la vital, prevalecerá, y ésta triada de religiones antivida, nihilistas (me refiero a las tres principales monoteistas) sucumbirán y ocuparán un espacio en el olvido, en la nada, de la que nunca debieron salir. Efectivamente, el marxismo, el socialismo materialista, campa a sus anchas en la vida cotidiana, se nos quiere presentar como la alternativa al capitalismo, al neoliberalismo, está diseñado para eso, para reportar rentabilidad a la élite mundial, en el sentido que, como ideología llevada a la práctica, es un auténtico desastre; lo vimos en las economías planificadas del pasado, URSS, China, y lo estamos víendo en la actualidad, en países como Cuba y Venezuela.A las élites les interesa la existencia de ese tipo de regímenes para que la gente vea que esa es la única y triste alternativa al neoliberalismo o capitalismo. Incluso en España lo vemos y padecemos en nuestra propia comunidad autónoma, otro nefasto invento democrático, lo de las autonomías, por cierto. Además de ser pésimos gestores, llevan lo del “internacionalismo” a sus últimas consecuencias.

===

FUENTE:
http://www.larespuestadeeuropa.blogspot.com.es/2014/04/109-bagatelas-para-un-pueblo-masacrado.html
===