“Seis meses de cárcel para un librero neonazi…”

http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-08/mein-kampf-pedro-varela_1363250/

El juzgado penal número 16 de Barcelona condena a Pedro Valera por vender 4.375 ejemplares del libro de Hitler sin tener los derechos
Foto: Pedro Varela (EFE)

elconfidencial

08.04.2017 – 05:00 H.
El historiador y librero neonazi Pedro Varela ha sido condenado a seis meses de cárcel por vender 4.375 ejemplares del ‘Mein Kampf’ -entre 1997 y 2010- sin tener los derechos. El juzgado penal número 16 de Barcelona, que le juzgó por un delito contra la propiedad intelectual, le condena además a seis meses de multa (con cuota diaria de seis euros) y a un año de inhabilitación para vender, publicar y distribuir libros.

La edición crítica de ‘Mein Kampf’ de Hitler arrasa en ventas
AGENCIAS
El sector editorial señala que la edición comentada permite conocer “las siniestras raíces y las consecuencias de las ideologías totalitarias”
El condenado, que pagará también las cuotas del juicio, deberá indemnizar al Estado de Baviera con 67.637,5 euros. El fiscal había pedido 15 meses de cárcel, multa de 10.800 euros y tres años de inhabilitación.
Varela deberá pagar 67.637 euros al Estado de BavieraEl ‘Mein Kampf’ quedó libre de derechos en abril de 2015. Hasta entonces no se podía publicar sin el visto bueno de el Estado de Baviera, propietarios de los derechos del libro de Hitler. El fiscal de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona actuó en 2009 contra Varela tras una denuncia del cónsul de Barcelona. El pasado año, los Mossos registraron su librería (Europa) y detuvieron a dos dependientes acusadas de promover el odio. Varela ingresó brevemente en prisión, pero salió poco después tras pagar una fianza.
El periplo judicial de Varela comenzó en 1996 con el primer registro por orden judicial de su librería, donde la mayoría de los volúmenes versaban sobre el Holocausto judío (“una gran mentira”, según algunos ejemplares) y la Alemania nazi. Dos años después (1998) fue condenado por un Juzgado de lo penal de Barcelona a cinco años de cárcel por negación del Holocausto y provocación de la discriminación, el odio y la violencia.

La falsificación que hizo millonario a Hitler a base de evadir impuestos
DANIEL ARJONA
La reedición anotada de ‘Mi Lucha’ se convierte en bestseller en Alemania al tiempo que llega a España la historia del libro que llenó los bolsillos del Führer sin pagar un marco a Hacienda
La Audiencia Provincial de Barcelona planteó en el año 2000 una cuestión de constitucionalidad ante el Tribunal Constitucional al entender que el artículo 607 del Código Penal, por el que se sancionaba la negación del Holocausto, entraba en conflicto con la libertad de expresión. En 2007 fue condenado a siete meses de cárcel por justificación del genocidio. El Tribunal Constitucional declaró luego inconstitucional ese artículo en lo relativo a las doctrinas “que nieguen” los delitos de genocidio, y retirado ese punto de la acusación, la Audiencia Provincial le condenó a siete meses de cárcel por justificación de genocidio.
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó en 2013 a España a pagar 13.000 euros a Varela, condenado por un delito de justificación del Holocausto del que no fue acusado en primera instancia. Según la sentencia, España vulneró su derecho a ser informado en breve plazo y detalladamente de la naturaleza y causa de la acusación, y su derecho a disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para preparar su defensa.
===
FUENTES:
http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-08/mein-kampf-pedro-varela_1363250/
http://www.lavanguardia.com/cultura/20170407/421523588633/mein-kampf-pedro-varela-neonazi-condenado.html
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/04/07/catalunya/1491577478_216570.html
http://www.elmundo.es/cataluna/2017/04/07/58e7b68cca47410e778b458b.html

Anuncios

¿Por qué quieren… más “inmigrantes” / invasores?

¿Por qué la intelectualidad progresista ama a los inmigrantes? ¿Por qué la intelectualidad progresista desprecia a la clase trabajadora (nativa)?

Principalmente por dos motivos: por un interés de casta, en primer lugar, y como consecuencia de los postulados de su propio esquema ideológico, en segundo. Para que el primer motivo se traduzca en arrebatado amor por los inmigrantes, resulta imprescindible una condición: la completa ignorancia, por parte de los intelectuales progresistas, de la naturaleza del nuevo sujeto histórico por ellos formulado, las masas inmigrantes. Para que lo haga el segundo es ineludible otra: la ignorancia de la historia por esta intelectualidad.

La intelectualidad progresista pretende que una abigarrada masa inmigrante haga para ellos lo que no ha querido hacer la clase trabajadora (nativa). La intelectualidad progresista ama a los inmigrantes porque cree que esa masa heterogénea es capaz de hacer la revolución necesaria para que ellos alcancen el poder en los distintos estados de Europa. Para ello es imprescindible un desconocimiento a conciencia (un autoengaño) de la realidad de las masas inmigrantes. Estas masas tienden, tal y como nos enseña Mahieu en Fundamentos de biopolítica bien a la asimilación y al mestizaje, bien a la rebelión, formando, como es muy lógico, sus propias agrupaciones etno-políticas, en las que el papel de la intelligentsia progresista europea deviene residual (caso de las agrupaciones etno-políticas amerindias, mestizoamericanas y negras) o nulo (caso de las agrupaciones etno-políticas musulmanas y chinas).

Pero la intelectualidad progresista también ama a los inmigrantes porque quiere hacerse perdonar, o mejor, pretende que la sociedad de cada estado europeo se haga perdonar por estos inmigrantes. Un estudio sesgado de la historia mundial hace que los fenómenos coloniales europeos a partir de la Edad Moderna cobren exclusividad en lo que hace al fenómeno colonial y al sojuzgamiento de unos pueblos por otros, para la intelectualidad progresista. Ellos creen que estas sociedades tienen contraída una grave deuda con el resto del mundo y que son culpables. Intenta por todos los medios, absurdamente autoerigida en conciencia crítica de ellas, extender la culpa y hacerles pagar por lo que, según dicen, hicieron. Ignora necesariamente para ello, porque si no el esquema se caería en un momento, el resto de la historia mundial y las distintas imposiciones coloniales y conquistas territoriales que unos y otros pueblos, europeos o no europeos, han protagonizado. En este contexto se explica la ignorancia progresista de la extensión y del significado histórico del fenómeno de la esclavitud.

Estos dos supuestas misiones históricas a cumplir por la masa inmigrante (hacer la revolución de la intelectualidad progresista y cobrarse la supuesta deuda contraída por el fenómeno colonial europeo desde la Modernidad, proceso que mediante teorías parciales también de indudable raigambre marxista extienden hasta el momento presente, como si la burguesía nacional representase hoy algún papel digno de importancia en relación a la superburguesía o hiperclase mundialista) explican el amor interesado de la intelectualidad progresista por las masas inmigrantes. Esto explica, asimismo, que semejante amor progresista por la inmigración nunca se haya traducido en la reivindicación, por parte de estos intelectuales, del derecho de las personas inmigrantes a vivir en sus respectivos países con dignidad.

El desprecio y el abandono en el que la intelligentsia progresista ha dejado a la clase trabajadora nativa de los distintos estados de Europa, tras varios decenios en los que se hizo pasar como su legítimo representante ideológico, trivializando o calificando de farsa todo intento de los trabajadores de disponer de sus propios representantes ideológicos y culturales, surge exactamente del mismo proceso que explica el reciente amor por la masa inmigrante. Una clase trabajadora nativa que se niega a dar el poder a la conspicua casta intelectual progresista, ya no le resulta de utilidad a esta última. Los intelectuales progresistas desprecian a la clase trabajadora, por no haberles alzado al poder, mediante revolución o de cualquier otra forma. Por otro lado, si complejos procesos psicológicos, en los que no están ausentes sentimientos ciertos de inferioridad personal del propio intelectual progresista (problema personalísimo al que pretende dar solución social), hacen aparecer y situar en el primero plano incomprensibles preocupaciones de reparación histórica, que además de unilaterales y arbitrarias son imposibles, porque la historia ni retrocede ni se detiene, la clase trabajadora nativa deja de verse como acreedora y pasa a representar el papel de deudora. Y por lo ocurrido, deudora nata, pues es esta clase la que ha pagado y sigue pagando los platos rotos de la inmigración masiva ante el silencio cómplice, o en muchos casos la celebración entusiástica, de los intelectuales progresistas.

La intelectualidad progresista como tonto útil del capitalismo. Es el papel necesario que asume la intelectualidad progresista en todo este proceso. La inmigración masiva, contraparte demográfica de otras mundializaciones (económica, social, política, cultural, etc.) impuestas por el desarrollo del capitalismo (mundialización o globalización como fase ulterior del capitalismo), es decir, la inmigración masiva como elemento consustancial a esta fase del capitalismo en que nos encontramos, antes que discutida es justificada por la intelectualidad progresista frente a los temores y rechazos del pueblo, rindiendo así estos progresistas un servicio impagable a la superburguesía y cumpliendo así esta intelectualidad un papel imposible de desarrollar por parte de la intelectualidad propia y nominalmente burguesa, dado el reducido favor popular de esta última.

Nos encontramos así a la intelectualidad progresista no sólo manifestando una pose burguesa fruto del abrazo del democratismo y de la ideología de los derechos humanos (amalgama de marxismo y liberalismo), así como del origen de clase netamente burgués de la mayoría de intelectuales progresistas; también cumpliendo una actuación esencial para los objetivos de dominio a medio y largo plazo de la superburguesía hoy dominante en los distintos estados europeos y en otros muchos no europeos.

Por la propia utilidad, para el capitalismo, y para sus clases rectores, del marxismo (cultural) y de la intelectualidad progresista como casta que desarrolla esta ideología, a esta casta intelectual le va tan bien en los aparatos ideológicos de los distintos estados donde medra. Aún así, hay que reconocerle a la casta intelectual progresista una capacidad de infiltración notable en las instancias productores de ideología (como los organismos educativos o los medios de comunicación de masas).
Publicado por León Riente en 1.12.12
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: Biopolítica, Colonización, Marxismo cultural, Neoliberalismo, Progres, Xenomanía
41 comentarios:

A.J1 de diciembre de 2012, 18:44
“Los intelectuales progresistas desprecian a la clase trabajadora, por no haberles alzado al poder, mediante revolución o de cualquier otra forma”

Totalmente de acuerdo, éste es uno de los ingredientes de la xenomanía progre burguesa.
La mayoría de progres son de estrato burgués,de ahí que sus complejos de culpa los proyecten extensivos e impositivos a toda la sociedad.

El denominado marxismo cultural es un término que la mayoría de la gente no conoce, pero es que los que lo conocen no lo entienden, lo asocian con el marxismo clásico-materialismo histórico cuando su relación es parcial y sus fines no son tampoco iguales.

El denominado marxismo cultural tiene un nombre más concreto, su origen más exacto lo encontramos en Karl Christian Friedrich Krause y es lo que en filosofia política se llama krausismo.
En España tuvimos a un alumno aventajadodel krausismo, Fernando de los Ríos.

Este sujeto fue a visitar a Lenin junto con otros españoles tras la revolución y Lenin le explicó la estructura soviética, los planes quinquenales etc, a lo que de los Ríos preguntó:¿Y la libertad? y Lenin le respondió:¿Libertad para qué?.Esta frase de Lenin es bastante famosa y pone de manifiesto el utopísmo ñoño y delirante de los krausistas.
Lenin dijo lo de¿libertad para qué? por algo muy sencillo: un país en la miseria y arrasado por la revolución tenía que constituirse y ponerse en orden, y para ello necesitaba unos planes rígidos, no cabía el cambalacheo democrático despistante y corrupto si se quería recomponer el país.

Si a los marxistas culturales se les denomina krausistas se concreta mucho mejor el verdadero origen de su ideología(aunque ya sabemos que hay fuentes anteriores en Rousseau)

Responder

Toño1 de diciembre de 2012, 20:46
Se ha mencionado en el texto el asunto de la esclavitud y sus protagonistas; sobre ese polémico tema he encontrado este artículo con datos sorprendentes

http://patriayresistencia.blogspot.com.es/2012/11/walter-white-quien-trajo-los-esclavos.html

Responder

Oso Solitario2 de diciembre de 2012, 12:32
Me parece un excelente artículo y muy certera la tesis de que los intelectuales progresistas son burgueses acomplejados.

Por un lado están los tontos útiles, ilusos en su proyecto de hermandad univeral y de homologación de todo el planeta.

Por otro los más conscientes, los que saben “de qué va”, es decir una guerra que es, sí, contra todas las identidades, pero en especial contra la europea y la blanca, contra su núcleo más fuerte que está en Centroeuropa y que mientras no sea destruido representa una amenaza permanente porque ha demostrado poder resurgir como un brote indomable.

La cultura europea, su tradición por ejemplo en música y filosofía, contiene en sí misma un potencial revolucionario y el “código genético” para una renacimiento y una regeneracion de Europa.

De ahí la campaña para destruir y hacer olvidar nuestra cultura, noble y profunda, con la miserable cultura de masas, de vaciarla y censurarla con la corrección política.

De ahí la campaña que hizo la Escuela de Frankfurt con su “teoria crítica” para vaciar de contenido la cultura europea, por ejemplo para asimilar la ópera de Wagner a un “producto fabricado” (Adorno) en vez de a un aobra artística, ni mas ni menos que la actual cultura de masas. Thomas Mann llegó a decir tras su “conversión democrática” poco más o menos que habría que destruir la tradición de la música clásica.

Será porque yo amo particularmente la musica, pero de frente a similar canalla, para mí “extraer la pistola” es, además de que me lo pide el cuerpo, un deber moral.

Otro frente de lucha contra Europa, y vuelvo al tema del artículo, es reducir a los europeos a una minoría en su propia tierra, para que no haya una base racial y humana capaz de mantener esta tradición y utilizar su potencial de revolución para incidir en la historia, regenerar Europa una vez más.

Responder

kufisto2 de diciembre de 2012, 15:28
Leyendo algunos de sus comentarios, esperaba bastante más de León. Una desilusión. Otra.

Saludos

Responder

A.J2 de diciembre de 2012, 17:00
“La intelectualidad progresista ama a los inmigrantes porque cree que esa masa heterogénea es capaz de hacer la revolución necesaria para que ellos alcancen el poder en los distintos estados de Europa”

Esto está muy claro, pero yo lo extendería a toda la clase política , sean progres izquierdista o socialdemócratas, liberales etc.

La castuza política ve en el inmigrante un voto a hacer cautivo, a subvencionar y conquistar , y frente a una sociedad autóctona lobotomizada y pasto de la narcosis tampoco tienen miedo ante una reacción por discriminación positiva.

El progre a penas intuye la sombra de la realidad, no vive en el pesente, sino en el futuro, el presente no le gusta,por eso adapta el presente a un futuro que no existe, solo existe el presente y el pasado como reminiscencia condicionante-en parte- del presente.

Responder

A.J2 de diciembre de 2012, 17:02
Se ha activado la aprobación de comentarios…¿mucho mariconzuelo tocahuevos?
Sea como sea me parece buena medida, en muchísimos de blogs de variada temática se moderan los comentarios, incluso en blogs de temas anodinos.

Responder

qbit2 de diciembre de 2012, 23:42
Otro motivo por el que el progre no entiende la mentalidad del inmigrante es su materialismo, que le hace infravalorar la fuerza de la religión, del nacionalismo, y de cualquier vínculo de identidad.

Además, como ve que el inmigrante viene para “buscar una vida (económica) mejor”, cree que el inmigrante sólo valora el dinero, como él, y no sus vínculos de identidad. Pero el inmigrante sí los valora. Por eso tiene hijos y forma familias a pesar de cobrar poco, en vez de gastarse el dinero en viajecitos y en aperitivos y en ocio. Y el inmigrante viene con rencor histórico por haber sido dominado en el pasado en la colonización (azuzado también por los medios de manipulación), que se añade a tener que trabajar en malos empleos.

De ahí que el progre crea que el inmigrante va a ser el nuevo proletario de la revolución. Pero la revolución del inmigrante no quiere ser de ese tipo, sino de tipo nacionalista contra el “malvado” occidental opresor y degenerado, a la cabeza de los cuales están los progres explotadores Porque los progres explotadores son ambas cosas, explotadores y degenerados. Una revolución de rencor pero nacional o religiosa, identitaria, no comunista.

Responder

León Riente3 de diciembre de 2012, 20:44
A.J.

El denominado marxismo cultural es un término que la mayoría de la gente no conoce, pero es que los que lo conocen no lo entienden, lo asocian con el marxismo clásico-materialismo histórico cuando su relación es parcial y sus fines no son tampoco iguales

Si remontamos su origen a Gramsci y a Lukács comprendemos el marxismo cultural como medio, o mejor como requisito, de extender el marxismo clásico en los estados del oeste y centro europeo. En ese sentido sí encontramos una convergencia.

Pero el devenir histórico ha hecho que hoy el marxismo cultural se dirija a otros objetivos, porque nadie serio cree en la instauración del bolchevismo. Para algunos intelectuales progres es ante todo un instrumento de venganza contra la sociedad. Otros creen firmemente en el marxismo cultural y lo consideran imprescindible instrumento de emancipación; serían los intelectuales progresistas a los que se refiere Daorino. Y luego hay otros que generalmente no son intelectuales y que no creen en el marxismo cultural pero sí ven útil la disolución social que provoca; entramos ya en el terreno del interés de la superburguesía mundialista deseosa de disolver sociedades y a medio plazo estados, dejando al mercado como único regulador social.

“La intelectualidad progresista ama a los inmigrantes porque cree que esa masa heterogénea es capaz de hacer la revolución necesaria para que ellos alcancen el poder en los distintos estados de Europa”
Esto está muy claro, pero yo lo extendería a toda la clase política , sean progres izquierdista o socialdemócratas, liberales etc.

Sí, pero cada sector ideológico espera algo distinto de los inmigrantes. La derecha liberal, y la conservadora también, no se engañan: han traído los inmigrantes para que revienten los salarios, los convenios colectivos y expandan el mercado. Esa realidad luego la adornan con el discurso que les resulte más apropiado. En un nivel más partidista se han visto ciertos intentos por parte del PP de atraer el voto amerindio y mestizoamericano, por creerlo más proclive.
__

Oso

Gracias. Como puedes imaginarte esto forma parte de un análisis de la moralidad del intelectual progresista bastante más amplio. Esto es sólo un esquema, unos perfiles muy generales.

Completamente de acuerdo con tu dicotomía entre los “tontos útiles” y “los que saben de qué va”. No hay nada que sustituya a un certero estudio psicosociológico de los tipos sociales.

Responder

León Riente3 de diciembre de 2012, 20:47
Qbit

De ahí que el progre crea que el inmigrante va a ser el nuevo proletario de la revolución. Pero la revolución del inmigrante no quiere ser de ese tipo, sino de tipo nacionalista contra el “malvado” occidental opresor y degenerado, a la cabeza de los cuales están los progres explotadores Porque los progres explotadores son ambas cosas, explotadores y degenerados.

Esa descripción tuya de la masa inmigrante me parece mucho más convincente que la del intelectual progre. Creo que describe especialmente bien a parte de la inmigración musulmana. Pero muchos elementos de sus segundas y terceras generaciones (proceso que aquí apenas conocemos, aún) sí están seducidos por el mercado y el materialismo en general y de ahí esa estética de coches de lujo, ropa de marca muy cara, etc. que es característica de bastantes nietos de inmigrantes magrebíes en la banlieu francesa típica. Sea como sea, este último tipo humano desde luego que tampoco va a querer hacer la revolución que los intelectuales progresistas quieren.

Es evidente que el desconocimiento de la intelectualidad progresista acerca de la realidad de las masas inmigrantes no siempre es real. En función del grado de conciencia ideológica manejado por cada intelectual concreto, y también de su grado de cinismo y de su oportunidad de lucro, esta realidad es bien o mal descrita, y en este segundo caso, a causa del desconocimiento o a causa del interés falsificador.

Responder

Anónimo3 de diciembre de 2012, 21:42
Para muchos progres y no tan progres, el inmigrante significa (entre todo lo señalado)sobre todo mano de obra con la que mantener el aparato del estado (EL ESTADO DE SU BIENESTAR) es decir, esclavos del siglo XXI que con su esfuerzo mantienen a toda la camada de funcionarios de alto y bajo estatus que componen dicho aparato, y que de alguna manera y sobre todo en españa (pais cargado hasta la medula de funcionarios) forman parte activa de la crisis actual por su despilfarro y falta de productividad, en eso coinciden con la clase emprasarial, de hay los mismos objetivos de permitir y alentar la inmigracion masiva,

no es casualidad que la mayoria de progres intelectuales “residan” en universidades publicas, es decir, son funcionarios, esto de alguna manera enlaza con lo que dice qbit, el progre solo ve al inmigrante desde el plano economico, sin importarle la gravisimas consecuencias sociales que trae la inmigracion incluso para ellos y sus hijos, y en eso coinciden plenamente con los liberales, sus supuestos enemigos politicos.

A raiz de lo que decis sobre la falta de respeto por la cultura autoctona europea, me viene a la cabeza un programa de la sexta donde un reportero español les enseñaba a chicos brasileños un video donde unas personas bailaban una jota, fue humillante ver como los brasileños (todos negros) se reian mientras decian que ellos iban a tocar musica de verdad (imaginaros que tipo de musica africanizada) y el reportero aplaudia con las orejas, es una muestra mas de lo que comentais.

saludos NONSISTEMA.

Responder

A.J4 de diciembre de 2012, 18:53
Jajja, que los inmigrantes vinieron a sacar España del hoyo dice la individua…
Los inmigrantes vinieron a levantar las cuentas corrientes de todo especulador-explotador que se precie, fueron la mano de obra barata del modelo ruinosos especulador pepero basado en construcción-hostelería.
Los inmigrantes no levantaron nada que fuera en pro del bien común de los españoles y la nación, solo levantaron las cuentas corrientes de los especuladores , los fondos en subvenciones de los ONgetas progres y contribuyeron-y contribuyen- a hundir, reventar y colapsar los servicios públicos del estado, pero claro¿qué importa eso a gentes que llevan a sus hijos y señoras a clínicas privadas y colegios privados?

Los progres socialistas vieron el negocio subvencionable de”la adaptación” , la multiculturalidad etc, los especuladores peperos vieron la mano de obra barata,¿quién pagaría realmente la cuenta del fiestorro? el pueblo trabajador y pagador de impuestos español, en concreto los asalariados,que son los que con sus impuestos pagan a esos traidores políticos, pagan esa”adaptación”, pagan las consecuencias en el mercado laboral y sufren unos servicios públicos degradados y colapsados en gran medida por una inmigración masiva innecesaria e inabsorbible.

La individua esta es una niñata que no tiene ni puta idea de la realidad española por su condición de burguesa y de criaja.

¿Qué los españoles vinieron a hacer los trabajos que los españoles no querían?
Claro, es que las industrías, talleres, almacenes, bares etc etc hasta 1996 funcionaban solos, teníamos a robots.

Un caso descriptivo y de mi entorno:

El padre de un amigo mío es soldador y tornero, siempre había trabajado de ello y con horas extra ganaba hasta el año 2002 unos 1800 euros netos al mes(sueldo normal en la profesión en esa época), pues bien, sobre el año 2004 su empresa cerró y tuvo que volver a buscar trabajo.Lo que le pasó es que en multitud de talleres solo querían trabajadores rumanos o polacos hasta que finalmente encontro trabajo, pero encontró trabajo gracias a un amigo y por 1200 euros al mes realizando el mismo trabajo que anteriormente y en las mismas condiciones, ganaba tan poco porque rumanos y polacos trabajaban 12 horas al día por 1000 euros en su empresa, más de la mitad de sus compañeros eran inmigrantes y claro, si quería trabajar, o tragaba con el sueldo con el que se conformaba la mayoría o a quedarse en el paro eterno.

Éste mismo caso ha sucedido de manera masiva en muchos sectores y empresas.

ESTA ES LA REALIDAD SOCIAL DE LA CALLE y no las pajas mentales progres que nos vende Wafa.

¿A quién beneficia todo esto?

La inmigración ha sido el arma más potente que ha utilizado el capital contra la clase trabajadora en 100 años.

por cierto , cuando los inmigrantes vinieron en masa traídos por Aznar, en España había casi 4 millones de parados.¿a quién interesaba y por qué que un país con bastante paro incorporara masivamente mano de obra? pues al capital , a los peperos especuladores que necesitaban mano de obra inmediata y barata para componer el modelo del pelotazo y el ladrillazo.

Jose Maria Aznar es tan culpable o más que Zapatero del desastre económico y social español.
Aznar sembró y regó la simiente, Zapatero crío y multiplicó el problema y la traición.

Wafa, tu problema no es que seas medio mora, tu problema es que eres una niñata burguesa que por clase social y deficiencia en experiencia vital, solo hace que decir chorradas.

Responder

A.J4 de diciembre de 2012, 21:09
La tasa de paro en España a finales de 1996 era del 22,6% oficial, un paro solo cuatro puntos por debajo del oficial actual.

¿Qué intereses movían a Aznar a importar masivamente mano de obra de Sudamérica y Marruecos con esta tasa de paro encandalosa en cualquier país europeo e incluso algunos tercermundistas?
Sencillo, suministrar inmediatamente mano de obra barata para el “modelo” económico especulativo de pan para hoy y deuda milenaria, eso si, las ganancias en Suiza a buen recaudo mientras la casta política ponía el cazo y recalificaba terrenos de manera ilegal .

El progre, el sentido común tampoco lo conoce, realidad objetiva-cruda- y sentido común le son ajenos.

Responder

Toño4 de diciembre de 2012, 22:47
Wafah

-“Cuando estos inmigrantes sacaraon a España del hoyo hace solo 12 años”- No es España y los españoles quienes se benefician de los inmigrantes, sino al contrario, los inmigrantes son los principales beneficiarios de la situación. Se puede decir que actualmente el estado protege más a los inmigrantes que a los autóctonos

http://barbagris-tedax.blogspot.com.es/2011/05/mientras-los-inmigrantes-copan-todas.html

-“Su defensa de los inmigrantes es solo fruto de su ideología igualitaria, defensora de las clases menos favorecidas.”- Yo creo que su supuesta defensa que hacen de los inmigrantes, el constante recuerdo que hacen de la mala situación de sus países y la insistencia en la deuda moral que tiene Europa con el Tercer Mundo es una de las razones de la pobreza y atraso de los países subdesarrollados

http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=2&id=1676

El entramado ideológico humanitarista-progresista no beneficia realmente a los pobres de este mundo, al contrario, les impide levantar cabeza y salir de la miseria.

Responder

Anónimo5 de diciembre de 2012, 21:05
Las mentiras de los progres aqui bien resumidas en la “inigualable” wafah, no soportan ni dos embates de nuestra gente, son sencillamente patrañas, frases hechas para que los necios y los imbeciles las repitan como papagayos,

y A.J en excelente desarrollo de argumentos y hechos contrastados, vuelve a dejar con el culito al aire a la susodicha wafah.

Pero yo quiero añadir, que aunque fuera cierto que la inmigracion hubiese traido beneficio economico (que no lo es obviamente) algunos como los de este blog, no la queremos, no queremos vender nuestra alma al diablo por dinero, jamas lo quisimos,y al contrario que la progresia y los liberales, jamas traicionaremos la esencia de nuestra cultura y raza, asi que deja de tomarnos por idiotas sin personalidad, y empieza a mostrar respeto y en tu caso, sumision como buena mujer musulmana que dices ser.

La progresia internacional es la “conciencia” activa del liberalismo, esa que ha dejado a occidente sin aparentes argumentos morales ni ganas de defenderse, ante la amenaza real del tercermundismo, a merce de la globalizacion y la destruccion del mundo que nuestros antepasados nos legaron con su sudor y sangre.

saludos NONSISTEMA.

Responder

Aristócrata6 de diciembre de 2012, 12:16
Probablemente uno de los mejores textos del blog.

Un análisis exacto del fenómeno actual. Lo que no entiendo es que sabiendo esto no se actué políticamente en esta linea, aun existiendo avances concretos en el asunto…

Este es nuestro caldo de cultivo, así que a fundar sindicatos amigos!

Sobresaliente y que no sea el último a este nivel!

Responder

Aristócrata6 de diciembre de 2012, 12:24
PARA A.J.

-“El denominado marxismo cultural es un término que la mayoría de la gente no conoce, …..”

Como bien expones su origen es Krausismo entonces porque le llamáis MARXISMO-CULTURA; cuando de MARX POCO TIENE!!

Gracias por tu gran aportación, pero obligas hacer una “absolución” a Marx, Lenin…

Ah no! ya que sus orígenes son Ucrania y ya se sabe que Ucrania es una provincia de Israel bíblico bla bla bla…

Cuento filo-semitas disfrazados de antisemitismo…

-El fin de este camino intelectual conduce al NB, ahora solo es una cuestión de honradez y ego.

Responder

Toño6 de diciembre de 2012, 15:57
En su penúltimo comentario, Nonsistema hace una reflexión muy interesante en torno a la intelectualidad progresista (o políticamente correcta en general, que también puede declararse “conservadora”) como servidores del poder, que esperan que desde ese poder se les recompense y alimente por los servicios prestados.

Hace un tiempo, el disidente ruso Valdimir Bukovski alertó de como la UE se está transformando en una dictadura políticamente correcta:

“La ideología actual de la Unión Europea es socialdemócrata, estatalista, y en gran parte también es corrección política. Observo muy cuidadosamente cómo se extiende la corrección política y se convierte en una ideología opresiva, sin mencionar el hecho de que ahora se prohíbe fumar prácticamente en casi todas partes. Observen esta persecución de personas como la del pastor sueco, que fue perseguido durante varios meses por decir que la Biblia no aprueba la homosexualidad. Francia aprobó la misma ley sobre incitación al odio en relación con los homosexuales. Gran Bretaña está aprobando leyes contra la incitación al odio que se refieren a las relaciones raciales y ahora al discurso religioso, y así sucesivamente. Lo que se observa, tomado en perspectiva, es una introducción sistemática de ideología que se podría imponer con medidas represivas. Al parecer éste es el objetivo de Europol. En caso contrario, ¿para qué se la necesita? A mí Europol me parece muy sospechosa. Observo con mucho cuidado quién es perseguido, por qué y lo que sucede, porque éste es un ámbito en el que soy experto. Sé cómo surgen los Gulags.”

http://uerss.wordpress.com/2012/06/24/entrevista-a-vladimir-bukovski-4/

En todo esto, la labor del Marxismo cultural juega un papel esencial. Sus representantes se han transformado en una pieza necesaria del engranaje propagandístico para que los europeos autóctonos acepten su propia destrucción sin rechistar. Esos intelectuales, herederos de las ideas de la Escuela de Frankfurt, se han sabido acomodar habilmente a las nuevas circunstancias tras la caída de la URSS y han demostrado al poder económico de la Globalización que pueden ser unos lacayos útiles para sus planes.

Porque tienen miedo. Se juegan sus buenos puestos de trabajo, su encumbrada posición social (son auténticos guardianes de la moral pública, que poseen el poder del anatema al calificar a alguien de “fascista” y “racista”) y, desde luego, el dinero que reciben en forma de salarios, subvenciones, venta de libros, etc.
Si hay un cambio de paradigma, si la mentalidad general se transformara, corren el riesgo de perder su posición y dinero.

Ángel Alcázar de Velasco, un falangista hedillista que fue espía del Tercer Reich, ya advirtió que con el cambio de régimen en la España de los años 70, muchas personas que hasta entonces gozaban de mayor o menor protagonismo, serían relegadas al olvido más completo. Los voceros del Marxismo cultural temen que eso mismo les pase a ellos, así que se defenderán con uñas y dientes.

http://grancoyelfranquismo.blogspot.com.es/2011/05/franco-y-los-judios-mis-conversaciones.html

Responder

Toño6 de diciembre de 2012, 19:49
Aristócrata

No debes desligar el fenómeno krausista del Marxismo. En cierto modo, están conectados, pues tanto Marx como Krause muestran fijación con la idea de “clase universal”. De hecho, en ciertos aspectos, el Krausismo prepara el terreno a la llegada del Marxismo al ofrecer cierta dimensión espiritual (católica en España, aunque ciertamente heterodoxa) lo que le hizo más aceptable para ciertos sectores, frente a la crudeza del materialismo marxista.

http://magazinemodernista.com/2009/08/10/unas-notas-sobre-el-krausismo/

Aunque hubo suspicacia hacia esos “burgueses moderados”, en España hubo líderes del PSOE (cuando éste era un partido marxista) que procedían del Krausismo, y que contribuyeron a formular la postura educativa del socialismo español. Gente que como Julián Besteiro, permaneció en el PSOE incluso en los agitados años de la IIª República, cuando el partido tomó una postura filosoviética.

http://platea.pntic.mec.es/~macruz/regenta/XIX.html

Tampoco se puede negar las conexiones entre la Escuela de Frankfurt y el comunismo. Casi todos sus miembros tomaban a Marx como un referente ideológico, defendían el modelo soviético como un ejemplo a seguir (hasta el proceso de desestalinización, que desprestigió considerablemente el modelo estalinista y la propia figura de Stalin; entonces muchos dirigieron su vista a Mao). Nunca pretendieron superar el Marxismo, sino tan sólo actualizarlo.

http://www.archivochile.com/Ideas_Autores/esc_frankf_s/esc_frankf_sobre0008.pdf

http://edant.revistaenie.clarin.com/notas/2010/03/27/_-02167570.htm

De hecho, hay quien piensa que la Escuela de Frankfurt no es más que Marxismo que intenta superar sus lagunas mediante la teoría del Psicoanálisis

http://www.feeye.uncu.edu.ar/web/epistemologia/Lineadetiempo/Documentos/Psicoanalisis_y_Marxismo.pdf

Responder
Respuestas

Aristócrata7 de diciembre de 2012, 17:32
PARA TOÑO

“tanto Marx como Krause muestran fijación con la idea de “clase universal”.

Concretamente con Marx, lo que he leído sobre clase Universal singularmente esta delimitada en lo que se entiende por Occidente BLANCO!

Así lo afirma en sus escritos de madurez, en África no hay proletariados ni en Asia!

– El no superar al Marxismo, se conoce como ser anti-revisionistas, Stalin se cargo a bastantes de ellos…

– La escuela de Frankfurt, ¿donde estaba en Moscú o en EEUU?
habrá una diferencia ideología solo por la forma de organizar la sociedades, entre otras diferencias como que la URSS deporto “fundamentalistas” e USA se los quedo…

Descubre lo que promovian los eslavos, visita el metro de Moscú y dime si eso lo pueden hacer unos “fundamentalistas religiosos”!!

– Freud y sus sueños eróticos… Puff solo te queda soltarme que Ucrania es una provincia de Israel donde la sangre semita es 100% pura…

Argumentos clásicos de “antisemita pro-status quo”

Toño7 de diciembre de 2012, 23:44
Aristócrata

-“Así lo afirma en sus escritos de madurez, en África no hay proletariados ni en Asia!”- Por supuesto, es que no había proletarios en su época en ambos continentes. Para Marx el proletariado es un fenómeno urbano e industrial, es decir “moderno”, algo que no eran de ningún modo las sociedades colonizadas en Asia y África. En ese sentido, Marx también llegó a desdeñar a los eslavos por ser pueblos agrarios y atrasados, que nunca efectuarían la revolución (pueblos a los que yo he defendido en este blog, si se me permite recordarlo).

-“El no superar al Marxismo, se conoce como ser anti-revisionistas, Stalin se cargo a bastantes de ellos…”- Y también eliminó a muchos “desviacionistas” ideológicos que se salían de la ortodoxia.

http://www.fundanin.org/iglesias10.htm

-” La escuela de Frankfurt, ¿donde estaba en Moscú o en EEUU?”- De esto ya hemos hablado, la escuela de Frankfurt era “marxismo” para las sociedades que no habían acometido la revolución social tras la Iª Guerra Mundial, no tenía sentido que operase en Moscú. Su referente ideológico era Marx, no Benjamin Franklin; sus simpatías declaradas iban hacia el comunismo no hacia el capitalismo americano (y conste que ninguno de esos sistemas me agrada). Sartre era un acérrimo prosoviético, pero vivía en París no en Moscú. Lo uno no quita lo otro.

-“entre otras diferencias como que la URSS deporto “fundamentalistas” e USA se los quedo…”- No siempre. Una activista negra, discípula de Marcuse y lesbiana como era Angela Davis fue bien acogida en la URSS, recibió en premio Lenin y llegó a dar clases en la Universidad de Moscú. Los jerarcas soviéticos promovían corrientes y movimientos en los países occidentales que no toleraban dentro de sus fronteras.

-“Descubre lo que promovian los eslavos, visita el metro de Moscú y dime si eso lo pueden hacer unos “fundamentalistas religiosos”!!”- No recuerdo habler hablado en mi comentario de los eslavos, lo que promovían o que fuesen fundamentalistas religiosos. De hecho, mi opinión hacia ellos es mucho más positiva de la que tenía Marx.

-“Freud y sus sueños eróticos… Puff”- Eso deberías explicárselo a Adorno, Fromm, Habermas, Horkheimer, Wellmer, etc, etc. y asus discípulos; fueron ellos quienes escogieron a Freud y a Marx como referentes ideológicos, cosa que nunca ocultaron.

-“Argumentos clásicos de “antisemita pro-status quo”- Pues no, no me considero “antisemita”, en todo caso antisionista. Y no estoy a gusto con el actual statu quo. Pero lo mejor es no entrar en el juego de los calificativos, porque yo también podría poner adjetivos a lo que me sugieren tus palabras y tu forma de expresarte, pero lo mejor para los dos es que no sigamos por ahí.

Responder

Toño6 de diciembre de 2012, 19:56
Por cierto, es interesante este artículo en inglés sobre científicos (alguno de ellos judío, dicho sea de paso para los desconfiados y los histéricos profesionales del antirracismo) que se han visto postergados por no concidir con los dogmas del Marxismo cultural.

http://www.counter-currents.com/2012/12/the-new-inquisitorsheretical-scientists-purged-from-academia/

Responder

A.J6 de diciembre de 2012, 23:39
Voy a concretar mejor lo que afirmé del krausismo y el marxismo cultural:

Marxismo cultural es una forma de llamar a una ideología que no desciende realmente del marxismo ortodoxo aunque tenga conexiones.

Las ideas”humanistas” y de izquierdas tienen su principal origen en Rousseau, posteriormente Krause, y después se dividen en marxismo-comunismo y anarquismo(como negación del comunismo dentro de la misma rama).

El marxismo cultural es una evolución -derivación más de las ideologías izquierdistas que tiene su origen inmediato en la Escuela de Franfurt principalmente.

Lo que llamamos marxismo cultural creo que se podría denominar también como humanismo integrista con toques marxistas y capitalistas, es lo que comúnmente llamaríamos izquierdismo.

El progre es un izquierdista, no es un marxista ortodoxo ni un anarquista, es un utopista humanista integrista, y por estas características enlaza directamente- a mi entender- con el krausismo más que con el marxismo.

Hay que tener en cuenta que la izquierda más real en España milita en Izquierda Unida, y ese partido también renunció al marxismo¿qué son entonces? pues son krausistas-humanistas con cierta cojera marxista, nada más.

Responder
Respuestas

Aristócrata7 de diciembre de 2012, 17:34
La Izquierda que defines es la que Lenin critica en:

“La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo (1920)”

Esta es la actual, pero NO tiene NADA que ver con la URSS y si con el Anarquismo de Bakunin y la Social-demócrata clásica…

Es como no distinguir en un golpe de estado por militares, con la toma del Reich por Hitler!

Toño8 de diciembre de 2012, 1:31
Hay quienes piensan que no se debe desligar tan rápido el Leninismo de la Socialdemocracia de su época, pese a las palabras del propio Lenin

http://nancyarellano.com/2012/04/28/el-renegado-kautsky-y-su-discipulo-lenin/

http://www.lamanchaobrera.es/?p=16222

Responder

OBIERZO7 de diciembre de 2012, 22:20
Bajo mi humilde opinion, hay ciertos terminos en el texto que responden al chauvinismo patriotero instalado en Europa. Cuando se habla de inmigrantes mas bien convendria decir o señalarlos como no-blancos, para hacer una distincion de los Hermanos Blancos que por causas de la vida, abandonan sus paises de origen. La guerra racial que se aproxima no entiende de patrias, fronteras y banderuchas, solo entiende de Bandos y en el bando de los blancos estamos todos los que compartimos sangre, seamos inmigrantos o seamos autoctonos.

WHITE POWER

Responder

A.J8 de diciembre de 2012, 4:13
Obierzo, no estoy del todo de acuerdo.

Una inmigración masiva de”hermanos” polacos o búlgaros blancos puede ser igual de negativa que la magrebí en algunos campos, otra cosa es que la inmigración extraeuropea sea aún más negativa por las diferencias culturales.

Desde un punto de vista económico y del mercado laboral, igual da una inmigración masiva búlgara que argelina, otra cosa es que verdaderamente se formara un verdadero estado europeo como oposición al atlantismo y el mundialismo.

La guerra racial no la veo, lo que veo más plausible es el choque de civilizaciones:
occidente frente al africanismo y el islam.

Responder

A.J8 de diciembre de 2012, 4:27
-“entre otras diferencias como que la URSS deporto “fundamentalistas” e USA se los quedo…”- No siempre. Una activista negra, discípula de Marcuse y lesbiana como era Angela Davis fue bien acogida en la URSS, recibió en premio Lenin y llegó a dar clases en la Universidad de Moscú. Los jerarcas soviéticos promovían corrientes y movimientos en los países occidentales que no toleraban dentro de sus fronteras

Sobre esto habló Eduardo Arroyo, es lo que se llama subversión ideológica.
En el artículo en cuestión explica las técnicas de la KGB para infiltrar y desestabilizar EE UU desde la infiltación de teorías y propaganda disolutiva de los valores tradicionales en los años 60-70.

(la web counter-currents es muy buena, sorprende que sea americana)

Fijémonos que en los países comunistas que aún quedan, la ingenieria socialmarxista cultural no se tolera(promoción del homosexualismo,feminismo e inmigración masiva)

Responder

Anónimo8 de diciembre de 2012, 7:26
Coincido con Toño, con Obierzo. Soy de Argentina, sepan disculpar pero sólo quisiera comentarles que el racismo está instalado en Argentina en avanzadas fases, la ideología “anti-blanca” y “anti Europa” prácticamente se “enseña” en las escuelas públicas. Quisiera saber si les interesa yo quisiera hacerles llegar fotos o vídeos, el avasallamiento que está ocurriendo en estos lugares, para que con más fuerza protejan Europa y la cultura, no lo digo de racista, precisamente creo que pueden entenderme. Si mi comentario está desubicado, desde ya sepan disculparme. (a veces creo que estoy perdiendo la capacidad de expresarme con propiedad, de tanto latino o “mujeres latinas-marxistas” dando vuelta a mi alrededor) Saludos.

Responder

Toño8 de diciembre de 2012, 16:05
Anónimo de Argentina

Eso que cuentas es muy interesante. Tenía alguna noticia del dominio cultural progresista en Argentina (aunque creo que, como oposición, también hay un sólido movimiento católico) y de llegada masiva de inmigrantes amerindios procedentes de Perú, Bolivia y Ecuador (en algunas ciudades ya ocupan barrios enteros, según tengo entendido). Pero mi conocimiento es general, sin demasiados detalles.

Tu información parece realmente valiosa. Pero no soy quien para decir nada, pues no soy el responsable de este blog.

Lo que sí te recomendaría es que creases tu propio blog o web para dar cabida a esa infromación, así podrías difundirla y entablar contacto con otros argentinos, españoles y latinoamericanos blancos que compartiesen tu punto de vista y tus inquietudes. Por ejemplo, aquí tienes este blog elaborado por españoles sobre esa temática

http://europa-nacional-blog.blogspot.com.es/

Sobre el tema de la guerra racial del que hablan Obierzo y A.J, no tengo una opinión clara. Guillaume Faye ha expresado en sus obras que tiene la certeza de que en Francia el estallido étnico sucederá más tarde o más temprano. También hay previsiones parecidas en Inglaterra (los famosos “Rivers of blood” de Enoch Powell), donde igualmente ha habido motines de inmigrantes, como el año pasado. Aquí, en España, algunos analistas como Jaume Farrerons han visto la posibilidad de conflicto étnico en las zonas con mayor tasa de inmigrantes, como es el caso de Cataluña.

De todas maneras, la sustitución étnica en Europa es un hecho que acontece ante nuestros ojos, con o sin guerra racial.

Responder

CROX8 de diciembre de 2012, 16:44
“De todas maneras, la sustitución étnica en Europa es un hecho que acontece ante nuestros ojos, con o sin guerra racial.”

Entonces estas conforme, o admitiendo que nos quedaremos sin Europa y desde alli, sin mas nada?

Me gustaría que explicaras mas sobre el concepto que colocaste, pues lo noto como si fuera conformismo por la situación.

Respecto a A.J, Lo que Obierzo comenta es importante, en Europa dudo que alguno tengamos 500 años de ascendencia estrictamente acorde a la nación de donde proviene cada uno.

Para mi es lo mismo un holandés que se fue a vivir a Madrid y es mas Español de identidad y corazón que el crio liberalista de la esquina que para rematar es pro-sionista.

Yo dudo que por una nación se lograra mantener la vida y estabilidad continua del hombre Ario en el mundo, mas aun si seguimos con la mentalidad destructiva contra los vecinos, que son de la misma sangre que tu o yo, Y eh de resaltar el punto importante.

Si una nación se lleva organizadamente y con mano de hierro por sus propios autóctonos, dudo que habrían los problemas de “diversidad cultural por inmigración”

La culpa es únicamente nuestra, que dejamos que otros cabezotas dominen nuestras naciones, y aun seguimos en el tabú de los territorios, de los orígenes, de los bandos históricos y todas esas patrañas.

Muchos se siguen quejando de que no hay ningún poder real e identitario para poder limpiar y asegurar la vida de nuestro pueblo, pero como demonios se pretende hacer eso? si como ejemplo en España por las simples (como yo lo considero) imbecilidades de vascos, gallegos y que si la guerra civil y demás basura divisionista siguen peleando entre si no hay ningún futuro para nadie.

Responder

CROX8 de diciembre de 2012, 16:53
Y veo que muchos siguen soltándole la bomba a los soviéticos, con ellos por algunos trabajos y palabras del extinto señor Marx, que varios conceptos el tipo puede llegar hasta criticar.

No sé con exactitud el concepto que se habla exactamente aquí, pero creo que el señor Lenin no estaría del todo abrazado a lo que están discutiendo.

Me hace interés lo de la negra homosexual americana, que pues durante la época de la URSS, los homosexuales no tenían derecho a soltar sus “deseos y pensamientos”, de yo equivocarme por favor colocar la noticia o evento que exprese y demuestre lo contrario a mi comentario, pues que yo sepa respecto al tema todo era como ahorita en la actual Rusia, todo eso dictado lo veo exclusiva y únicamente como una contrariedad de posiciones de la guerra fría, una hipocresía para llevar la contrariedad a los capitalistas.

Responder

Anónimo8 de diciembre de 2012, 19:59
El tema que nos ocupa es la congratulacion de la progresia ante la inmigracion masiva como desprecio y falta total de empatia a las clases obreras autoctonas, la progresia prefiere la inmigracion no blanca eso esta claro, pero estoy de acuerdo con AJ, toda inmigracion masiva responde a intereses economicos que solo benefician a los de siempre, no beneficia al conjunto del pais y perjudica claramente a las clases medias obreras, las mas desprotegidas siempre.

Otra cosa es que dentro del cupo normal de inmigracion que todo pais tenga, lo deseable es que la inmensa mayoria fueran blancos en españa y resto de europa, independientemente que esos blancos fueran polacos, cubanos o australianos.

saludos NONSISTEMA.

Responder

Toño8 de diciembre de 2012, 20:04
Crox

Pues no es conformismo, ni gusto por la situación, es la simple constatación de un hecho: actualmente en Europa se está dando un proceso de sustitución étnica (que puede adquirir tintes violentos o no). Por supuesto que me gustaría revertir ese proceso, si me resignase al fatalismo y la derrota ya hubiera abandonado estos ambientes y foros de discusión hace tiempo, y emplearía mi tiempo en menesteres personales.

Sobre el tema de Angela Davis y la homosexualidad en la URSS, ya me he explicado en un mensaje anterior: “Los jerarcas soviéticos promovían corrientes y movimientos en los países occidentales que no toleraban dentro de sus fronteras”.

Y para mayor comprensión, añado las líneas que A.J ha escrito sobre este asunto:”Sobre esto habló Eduardo Arroyo, es lo que se llama subversión ideológica.
En el artículo en cuestión explica las técnicas de la KGB para infiltrar y desestabilizar EE UU desde la infiltación de teorías y propaganda disolutiva de los valores tradicionales en los años 60-70.

Fijémonos que en los países comunistas que aún quedan, la ingenieria socialmarxista cultural no se tolera(promoción del homosexualismo,feminismo e inmigración masiva).”

Por cierto, creo recordar que Ottorino había traducido en uno de sus blogs un artículo muy bueno sobre la Escuela de Frankfurt y sus doctrinas e influencia, ¿alguien puede facilitar el enlace, por favor?.

Responder

CROX9 de diciembre de 2012, 3:45
Toño:

“Pues no es conformismo, ni gusto por la situación, es la simple constatación de un hecho…..”

Ok, lo que sucede es que veo como que muy relajadas tus palabras acerca del suceso, claro no es lo mismo que leer a que escuchar, es solo una curiosidad de como iba dirigido tu comentario compañero, no te juzgo ni critico directamente por decir tal cosa, es solo lo que yo mismo percibí desde mi entendimiento y comprensión lectora otra manera del decir.

“Sobre el tema de Angela Davis y la homosexualidad en la URSS, ya me he explicado en un mensaje anterior: “Los jerarcas soviéticos promovían corrientes y movimientos en los países occidentales que no toleraban dentro de sus fronteras”.”

Discúlpame compañero, la verdad es que pase por alto esas palabras, muy bien ahora de acuerdo al punto, me hace interés el dejar en claro varios acontecimientos que bien no son lo que el marxismo rojo que tanto muchos de los nacionalistas blancos dicen combatir, no es en realidad.

Bien haciendo alusión directamente con lo de la señora ya mencionada, también creo que hubo un tiempo en el cual en la URSS se les dio becas de estudio a africanos, pero los cuales dicen no haber sido “muy bien tratados” pero más la noticia de que estos fueron a estudiar a allá, y creo recordar que también la mayoría de estos eran afroamericanos, es lo que prevaleció en un principio como primicia solo primicia de noticias, creo que por la misma razón que aquí mencionan con la señora Angela, el fomentar la destrucción del enemigo utilizando promociones pequeñas dentro de la URSS.

También el punto acontecido en Cuba, donde sigo aun manteniendo el concepto de que estos fueron usados como conejillo de indias por parte de la URSS, para empezar he de revisarse el censo crucial de la época:

Demografía Rusia 2002:

Indoeuropeos (84,07% en total, 83,27% eslavos)

Rusos: 115.889.107 (79,83%)
Ucranianos: 2.942.961 (2,03%)

(Censo Oficial de 1953 Cuba)

Blancos: 4,243,956

-Mulatos: 843,105-

Negros: 725,311

(Censo Oficial de 2002 Cuba)

Blancos: 7,271,926

-Mulatos: 2,658,675-

Negros: 1,126,894

Los soviéticos no aplicaron el mestizaje dentro de sus fronteras.

Responder

Toño9 de diciembre de 2012, 19:42
Los datos que muestras son muy interesantes, Crox.

Según he leído en alguna parte, en los países del Caribe la mezcla racial es un fenómeno más frecuente que en otras partes de Hispanoamérica (quizá algún lector de este blog que sea de esa zona pueda aportar más detalles). Pero el aumento de mulatos en dos generaciones es sencillamente espectacular.

En Europa no cesan de publicitar las bondades del mestizaje por todos los medios disponible, casi desde la misma cuna. ¿Lo que ha ocurrido en la isla puede ser un anuncio de nuestro futuro?.

Responder

OBIERZO9 de diciembre de 2012, 21:24

A.J:

Pero Hermano que es eso de “Choque de Civilizaciones? Acaso existe una Civilizacion enteramente blanca? Es lo mismo la sociedad rusa de Siberia, que los RedNeck Yankis? Solo en una cosa nos parecemos todos los blancos y es en la Raza, por lo tanto en la batalla por la supervivencia que se aproxima, no se combatira por las sucias banderas, o por naciones, lenguas o fronteras, sino mas bien por la mera existencia de nuestra raza, a la cual intentaran aniquilar por todos los frentes, en el mayor Holocausto jamas conocido. Amarillos, Negros, Marrones, todos unidos para esclavizarnos y exterminarnos y no porque seamos cristianos, europeos, españoles, noruegos,… sino porque somos BLANCOS. LA RAZA LO ES TODO en este asunto.

WHITE POWER

Responder

A.J9 de diciembre de 2012, 22:24
Crox, claro, en ningún país comunista ni excomunista existe el matrimonio gay .
Occidente (naciones blancas y eurdescendientes) ha sido campo de maniobras de una ideología diferente al sovietismo-comunismo ortodoxo.

Obierzo, si no te quito la razón.
Lo que llamamos occidente coincide plenamente con el conjunto de naciones blancas y eurodescendientes.

Con lo de choque de civilizaciones me refiero a que en EE UU por ejemplo, se plantea una lucha contra el Islam y China, en esa lucha estarían blancos y negros americanos haciendo causa común para defender su país modelo capitalisto-decadente.

La lucha racial y civilizacional está -sobre todo- en Europa(cuna y raíz del término occidente)

EEUU ya no es una nación blanca, sus elecciones ya las deciden los sudamericanos inmigrados y los negros.Es posible que los estados blancos del oeste creen en el futuro una confederación independentista, si eso sucediera,esos estados si que podrían volver a ser un país blanco.(pensemos que en Montana o Wyoming solo hay un 5% de población no blanca)

Responder

CROX9 de diciembre de 2012, 23:21
Y muy bien no hace falta tampoco colocar el censo de China, estos durante la naciente época comunista tampoco realizaron lo que el estereotipo del izquierdista rojo menciona sobre el mestizaje, y muy bien podemos ver el punto de corea del norte, si estos tan igualitarios liberales y tolerantes dicen ser para nada aplican dentro de sus fronteras tales puntos.

Y recordando el punto de los privilegios de los eslavos dentro de la URSS, si bien, una observación un tanto propagandista pero racista sobre los “malvados soviéticos” desde la perspectiva engañosa de USA simplemente vean las películas yankees acerca de los soviéticos de la época de los 90’s para hoy, y compárenla con el estereotipo del soviético de películas antes de los 90’s, por ejemplo Red Escorpión o muy bien ROCKY IV, cuando el entrenador del boxeador ruso le menciona al negro que “no posee la fuerza necesaria ni la genética ni origen para poder pelear contra el ruso” precisamente este es alto y rubio además de que asesino en el combate al boxeador de color mostrándose este totalmente indiferente y hasta satisfecho por la muerte del boxeador de color, a lo que luego uno de los personajes de la trama menciona que “los rusos son unos vampiros intolerantes”

Hoy en día la extinta URSS y soviéticos los hacen parecer en el cine como “tolerantes” y “amigables” una versión totalmente distinta del mismo cine que grabo las películas con diferencia de décadas.

Y haciendo alusión a lo de Cuba, cuando la URSS comienza a implantar “su” propaganda en Cuba, totalmente diferente a lo aplicado en las calles de Moscú los americanos comenzaban a parecer mas y mas entre las naciones ajenas con mucho más la imagen de “racistas” y muy “conservadores” y curiosamente no existía nadie capaz de entrar en la URSS y demostrar que no eran distintos a Cuba, pues estos mismos no lo permitían, la imagen y observación mas cercana a la vida en la URSS que había en aquellos días era lo que estos mismos reflejaban en Cuba.

Ahora bien, como ya menciona A.J en lo que queda de los países comunistas no hay nada aplicado de lo que estos “promovían” en los otros lugares, un juego muy bien jugado pues hoy en día Estados Unidos es algo diferente por querer parecer “mejor” que la URSS durante la guerra fria y ya bien miren que se viene pronto su degradación como “superpotencia” y es allí cuando me parece sumamente interesante la opinión de un NB que tiene información real sobre lo que era en realidad la URSS en comparación a lugares como el tercer Reich o muy bien Estados Unidos.

El problema principal reside en los dirigentes de la URSS, los mismos que la hundieron, curiosamente ese estado laico estricto y con los privilegios solo para unos, recordando que era sin mestizaje.

Ahora vean en comparación a la Rusia actual movida por Putin que se está llenando de musulmanes y con ello de otras razas.

No será del todo cierto quizás, pero la URSS no era conveniente para ellos, pues era conveniente para la gente con pensamientos como nosotros.

Que Curiosa la guerra fria verdad?

Responder

CROX9 de diciembre de 2012, 23:28
Toño:

Lo que tomo por tu comentario de: “En Europa no cesan de publicitar las bondades del mestizaje por todos los medios disponible, casi desde la misma cuna. ¿Lo que ha ocurrido en la isla puede ser un anuncio de nuestro futuro?.”

Curiosamente ahora eso lo promueve el único gigante capitalista sobreviviente de la guerra fría, que muy bien quizás estén aplicando lo que la URSS les aplicaba a ellos mismos para su lento pero seguro declive pues mira que funciono.

Misma arma, distinto matón.

Responder

Anónimo10 de diciembre de 2012, 21:43
Obierzo estamos de acuerdo contigo en lo que quieres decir, pero la defensa de nuestra raza sera en conjunto de todas o al menos bastantes naciones arias, o no sera, no por importar mano de obra aria vamos a ser mas fuerte contra los que nos quieren exterminar, mas bien seremos mas debiles pues nuestra gente se esta empobreciendo cada mes que pasa, si ya de por si nacen pocos niños blancos en españa, imaginate ahora con todo dios al paro y fuga diaria de nuestra gente joven mas preparada, hermano nuestra raza solo se puede mantener con fronteras y banderas, por lo menos mientras siga habiendo blancos traidores, por eso los progres odian ambas cosas, otra cosa es que con el tiempo no nos quede mas remedio que emigrar a sitios donde predomine nuestra gente, tema del que ya hemos hablado aqui.

saludos NONSISTEMA.

Responder

OBIERZO1 de enero de 2013, 15:53
NONSISTEMA:

Comprendo lo que quieres decir Hermano. Todos los pueblos quieren preservar su cultura, origen y tradicion, ya sea de los no blancos o de otros blancos y yo no me opongo a ello. Lo unico que ocurre en este caso es que yo tengo una vision mas internacionalista y menos patriotica de la lucha WHITE POWER, pero ten por seguro que en la Guerra Racial que se aproxima, los dos estaremos en el mismo bando luchando codo con codo.

WHITE POWER

Responder

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.
===
FUENTE:
http://circulo-identitario-nietzsche.blogspot.com.es/2012/12/por-que-la-intelectualidad-progresista.html

un blog de muy alto nivel informativo…para saber quienes mandan en el planeta Tierra…

http://www.felipebotaya.com/

domingo, 2 de agosto de 2015
¿TUVO ALGO QUE VER LA BANCA MUNDIALISTA CON LA II GUERRA MUNDIAL?

Sabéis que siempre he dicho y podéis comprobarlo en algún artículo mio, que la II Guerra Mundial lejos de ser un capricho de Hitler y de su supuesto ánimo de conquistar el mundo, fue una maniobra de los poderes financieros occidentales, anglosajones-USA en concreto, para destruir Alemania y la amenaza que representaba para el control del mundo por parte de esos financieros apátridas e internacionalistas asentados en la City y en Wall Street.

No es ningún secreto que esos poderes financieros utilizaron sus herramientas (en las que nadie puede meter su nariz a investigar) como el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal, con el ánimo de preparar el siguiente conflicto tras la I Guerra Mundial. Pero esta vez tenía que ser a nivel mundial, no sólo europeo para conseguir objetivos como el dominio del mundo por parte de la élite financiera apátrida. El Tratado de Versalles, totalmente injusto e impagable a sabiendas, fue el inicio del plan. El recientemente creado en aquel entonces Banco de Pagos Internacionales (Bank for International Settlements), que no sólo controlaría desde entonces al resto de bancos centrales del mundo desde Suiza, debía ser el receptor de la cifra que Alemania debía pagar por la I Guerra Mundial. Se inició al mismo tiempo una masiva introducción de capital especulativo extranjero en la economía alemana para su control y la generación de deuda para someter totalmente al país, con supuestos créditos para su desarrollo (lo que pasa hoy, no lo olvidemos…). Todo ello debidamente aderezado con una República de Weimar totalmente desnortada y con violentos incidentes internos entre una pléyade de partidos de todos los colores, que convirtieron las calles de Alemania en peleas continuas.

Pero no nos engañemos y pensemos en reacciones públicas espontáneas. Sabéis que siempre he dicho que las revoluciones siempre vienen de algún sitio y luego la pregunta que hacia Plá ¿Quien paga todo esto?. Os recuerdo que el pueblo no tiene ni organización no dinero, pero la élite sí y mucho de ambos. Si rascamos en la tramoya de lo que pasó entonces en Alemania, aparecen nombres muy conocidos en el campo de las coincidencias: la familia Rockefeller, los Morgan, Lord Montagu que era el Gobernador del Banco de Inglaterra, e incluso Hjalmar Schacht que era presidente del Reichsbank y luego Ministro de Economía de Hitler. Y hemos de tener claro que el gran plan de Morgan y Rockefeller era someter económicamente a Europa, saturar a Alemania con inversiones, créditos y deuda venidos del extranjero e incrementar su poder con el propósito final de que atacase a la Unión Soviética, para que ésta volviese al mundo capitalista como colonia sometida a la finanza internacionalista.

La operación contaba con Montagu Norman que se convirtió en el eje fundamental de las conversaciones entre los financieros USA-Inglaterra y los responsables de las empresas alemanas necesitadas de dinero en plena inflación. Aquí el papel de Schacht fue básico en la reconstrucción del sector de la industria militar que era un gran motor y su recuperación tras el veto versallesco. Se debe decir que el presidente del Reichsbank mantuvo un perfil bajo en todo ello de cara al público, es decir movía hilos hilos desde las bambalinas, con Hitler como principal ejecutor de las decisiones. Pensemos que entre 1924 y 1929, Alemania recibió fondos por un total de 1.000 millones de dólares actuales (65% de USA y 35% de GB). Todo ello estaba contemplado en el Plan Dawes, llamado así por el comité presidido pro Charles G. Dawes, para cobrar de Alemania las reparaciones de guerra contempladas en el Tratado de Versalles.

Todo ello hizo que Alemania comenzase a ser de nuevo la segunda potencia industrial, a pesar de los continuos desmanes callejeros que la República de Weimar era incapaz (o no quería) finalizar. Durante los primeros años 30, Alemania siguió recibiendo inversiones y créditos siguiendo el Plan Dawes que he citado anteriormente. El plan fue presentado por Owen D. Young, fundador y presidente de la RCA norteamericana, además de miembro del consejo de administración de la Fundación Rockefeller. Seguramente una coincidencia, nada más. Según el plan, el Banco de Pagos Internacionales en Suiza creado para que Alemania pagase las reparaciones de guerra debería recibir ese dinero, sin embargo, el dinero pasó de USA-GB a Alemania.

Por ello, para las empresas importantes y estratégicas para la nación el dinero de que disponían era casi al 100% norteamericano y una pequeña parte bajo el control de inversionistas y especuladores de GB. Por ejemplo, la Standard Oil manejaba las refinerías de petróleo y el proceso de la gasolina sintética. Esta empresa pertenecía a los Rockefeller. Otra coincidencia, nada más. El Grupo Morgan controlaba al gigante químico IG Farben. General Electric controlaba AEG, Osram y Siemens. El 30% de la propiedad de Focke-Wulf estaban en manos de la ITT, así como el 40% del negocio telefónico en Alemania. Otra coincidencia es que General Electric e ITT eran del Grupo Morgan. Y el 100% de Volkswagen estaba en manos de la Ford… El Dresdner Bank, el Donat Bank, el Deutsche Bank y otros estaban bajo control USA. Esto demuestra que el los USA y GB controlaban sectores estratégicos en Alemania, casi 300 empresas en total. Todo eso hasta que llegó Hitler al poder en 1933.

Cuando Hitler fue nombrado canciller en Enero de 1933, la élite financiera internacionalista que había soportado en buena medida económica la llegada de Hitler, pensó que sería su marioneta como otros dirigentes occidentales. Esto no es ninguna broma. Pensemos que Hjalmar Schacht estuvo en USA en 1930 para coordinar con financieros americanos la futura llegada del Führer a la máxima jefatura de Alemania. Se aprobó esta candidatura y seguidamente Schacht hizo esfuerzos enormes durante todo 1932 con industriales alemanes sobre la bondad de Hitler como máximo dirigente, hasta conseguir el beneplácito de los mismos. El resultado de estas gestiones desembocó en que los industriales y banqueros más potentes de Alemania, exigieron por carta a Hindemburg que traspasase su poder a Hitler tras las elecciones. De hecho, la última reunión con financieros en Alemania para pulir los detalles que quedaban se celebró el 4 de Enero de 1933, en casa del banquero Kurt von Schroder, en la ciudad de Colonia. La consecuencia de todo esto, al margen de facilitar la llegada de Hitler al poder, fue que las relaciones económicas, bancarias y financieras entre ingleses y alemanes se hicieron aún más estrechas si cabe.

El primer golpe que pegó Hitler a los financieros fue negarse a pagar la deuda por reparaciones de guerra y dijo claramente que tanto Francia como Inglaterra tampoco podían pagar las suyas, que era deuda hacia los USA, por su ayuda militar durante la I Guerra Mundial. Curiosamente, no sólo no pusieron los aliados ninguna objeción por suspender el pago de la deuda, sino que GB le concedió un préstamo a Alemania de casi 2.000 millones de dólares, fruto de la visita a Londres de Schacht para entrevistarse con Montagu Norman. ¡Qué coincidencia que no hubiesen represalias en ese momento por el impago de la deuda contra Hitler!.

Si rascamos de nuevo la historia, comprobaremos que esa complacencia con Alemania fue porque ya en 1932, la Unión Soviética había puesto en marcha su plan quinquenal de desarrollo y todo apuntaba a que llegaría a ser una gran potencia industrial. Era el plan de la finanza internacionalista. Por ejemplo, habían surgido miles de empresas en la industria pesada y cada vez más, la Unión Soviética era más independiente ya que había rebajado sus importaciones de materia prima y productos industriales acabados. Esto sólo podía querer decir que la Unión Soviética no podía ser sojuzgada económicamente y que la única solución era la guerra con Alemania. Sólo quedaba militarizar rápidamente a ese país.

En aquel entonces y como objetivo último de lo que acabo de comentar, la obtención de créditos desde los USA no era problema alguno para Alemania. Fue casi una carrera entre dos mandatarios, Hitler y Roosevelt, que llegaron al mismo tiempo al poder y con países bajo severas crisis (la del 29 en USA, la de la posguerra e inflación en Alemania). El dinero que recibieron venía de las mismas manos y con objetivos similares. Sin embargo el llamado “New Deal” de Roosevelt pronto demostró problemas en su aplicación, hasta el punto que en 1937 USA volvía a estar en crisis. No lograba hacer despegar económicamente a los USA. Rexford G. Tugwell, un economista del gabinete de Roosevelt ya dijo en 1939 que el gobierno había fracasado. De hecho y corroborando a Tugwell, en 1939 la capacidad industrial USA no pasaba de un 33%. La guerra podía ser una solución excelente a los problemas laborales del país…

Hitler aplicó desde su nombramiento además de no reconocer ni pagar la deuda, el trueque entre países con gran éxito, sacó a Alemania del concierto económico mundial y comenzó a imprimir su propio dinero sin pedirlo a bancos internacionales generando deuda. Esto fueron golpes demoledores a la finanza internacional, que veía en Hitler un mal ejemplo para otros países que podían despertar… Esta situación no cambió hasta 1939 con el inicio de la II Guerra Mundial. A partir de ese momento, los financieros no dieron tregua hasta conseguir incitar a Hitler a atacar a la URSS. En todo este movimiento entre bambalinas y lejos del público, el Banco de Pagos Internacionales fue un actor imprescindible ya que garantizaba el contacto entre las empresas alemanas con sus homónimas en USA y GB. Este banco ofrecía una zona libre o franca en Suiza que protegía y daba cobijo al capital internacionalista de cualquier guerra, política, indagación, sanciones o miradas indiscretas.

Este banco fue creado por banqueros de la Reserva Federal de Nueva York vinculados, otra coincidencia, con el grupo Morgan, por Montagu Norman gobernador del Banco de Inglaterra y banqueros alemanes como Schacht y su sustituto al frente del Reichsbank, Walter Funk e incluso Emil Puhl. Entre sus creadores también figuraban los bancos centrales de Francia, Italia y Bélgica, así como varios bancos privados. Detrás de todo este entramado bancario estaba la mano de los Rothschild…, bueno, aún está… No podemos olvidar tampoco que el Banco de Pagos Internacionales no tiene nada que ver con un banco convencional, no está sujeto a ninguna regulación ni control. Es totalmente inmune a cualquier control estatal, incluso en impuestos. Todo esto está garantizado por un acuerdo internacional firmado en La Haya en 1930 que lo protege. Es una isla de libertad bancaria para que los banqueros hagan y deshagan a su gusto y sin rendir cuentas a nadie, sólo a ellos mismos. Este banco existe actualmente y sigue siendo así.

Como anécdota decir que en los Juicios de Nuremberg, el amigo Hjalmar Schacht quedó libre sin cargos y Walther Funk, sus sustituto al frente del Reichsbank, fue colgado por crímenes contra la humanidad. Sin comentarios…
Publicado por FBG
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

4 comentarios:

Pablo Agustin Arpa2 de agosto de 2015, 15:06
El asunto está claro y es simple: que pasó en la I y II guerra mundial (con diferencias), problemas economicos intrinsecos al capitalismo sionista hace que sea necesaria una guerra con las necesidades de deuda que implica mantenerla por parte de los paises beligerantes, estos se destrozan en Europa y al final llega el amigo yanki y nos salva y de paso gana las 2 guerras.
Hoy es lo mismo y se pretende la misma solución, empezamos en Europa (Rusia) por Ucrania, Irán o el ISIS y en la voragine distraemos lo que podamos, aparecemos al final y nos llevamos las ganacias y nuestros balances impolutos.
La pregunta es ¿seremos los Europeos o lo que queda de Europa tan ingenuos como para cometer el mismo error 3 veces?.

Responder

FBG4 de agosto de 2015, 9:11
Me temos que sí, amigo Pablo. No soy optimista.
Un abrazo, Felipe Botaya

Responder

newworldsoldier814 de agosto de 2015, 18:13
Siempre me he preguntado por que hitler no invadió Suiza,desde mi punto de vista es un sin sentido,que opinión te merece esto,Felipe.Un saludo

Responder

FBG6 de agosto de 2015, 1:05
Hola Newworldsoldier por tu aportación.
Es una pregunta muy interesante y que alguna vez me he hecho. Es sólo una conjetura, pero yo creo que no lo hizo por el amplio caracter germano de los suizos (a pesar de franceses e italianos) además de ser una confederación antigua. También por la ayuda bancaria que brindó Suiza a Alemania siempre y los contactos industriales bajo mano que le permitió. Y sobre todo, como explico en mi último libro EL VUELO DEL ÁGUILA, Suiza fue la base de operaciones económicas tras la guerra y entiendo que él no quería acabar con esa base en Europa.
Por si no lo sabías, tras la caida de Francia en 1940, sí que pareció haber un interés alemán por invadir Suiza (Operación Tannenbaum), pero porque Hitler no lo hizo es algo que no se sabe. Misterio.
Te ofrezco mis conjeturas.
Un abrazo, Felipe Botaya

&&&&
FUENTE:
http://www.felipebotaya.com/2015/08/tuvo-algo-que-ver-la-banca-mundialista.html#comment-form

129) Carta a un amigo. Sobre el estado de la cuestión

MIÉRCOLES, 20 DE MAYO DE 2015
129) Carta a un amigo. Sobre el estado de la cuestión
Manu Rodríguez. Desde Europa (20/05/15).

*Querido C., hace falta dinero, es cierto, mucho dinero para lanzar una contra-ofensiva informativa que pueda hacer frente y neutralizar a esa inmensa propaganda de guerra con la que nos atiborran cada día desde los medios de comunicación. No sólo los medios, también el cine, la literatura, las series de tv, el ocio… No se puede competir económicamente con el poder sionista. Apenas hay día que no tengamos noticias difamatorias sobre el nazismo en general, o que no nos emitan documentales ‘históricos’ que no pueden ser calificados más que de indecentes, deshonestos, perversos, falsos, contrarios a la verdad histórica… También, como digo, tenemos las miles de películas, las miles de novelas, los miles de libros ‘especializados’ (ensayos, historia, biografías…) que se complacen en ensañarse con el nacionalsocialismo.
Son notorios los documentales históricos manipulados, auténticas muestras de la técnica del montaje. Y todo esto sucede setenta años después de finalizar la IIGM. No paran, no cesan. Pero el corazón del nacionalsocialismo sigue imbatido. “Podrán derribar nuestros muros, pero no conseguirán derribar nuestros corazones”, decía una pancarta en Berlín tras uno de aquellos furiosos y criminales bombardeos. Y esto lo saben los sionistas, y es por esto que no cesan de bombardear nuestros cerebros y nuestros corazones con sus mentiras y sus difamaciones. Siempre que quede un reducto de resistencia imbatible, no podemos dar esta guerra por perdida. Debemos resistir, resistir, y resistir.
Estamos ante un gran poder económico y una astuta y persistente estrategia de propaganda que abarca a todos los sectores de la población, a todas las edades. Dominan e imponen su ‘historia’ en nuestras calles, en nuestros medios de comunicación, en nuestra cultura de masas; en nuestras escuelas, en nuestros institutos, en nuestras universidades. Necesitan hacerse con la ‘masa’ cada día, cada mes, cada año… cada generación. Es impresionante el despliegue de medios técnicos, económicos, e intelectuales; es impresionante la ‘inversión’.
Sí, ¿se ha pensado alguna vez por qué el sionismo y la ‘intelligentsia’ judía tienen tanto interés en arruinar y mancillar las figuras de Hitler, Goebbels, Himmler y otros, o en dar esa falsa imagen del nacionalsocialismo? ¿Se ha pensado alguna vez en lo costoso de esa incesante campaña de desprestigio que abarca todos los medios y modos de la cultura de masas? No se trata de que el nacionalismo de Hitler cerrara las puertas a los judíos, o de ese falso holocausto en el que ya apenas nadie cree. Es otra cosa lo que les preocupa. Si el nacionalismo étnico se extendiera no tendrían posibilidad de influir en las naciones, se pondría un veto al libre flujo de mano de obra y de capitales. Se acabaría la ‘globalización’ en curso (la internacionalización de la economía, del derecho… el intervencionismo de las plutocracias en todas las naciones de la tierra en nombre de la democracia universal, o de los derechos humanos universales). Se les arruinaría el negocio, a ellos, y a la oligarquía internacional (que ellos mismos lideran). Por esto acabaron con el régimen de Hitler, y por esto su eterna campaña de destrucción del nacionalismo, de cualquier brote de nacionalismo. Es el nacionalismo étnico la única ideología política que le puso y le pone freno a su codicia destructiva; el único obstáculo económico, político y moral a su inconsecuente, a su ciega codicia de oro y de poder.
Está claro que lo consideran vital para su supervivencia, y para su dominio. No pueden perder esta guerra. Les va en ello la vida, el futuro. Y es por ello que podemos decir que esta guerra de propaganda no cesará nunca; que la tendremos que acabar nosotros mediante la verdad. Debemos insistir, insistir, e insistir.
De todos modos, estoy convencido que tanta mentira, tanta manipulación de la verdad histórica, algún día se volverá contra ellos. Quedarán en evidencia, desnudos, al descubierto. No podrán seguir mintiendo. Quedarán ante el mundo entero como el pueblo más mentiroso de la tierra; el más mentiroso y el más perverso. Perderán todo crédito.
No encontrarás ni uno solo de estos ‘documentales’ sobre el nazismo o sobre la IIGM que refleje los acontecimientos tal y como sucedieron o se fueron desarrollando y que ponga a cada uno en su lugar. Ni uno solo. No encontrarás ni objetividad, ni verdad. Y esto es lo que está por hacerse. Tenemos que usar esas mismas fuentes documentales para poner la historia en pie, simplemente; para contar la verdad.
Las fuentes documentales históricas están, existen. Pero son usadas y montadas perversamente. Advierte los guiones detestables, insidiosos, manipuladores en los documentales que te comento. No hay honestidad en esos intelectuales que callan la boca y pasan de largo ante tanta calumnia, ante tanta difamación, ante tanta mentira. Hay miedo, o connivencia. Estamos ante la banalidad de la mentira, de la injusticia, de la maldad. Es el triunfo de lo peor. Es uno de los períodos más vergonzosos de nuestra historia. Sólo una minoría tiene el valor de enarbolar la verdad histórica arriesgando con ello su prestigio, su trabajo, e incluso su vida. Ésta es nuestra triste realidad.
Lo más absurdo de todo esto es que en blogs que se dicen nacionalsocialistas se le da cabida a estos mismos impresentables ‘montajes’ que te digo como información valida sobre el nazismo y la IIGM. Se hacen eco estúpidamente de la propaganda anti-nazi puesta en circulación por el sionismo y la ‘intelligentsia’ judía para desencaminar, confundir, y desalentar a los ‘puros’. En vez de descalificarlos, y poner sobre aviso a los lectores, los divulgan sin más. Son imbéciles, están locos, o estamos ante webs y blogs puestos en circulación por los mismos judíos –cosa que no me extrañaría. Se diría que se complacen en sembrar la confusión en las filas nacionalsocialistas. Lo cual no deja de ser otra arma de guerra, otra estrategia de dominio. El panorama en nuestras filas no puede ser más caótico, más incoherente, más delirante (esoterismo, magia, ‘paganismo’, supremacismo blanco, extraterrestres, sociedades secretas…). Cualquier cosa antes que el simple conocimiento histórico; antes que la simple y nuda verdad.
*En su momento estuve buscando en internet trabajos relacionados con la cultura en el III Reich. Apenas si encontré algún libro o artículo veraz y objetivo. La inmensa mayoría son textos tendenciosos contra los aspectos más variados de la vida cotidiana en el III Reich (música, literatura, cine, ciencia, pintura, arquitectura, arqueología, ecología…). No te informan, se limitan a criticar, a censurar, a ridiculizar, a demonizar. Y hablamos de historiadores e investigadores, y de revistas o publicaciones académicas especializadas. En este asunto, estas instituciones han perdido toda dignidad profesional. Es una vergüenza. Carecemos de información objetiva sobre el periodo nazi y la IIGM. No encontrarás estudios objetivos sobre la economía, la pedagogía, la ciencia, la filosofía, o la literatura durante el período nazi. Nada. Nada sobre sus logros o sus éxitos en uno u otro campo. Se ha puesto un paréntesis, se ha echado un cerrojo sobre todo ese periodo histórico. Prohibido entrar. Prohibido hablar con seriedad y objetividad de estos temas. Sólo se te permite disparar, destruir, mancillar. Éstas parecen ser las consignas.
Casi la totalidad de lo que circula es pura propaganda de guerra; propaganda anti-nazi, simplemente. La intención es destruir ideológica y moralmente cualquier nacionalismo étnico (no sólo el histórico nazismo), que aparece constantemente malignizado, demonizado, al tiempo que se difunden consignas éticas y políticas trans-nacionales o post-nacionales. Es notoria la saña con la que arremeten contra cualquier intento de construir la identidad a partir del suelo (agricultura, ecología, Darré…), la memoria histórica, o la arqueología. Los autores resultan ser historiadores e investigadores internacionalmente reconocidos. Son los teóricos, la vanguardia ideológica de la internacionalización. Su función es avalar moral e intelectualmente (académicamente) la globalización en marcha. Destruir las barreras étnicas y lingüístico-culturales ancestrales es la meta, acabar con las naciones, con los pueblos históricos.
Lo sepan o no lo sepan, estos ‘intelectuales’ trabajan para el ‘sistema’, para las fuerzas del mal. Se limitan a crear el clima político e ideológico adecuado para la oligarquía financiera internacional (liderada por judíos). Libre flujo de mano de obra y de capitales, pues. Un desarraigo generalizado, planetario, universal. En nombre de la libertad, del progreso, de la democracia, de los derechos humanos…
Por supuesto que de todo lo dicho excluyo a los llamados revisionistas, los únicos historiadores e investigadores serios y veraces, dignos y honestos. No debemos olvidar a unos pocos autores y editores judíos entre estos historiadores e intelectuales revisionistas. Pero, dada nuestra dilatada experiencia con ellos, es legítimo el preguntarnos por sus verdaderas intenciones. ¿Es la patita enharinada; es una puerta que se deja entreabierta?
Hay que decir que las consignas éticas universales que se difunden no son tan universales, son bien particulares, étnicas incluso. Son valores éticos y políticos acuñados por los judíos en los dos últimos siglos (Marx, Boas (el etnocidio teórico), Freud, Adorno, Marcuse, Lévinas, Derrida… son cientos, miles). Valores destructivos que han terminado desfigurando, desvirtuando, transformado nuestras culturas tradicionales, adaptándolas a sus exigencias y necesidades. Son aquellos valores que les permiten establecerse y medrar en cualquier rincón del planeta, sin trabas, sin obstáculos. Y es de lamentar que haya entre nosotros intelectuales que secunden estos ‘ideales’ y ‘valores’ que tan nocivos están resultando para nuestras naciones, nuestra etnia, y nuestras culturas. Estos desgraciados se comportan como enloquecidas células del sistema inmunitario que atacan a su propio organismo (como en el caso del Lupus Eritematoso Sistémico –una enfermedad del sistema auto-inmune).
*Supongo que habrás observado que en los medios de comunicación o en la cultura de masas no circulan documentales, ni información, ni películas, ni nada de nada sobre la llamada revolución rusa, sobre el ‘terror rojo’, sobre el régimen político más criminal de la historia de Europa. No cabe duda que este silencio se debe a que los protagonistas de esta ‘revolución’ fueron en su mayor parte judíos. Fueron judíos, y esto está probado, y muchos de ellos ni siquiera rusos, por lo que me pregunto el por qué se la sigue denominando revolución ‘rusa’, cuando deberían denominarla dictadura judeo-comunista (lo de “dictadura del proletariado” era una mentira nada piadosa). No sólo sus raíces ideológicas eran judías (Marx), también sus actores principales fueron judíos, y fueron los más crueles y fríos criminales de nuestra historia reciente. Las víctimas se cuentan por millones. Afortunadamente contamos con textos (poco menos que prohibidos) sobre esta tenebrosa historia que nos aportan datos y cifras incontestables. El criminal ‘judeo-comunismo’ goza, empero, de libertad y cuenta con numerosos seguidores por nuestras tierras. Nadie se atreve a objetar nada.
Amigo mío, vivimos en un mundo al revés, en un mundo invertido, dislocado, falso, roto, descompuesto, donde lo negro es blanco, y lo blanco es negro.
*Con respecto a tu pregunta te digo que si mi blog tuviera, o hubiera tenido, más repercusión, ya hace tiempo que hubiera desaparecido. Como sabes apenas cuento con seguidores, y sólo unos pocos leen lo que escribo. Si tuviera ‘éxito’ me cerrarían el blog en un instante. Y esto por no hablar de las posibles consecuencias penales y económicas que tendría para mí y para mi familia.
Me arriesgo, ciertamente, pero no veo una manera más digna de vivir. Esto tiene mucho que ver con nuestro compromiso con la justicia y la verdad. Y en esto parece que los aryas tenemos algo que decir. La sangre del viejo Zarathushtra corre por nuestras venas. Él fue el primero de los ‘veraces’; el primero de los amantes y defensores de la verdad; el primero que combatió la mentira y la injusticia. Los aryas seguimos su ejemplo, simplemente. Es cuestión de raza, es cuestión de sangre. No lo podemos evitar. La sangre manda. Nobleza obliga.
Añado que no es sólo este prurito por la justicia y la verdad, pues también nos debemos a nuestro pueblo, a nuestra gente, a nuestros hermanos, tan necesitados de claridad, de luz, y de verdad.
*
Hasta la próxima,

Manu

http://www.larespuestadeeuropa.blogspot.com.es/2015/05/129-carta-un-amigo-sobre-el-estado-de.html

ENTREVISTA A URSULA HAVERBECK

13 JUNIO 2014

He aquí un video que no verán en los medios de comunicación oficiales, ni en los alternativos, a menos que pase primero a través del ciclo de lavado y centrifugado. Frau Ursula Haverbeck, nacida en 1928, es una mujer guerrera de 86 años, que sobrevivió a los terroristas bombardeos aliados, a la embestida rusa de violaciones y saqueos en la frontera oriental de Alemania, a los pogromos y expulsiones anti-alemanas, al Plan de Morgenthau de la posguerra que llevo a cabo una inanición en masa perpetrada contra Alemania, a la esclavitud y el asesinato en masa de los soldados alemanes ya rendidos, así como también al genocidio cultural de la posguerra de la nación alemana por los vencedores.

Frau Haverbeck es una señora bastante intelectual, lúcida y elocuente, que está en un buen estado de salud física y mental. Tiene varios títulos universitarios, incluso en el campo de la Educación. Ella, junto a su difunto marido (un profesor y ex soldado del Frente Oriental) estuvieron en los últimos años muy implicados con movimientos que buscan cuidar el medio ambiente en Alemania y eran activistas para la preservación de la lengua y la cultura alemana.

El 20 de noviembre de 2014, Frau Haverbeck hizo historia al presentar una denuncia penal contra el Consejo Central de los judios en Alemania, bajo el Código Penal alemán S. 344, concerniente a “procesamientos falsos” perpetrados contra los alemanes inocentes en cuanto a su “negación del holocausto”®. El delito de procesamientos falsos se castiga con hasta 10 años de prisión.

Frau Haverbeck ha también dejado claro que los documentos originales del gobierno Nacionalsocialista concernientes a Auschwitz, que habían sido confiscados por la Unión Soviética al término de la guerra, estaban ya en posesión del instituto de historia oficial “Institut für Zeitgeschicht” (Instituto de Historia), y también disponibles al público en general por una suma de €124.00, desde el año 2000. Frau Haverbeck dice que:

“estos documentos indican muy claramente, con lujo de detalles, que el campo de Auschwitz no era un ‘campo de exterminio’, sino más bien un ‘campo de trabajo’ para la industria de la defensa, y por otra parte, que los encargados de su funcionamiento estuvieron bajo órdenes de mantener la salud de los presos a la mayor medida posible, a los efectos de la producción, lo que era esencial para mantener el esfuerzo de guerra… esto es lo que aquellos que trabajaban allí y han sido acusados de crímenes de guerra, siempre han mantenido!

Seguramente a estas alturas, una revisión oficial que abarque estos hechos debería haber tenido lugar y todas las sentencias dictadas contra los llamados ‘negacionistas’ deberían haber sido anuladas, ya que la evidencia que apoya su posición está disponible, pero esto no ha sucedido. Muchos todavía están sentados en la cárcel hasta nuestros días. Esto pone la responsabilidad hacia los acusadores que continúan afirmando que 6 millones de judios fueron exterminados, de mostrarnos en donde está la evidencia física que apoya su afirmación. ¿Dónde está?

Yo y otros hemos solicitado a todos los departamentos de gobierno y ramas de la justicia posibles, y les hemos proporcionado estos documentos, sin embargo, no ha pasado nada. ¡No ha habido ninguna respuesta! La razón debe ser que no tienen respuesta ya que no tienen pruebas, ya que nunca hubo ningún holocausto.

En declaraciones hechas en Núremberg, nadie dio testimonio de la presencia de cámaras de gas, y las confesiones, en particular las de Rudolf Höss, es bien sabido que fueron extraídas a través inimaginables e insoportables torturas, a las que cualquiera habría confesado al asesinato en masa de millones. Ningún testimonio, obtenido por tales medios, como los juristas bien saben, puede ser tomado en cuenta. ¿Por qué es que incluso debería haber una ley como la S. 130 que nos niega la capacidad de cuestionar esto?”

Aproximadamente 2 mil alemanes son condenados cada año en Alemania bajo el Código Penal S.130 por “Negación del Holocausto”®, que se castiga con hasta 5 años de prisión y multas, y también tiene sanciones sociales, ya que los condenados se encuentran luego incapaces de trabajar. El simplemente hacer preguntas sobre estos temas en la Alemania “libre” es castigado con penas de prisión. El presentar pruebas que demuestre lo contrario NO está permitido. También está prohibido en Canadá y muchos países europeos, y próximamente en los Estados Unidos.

Esta mujer vivió en la Alemania Nacionalsocialista de Adolf Hitler, y sabe de lo que está hablando, la siguiente entrevista, subtitulada por el administrador de la grandiosa página Alertajudiada, tuvo lugar el 15 de marzo de esta año (2015), en un programa llamado “Panorama”. Esta mujer, como muchos antes que ella, ha destruido completamente el mito del “holocausto”®, y ha sufrido las consecuencias de hacerlo, a inicios de este mes (junio) la policía allano y saqueo su hogar, junto con las hogares de tres de sus partidarios. De ser condenada estaría enfrentando 5 años de prisión, lo cual a su edad es prácticamente una condena de por vida. La última noticia que tuve sobre este asunto parecía indicar que a fin de cuentas no se le presentaría cargos, pero en la Alemania kosher, los judios siempre obtienen lo que quieren, el tiempo lo dirá todo. Sin más preámbulos, he aquí la entrevista completa y por primera vez subtitulada al español, por AJ.

ENTREVISTA A URSULA HAVERBECK (SUBTÍTULOS ESPAÑOL), POR AJ

===

***

FUENTEs:
http://alertajudiada.com/2015/06/13/entrevista-a-ursula-haverbeck/
https://www.youtube.com/channel/UCCKb0eLk64KZ7u_4k4mdivw

La extrema derecha que gobierna el mundo (3). Los Estados Unidos de América

martes, abril 22, 2014

La extrema derecha que gobierna el mundo (3). Los Estados Unidos de América

El territorio que aloja a ese inmundo montón de escoria denominado Wall Street, epicentro de la opresión planetaria, tiene, a diferencia de la oligarquía, ubicación pública en el mapamundi. Una “nación” sin nombre -simple acrónimo empresarial- que configura, incluso por su forma geográfica, algo así como la pista de aterrizaje de la burbuja financiera. La Franja Aérea núm. 1 de la Oceanía de Orwell en la novela 1984. Voilà los U.S.A.

“Si ciertos actos de violación de tratados son crímenes, se trata de crímenes, sin importar que los cometan Estados Unidos o Alemania. No estamos preparados para estipular una norma de conducta criminal contra otros que no estemos dispuestos a invocar contra nosotros.”

Robert H. Jackson, fiscal jefe durante los juicios de Nüremberg.

Estados Unidos constituye el país de la libertad. Cuando nos invade, domina, explota y adoctrina es que somos… libres. !Tal es la opinión de… -¿lo adivinan?- los Estados Unidos! Y quien disienta de una postura tan razonable como ésta deviene, en determinadas circunstancias, “una amenaza para la seguridad nacional”, de suerte que puede ser exterminado “de forma sabia y justa” como una alimaña. Carece de derechos. Por definición. Lo dice Locke, filósofo fundacional del liberalismo, padre ideológico de la constitución estadounidense.

Tenemos que aceptar el american way of life o arriesgarnos a morir. Esto vale sobre todo para las naciones, pero también, poco a poco, para los grupos, las instituciones y los individuos.

No se trata de una broma. La historia de los gobernantes usacos (Pío Moa) es una narración consistente en:

a/ genocidios: EXTERMINIO SISTEMÁTICO Y PLANIFICADO DE INDIOS PIELES ROJAS

b/ crímenes contra la humanidad: ESCLAVITUD DE LOS AFRICANOS NEGROS

c/ crímenes contra la paz: AGRESIÓN A MÉXICO Y ANEXIÓN DEL 40% DE SU TERRITORIO

d/ crímenes de guerra: HIROSHIMA / NAGASAKI

Uno tras de otro. !Pero se trata de una mera selección para formar una escalera de color! Podríamos intentar, con éxito, un trio de genocidios, un full de crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad y un repóquer de crímenes de guerra. Cada paso en la construcción de la “gran nación americana” incurre en un delito de lesa humanidad tipificado por el Tribunal de Nüremberg. Pero, ¿quién promovió el Tribunal de Nüremberg? Los Estados Unidos de América, !cómo no!

No lo hicieron solos, cierto. Contaron con la inestimable ayuda de una hermanita de la caridad conocida bajo el pseudónimo de José Stalin.

Más estupefaciente todavía es el hecho de que todo el mundo “lo sabe” y, sin embargo, “no importa”. Pues en cuanto empiece a importarte, tío, te juegas la vida. En estos mismos momentos Estados Unidos tiene intervenidas ilegalmente las comunicaciones en medio planeta (NSA) y puede determinar a placer, mediante el uso de drones, el asesinato de cualquier persona molesta dondequiera que se oculte. El nombre de este dispositivo de opresión resulta harto curioso: “mundo libre”. El responsable de tales ejecuciones administrativas a dedo es el presidente del país y, por supuesto, ha recibido el Premio Nobel en justa recompensa.

Un chiste sobre Israel puede ser materia de un delito de “apología del genocidio”. La comisión de un genocidio real, verbi gratia, Vietnam, carece de sanción jurídica. El mundo libre es ansí. Cualquier persona normal entiende esto, ¿verdad?

¿Quién, pues, decide la “importancia” de las ofensas raciales, étnicas o humanitarias? Desde luego, no se trata de establecer un baremo “objetivo”, sino de una ponderación oligárquica, interesada hasta la obscenidad.

Todos los crímenes de masas perpetrados por EEUU pueden catalogarse entre los peores que la historia recuerda, no obstante la historia ha sido escrita por ese gran productor de historias (propaganda, adoctrinamiento y lobotomización espiritual) que es Hollywood.

Emporio del cine, Hollywood (¿radicado también en EEUU?) tiene un papel decisivo en la calificación de la criminalidad o no criminalidad de un exterminio etnicida, de una atrocidad penada por las leyes de la guerra, de una agresión gratuita o expansionista a otro Estado… Aquéllo decisivo no es el hecho en sí, sino la “relevancia”, y tal “caracterización” no se adopta sin permiso de Washington y jamás contra sus intereses.

Estados Unidos es el territorio, poblado de cárceles (=campos de concentración para negros e hispanos) de “lo criminal” por excelencia y, al mismo tiempo, el país impune por excelencia gracias a Hollywood. Es el país que, al crimen y a la impunidad, ha añadido la justificación propagandística de sus tropelías. Las películas estadounidenses son legitimaciones de toda clase de delitos de lesa humanidad, convertidos, siguiendo una extraña lógica de carniceros puritano-corruptos, en actos heroicos. Bravos soldaditos vestidos de azul contra salvajes crueles que sólo se ganaban a pulso su triste fin.

De ahí el asombroso imaginario cultural y popular que posibilita, por ejemplo, hechos como el siguiente: millones de personas de nacionalidad española, francesa, marroquí -o de cualquier país del mundo- adornan inconscientemente y sin una razón concreta sus atuendos particulares con banderas americanas, es decir, con la bandera de otro país. Esto se considera encomiable, comprensible de suyo, patente como la luz del sol… Pues, ¿no son los americanos los salvadores del mundo? ¿No son los más valientes, los más listos, los más guapos, los más buenos?

¿Y quien sostiene “eso”? Casualmente, un vez más, los propios americanos. Será verdad.

Cosa que “nos creemos” los no-americanos. Cosa que hemos interiorizado. Cosa que, en vez de indignarnos, aceptamos sin rechistar a pesar de la evidencia contraria de que quien hablare de sí mismo en tales términos debería parecer, al menos, poco fiable desde el punto de vista de la objetividad más básica.

La ropa viene ya diseñada con las barras y estrellas, y uno simplemente se la compra sin pensar. ¿Haría lo mismo con la bandera de Nigeria o Costa Rica? Por supuesto que no. Mas la bandera norteamericana, que es la bandera de la ignominia contemporánea sin parangón, ha devenido motivo de ostentación en una sociedad cuya esencia se define, precisamente, por el delito oficial, permitido, encorbatado, premiado incluso con galardones de paz o doctorados honoris causa. Una sociedad, la society, cuyas élites y gobernantes son delincuentes. Un país donde la mafia manda. Un Estado que “es” la mafia porque no tiene una mafia, sino que la mafia lo tiene a él: la mafia incrústase en las vísceras del abyecto corpachón de Guachingtón.

Lucir la bandera americana representa, en este “mundo al revés” forjado por la oligarquía asesina anglosajona, una garantía de salud mental, de amplitud de miras, de juvenil promesa…, elevada a categoría estética, moda y signo de estatus existencial. Que las barras y estrellas identifiquen de hecho, en el mundo moderno, el exterminio de un pueblo tras otro, la explotación más cruel, las peores atrocidades y las agresiones impunes a otras naciones (una de ellas España, el “fiel aliado” de sus propios verdugos), todo esto es moralmente -que no cognitivamente- ignorado por unas “multitudes” amorfas que han sido enculturadas en el marketing comercial, cinematográfico y político usaco.

La gran victoria de los EEUU no fue, en una palabra, desde el principio, ocultar sus crímenes, ni siquiera negar que fueran crímenes en cierto sentido, sino convencer a todo bicho viviente -pues de lo contrario el bicho aparecía muerto en un plis plas- de que estamos ante crímenes necesarios, “justos”, inherentes al progreso y al bien de la humanidad. Una jerigonza no muy distinta al lenguaje estalinista, la otra máquina picadora de carne -por supuesto también exonerada- del proyecto moderno.

Resumen:

“El Estado judío no habría nacido sin la expulsión de 700.000 palestinos. Así pues, había que expulsarlos. No había otra opción que expulsar a la población. (…) Tampoco la gran democracia estadounidense se podría haber creado sin la aniquilación de los indios. Hay casos en que el buen fin general justifica los actos implacables y crueles que se cometen en el curso de la historia.”

Benny Morris, historiador israelí

http://web.archive.org/web/20051228175320/www.newleftreview.org/PDFarticles/Spanish/NLR26002.pdf

Sobre la relación entre Estados Unidos e Israel en lo que concierne a las cuestiones abordadas aquí, nos ocuparemos en otra entrada de esta bitácora.

La historia estadounidense como expediente judicial de un criminal en serie

Resumamos el historial delictivo de la nación-delincuente por definición: los Estados Unidos de América.

Los “americanos” (¿?) -es decir, el “pueblo de Dios”- arribaron a América del Norte como inmigrantes y se instalaron en un “territorio ajeno” ya poblado por unos 5 millones de personas, los llamados indios “pieles rojas”. ¿Qué ocurrió? Algo inesperado. El Congreso de los Estados Unidos calificó a los autóctonos amerindios de alimañas (Locke) y autorizó que pudieran ser deportados, saqueados y liquidados. Dicho y hecho. Los indios pieles rojas se desplazaron paulatinamente, a golpe de caballería, hacia el oeste y casi desaparecieron. Todo un pueblo quedó reducido a unos pocos grupos supervivientes residuales. Los correspondientes campos de concentración se denominan reservas.

Así nace el país de la libertad. Su aparición en el mundo queda tipificada bajo dos de las cláusulas del TMI de Nüremberg: genocidio y crímenes contra la humanidad. El genocidio no prescribe. Los EEUU siguen siendo hoy “culpables” según la ley. Y cada presidente de EEUU, junto a su entera administración, hereda del anterior la “imputabilidad” por dichos delitos de dimensiones cósmicas. Capítulo primero.

EEUU es, empero, el país del genocidio por más razones incluso que las expuestas, a saber: porque está ligado estructuralmente al genocidio. No se trata únicamente de un “hecho del pasado” que convenga olvidar. USA es ante todo un dispositivo extractivo. De suerte que, como brazo armado de la oligarquía transnacional, ha continuado cometiendo, convalidando o participando en genocidios (u otros crímenes de masas) que resultan inseparables de la implementación de sus “intereses”, es decir, del negocio. Esta simple constatación histórica permite presumir, sin exageraciones, que EEUU no representa ninguna garantía de paz. Antes bien, el Pentágono necesita la guerra y el exterminio como el aire que respira para vivir “a su manera”. EEUU se prepara para perpetrar nuevas atrocidades en el futuro y constituye, en definitiva, una amenaza universal.

Siguiente capítulo: esclavitud y exterminio de los negros de África.

Habiendo liquidado cristianamente a la población autóctona, Estados Unidos de América, el país del soldado Ryan, tuvo que importar mano de obra esclava para que alguien trabajara en provecho de los “americanos”, es decir, para que sus élites oligárquicas pudieran enriquecerse de lo lindo sin tener que agachar el lomo. Por supuesto, el hecho de que Estados Unidos hubiera enarbolado contra Inglaterra la bandera de la libertad en la Guerra de la Independencia no fue impedimento para que privaran de ella a millones de personas y las obligaran a trabajar contra su voluntad. Un modus operandi harto democrático y liberal, ¿no les parece?

Además, aquellos desgraciados que se resistían a ser explotados como bestias, sin derechos y a la fuerza, eran asesinados in situ. Así es América. Liberal. More Gabriel Albiac (insaciable felador de la “democracia en armas”). También perecieron por millones los esclavos durante el cómodo transporte gratis de un lado al otro del Atlántico, o en los depósitos donde eran “alojados” como mercancía hasta la venta, o a lo largo de su “estresante” vida laboral… El tráfico esclavista incluyó a mujeres y niños. Las cifras de víctimas se cuentan por millones.

La constitución americana utilizó todo tipo de trampas lingüísticas orwellianas para hacer compatible el ideario liberista y la comisión sistemática del crimen. En la actualidad las imposturas prosiguen en orden al reconocimiento de la verdad y a las consecuencias jurídicas que derívanse de la misma:

El debate no está cerrado. Sea como sea, la idea de una reparación moral, más que financiera, recibe hoy el asentimiento de un gran número de estadounidenses. La Conferencia Mundial contra el Racismo, celebrada en Durban (Sudáfica) en septiembre de 2001, ha ido en este sentido, reconociendo que la esclavitud fue un crimen contra la humanidad, y expresando el “pesar” de los países que, de una forma u otra, se habían beneficiado de ella. Sin embargo, Estados Unidos se negó a asociarse a la declaración final, oficialmente para no colocar a Israel y al sionismo en situación de acusados… y quizá también para evitar un debate sobre la esclavitud y sus consecuencias en los propios Estados Unidos -con el alivio de muchos estadounidenses, incluidos dirigentes negros que no estaban de acuerdo con esta cuestión- (Marc Ferro, El libro negro del colonialismo, Madrid, La Esfera de los Libros, 2005, p. 158).

Por tanto, ya tenemos dos delitos tipificados por el TMI de Nüremberg que se pueden aplicar a una parte significativa de sus jueces y fiscales: los estadounidenses. Otra parte de dichos “hombres justos” -antinazis- serían los soviéticos, es decir, como sabemos, unos santos. Pero aquí no toca hablar del comunismo y de sus 100 millones de víctimas. Los liberales occidentales ya han reconocido, en buena hora, que sus antiguos aliados contra el demonio Hitler eran unos criminales. El problema de los ilustradísimos liberales es que no son capaces de “captar”, al parecer, que también ellos tienen las manos manchadas de sangre y que el exterminio forma parte del corazón mismo de la doctrina que reivindican tan ufanos cuan cínicos. Demostraremos esta afirmación en próximas entradas de FILOSOFÍA CRÍTICA.

No se trata precisamente de crímenes de masas de dimensiones medianas o pequeñas, porque difícilmente se detecta, en el mundo moderno, algo equiparable -como no sea bajo el propio comunismo- al genocidio de los indios pieles rojas y la esclavitud de los negros, delitos cometidos ambos por el mismo país y sin asumir ninguna responsabilidad (jurídica, moral, cultural y política) en un plazo de tiempo relativamente breve. O a la vez incluso. Los Estados Unidos de América pretenden, a pesar de ello, seguir dando al mundo lecciones de moralidad democrática. Se contonean chulescamente a guisa de policías planetarios “en defensa de los derechos humanos”. Sus “aliados occidentales” les secundan. Pero esta farsa no puede continuar más. ¿Con qué autoridad ejerce Washington el azucarado papel de santurrones? Por supuesto, quien así cuestione al “país de la libertad” puede ser el siguiente en la lista de bestias fascistas sacrificadas al bien. El señor policía apesta a mierda pero hay que hacer como si el aire estuviera limpio; él te mira a los ojos con fijeza y grita:
-!Respira! ¿Eh que huele a rosas?
-!Claro que sí, señor policía! !Hasta pongo mi nariz en su culo!
A esto se llama ser demócrata en las zonas “liberadas” por el Pentágono.

Tercer Capítulo. Invasión de México. Habiendo exterminado a los autóctonos y forzado esclavos a que trabajaran gratis, matando a la mitad de ellos por el camino, los antepasados de la actual oligarquía decidieron ampliar su territorio. No como el Führer, ese loco, sino mediante el reparto de confeti. Delante tenían a un Estado soberano que no les había dicho ni mu. Pero los USA apelaron a algo tan racional como un “destino manifiesto”, una vieja costumbre oriunda de los tiempos de Jericó. Consideró YHWH que anexionarse el 40% del territorio mexicano era perfectamente coherente con los ideales democráticos, la libertad, la salvación del alma y bla, bla, bla. !Y lo era! Así que los americanos invadieron México y hasta el autor de Das Kapital aplaudió en esta ocasión a los yanquees. A fin de cuentas, los mejicanos eran unos “españoles perezosos” (sic) (los dueños de esclavos, como los actuales “inversores”, eran muy trabajadores, tanto que preferían que otros trabajaran para ellos). Esta invasión pura y simple de una nación soberana pero subdesarrollada parecía que iba en la dirección correcta del progreso. Marx dixit.

Estados Unidos continuó en adelante “liberando” países. El siguiente fue España. Para ello simuló un ataque español a un barco de guerra usaco -el acorazado “Maine”- atracado en el puerto de La Habana. Previamente los oligarcas dieron permiso a la oficialidad blanca, pero los negros que había en el navío no importaban, así que los sacrificaron adrede sin pestañear. Un buen 11-S que terminó con la masacre de la flota española. Ya se sabe, la “justicia infinita” de Bush tiene también estas cosillas.

Así que quedan ya computados tres delitos tipificados por el TMI de Nüremberg: genocidio, crímenes contra la humanidad (en dos ocasiones) y crímenes contra la paz (en otras dos ocasiones).

!Y apenas hemos llegado al siglo XX!

En unos cien años, EEUU vulneró la legislación de Nüremberg en cinco ocasiones por lo menos. Campeonato del mundo de Holocaustos: EEUU, 5-Alemania, 1. A mediados del siglo XIX, Washington estaba perpetrando dos “crímenes de masas” de manera simultánea. Comerse un par de naciones fue cosita de nada, algo así como el postre secular antes del eructito Rothschild de 1913 (fecha de fundación de la Reserva Federal).

No había, en efecto, ninguna razón “democrática”, ni la más pequeña e insignificante coartada moral o jurídica, que justificara la anexión de México y el ataque a España, entre otras decenas de fechorías similares. Por ello las élites yanquees se las inventaron con todo el descaro e inauguraron de este modo el hábito de mentir que las caracteriza hasta la bochornosa comedia de las armas químicas de Saddam Hussein.

Nos falta, para la colección de la galería del horror impune, el peor crimen de guerra de la historia. Así que me saltaré otras hazañas humanitarias (de Filipinas a Vietnam o Iraq), que se suman a las anteriores, y les recordaré a los orgullosos antifascistas “liberales” que no existe, según la legislación de Nüremberg (en el imposible supuesto de que se aplicara de forma honesta), ningún crimen de guerra comparable a las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Se eligió como ofrenda para el holocausto a la población civil japonesa con el fin de ahorrar vidas de soldados americanos, un argumento sencillamente vergonzoso e irracional desde el punto de vista de la legislación de Ginebra (y desde el punto de vista de cualquier reflexión ética, código moral o mero sentido común). Además, las autoridades americanas mintieron incluso en eso, porque el Japón estaba dispuesto ya a rendirse y el uso de la bomba atómica sólo tenía una finalidad política y propagandística: “advertir” a la URSS y demostrar ante los pequeños desafectos el invencible poder del amigo americano. Politiquilla de matón perdonavidas. Los niños japoneses inocentes que perecieron en esa liturgia sacrificial del “pueblo de Dios” (=la oligarquía) fueron objeto de la tecnología de exterminio más sofisticada de la historia. Todavía nadie ha sido capaz de explicarme por qué los EEUU, si pretendían intimidar a sus adversarios, reales o imaginarios, de Moscú, no lanzaron la bomba sobre una isla desierta y fotografiaron sus devastadores efectos. Sigo sin comprender el motivo por el cual había que masacrar a las familias niponas de esa manera tan horrorosa. Y encima una bomba de propina. ¿Por qué, en efecto, Nagasaki suponiendo que cualesquiera de las excusas para Hiroshima fueran válidas? El simple dato “Nagasaki” refuta todos los atenuantes o justificaciones imaginables por nadie que no sea un imbécil o un auténtico sinvergüenza (por ejemplo, Arcadi Espada). La única respuesta a la pregunta que interroga por el Gran Cabrón de Wall Street es que los EEUU estaban actuando como siempre habían actuado desde que una perra los parió por el culo. Nagasaki representaba a la sazón la culminación del proyecto que comenzó (¿comenzó?) con el genocidio de los indios pieles rojas, prosiguió con la esclavitud negra y continuará a sangre y fuego en cuantos lugares la oligarquía tope con alguna resistencia a sus chanchullos de salvación económico-teológicos. Proyecto que, subrayémoslo una vez más, sigue ahí diseñando la próxima atrocidad en cabezas de tarados bíblicos que se consideran “escogidos por Dios”. Y, en fin, con el nuevo caso en el expediente del criminal universal, aparecerá oportunamente el discurso “humanitario y democrático” que legitime ante el mundo la grandeza de la causa y, por el contrario, singularidad de Auschwitz. Amén.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
27 de enero de 2014

Hundimiento de la flota española tras la agresión estadounidense a mi patria. Rajoy olvida, yo no. En memoria de los marineros hispánicos caídos en un inútil y heroico sacrificio.

DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.globalresearch.ca/washington-drives-the-world-toward-war/5366273

Estados Unidos intenta desatar una tercera guerra mundial con Rusia y China y solo sus propios aliados la podrían evitar, según opinión del periodista y analista político Paul Craig Roberts.
“El cambio de la doctrina militar del país, elevándose el estatus de sus armas nucleares desde el de disuasión y represalia al de ataques preventivos, la construcción de bases antimisiles cerca de las fronteras rusas, así como la militarización de las nuevas tecnologías por parte de EE.UU. dejan claro al Gobierno ruso que Washington está preparando un primer ataque contra Rusia”, contó el experto en un artículo publicado por el portal Global Research.
Para no limitarse solo a Rusia, el Gobierno de Obama encontró otro enemigo: China. Washington declaró el mar de China Meridional como una “zona de interés para la seguridad de EE.UU.”.
“Es igual que si China declarara el golfo de México una zona de interés para su seguridad”, comentó el experto, subsecretario del Tesoro del Gobierno de Ronald Reagan. EE.UU. declaró la transferencia del foco estratégico a Asia, lo que supone que el 60% de la Armada estadounidense se desplace hacia la zona de influencia de China.
Simultáneamente, Washington no escatima recursos para mantener bases navales y aéreas en las Filipinas, Corea del Sur, Vietnam, Australia y Tailandia.
Además se ha alineado con los rivales de China en lo que se refiere a varias islas y zonas aéreas disputadas.
“La actitud militar agresiva de Washington hacia Rusia y China indica una extrema confianza en sí mismo, lo que habitualmente lleva a una guerra”, recalcó Roberts.
Si queda alguien para escribir la historia, el régimen de Obama será recordado como régimen que resucitó la Guerra Fría, para cuya finalización se esforzó tanto el expresidente Reagan, y la convirtió en una guerra abierta. A esto se suman sus insinuaciones sobre una amenaza potencial de que Irán obtenga armas nucleares y las afirmaciones de que un ataque preventivo es indispensable ahora mismo.
Pese al cumplimiento por parte de Irán de las condiciones del acuerdo internacional destinado a resolver la crisis sobre el programa nuclear iraní, EE.UU. sigue agravando la situación al aprobar nuevas sanciones contra la república islámica.
“Si queda alguien para escribir la historia, el régimen de Obama será recordado como régimen que resucitó la Guerra Fría, para cuya finalización se esforzó tanto el expresidente Reagan, y la convirtió en una guerra abierta”, dijo Roberts.
El analista subrayó que los ciudadanos estadounidenses tienen poca, si es que tienen realmente alguna, influencia sobre su Gobierno o comprensión de sus planes.
“Además no existe una oposición organizada que podría representar a los ciudadanos que quieran protestar contra la vía que conduce hacia una guerra mundial“, afirmó. Por eso el analista basa su esperanza en los “títeres” europeos y asiáticos de EE.UU., que se arriesgan sin ningún fin, excepto el de favorecer la hegemonía mundial de EE.UU.
Cree que Alemania podría salvar al mundo de una guerra sirviendo, a la vez, a sus propios intereses.
“Lo único que debe hacer Alemania es salir de la UE y de la OTAN. La alianza se desplomaría y su caída acabaría con la ambición hegemónica de Washington”, explicó

Publicado por ENSPO en 3:21 p. m.

===
FUENTE:
http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/01/la-extrema-derecha-que-gobierna-el_21.html

109) Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido

Postcard-2013-Frauen-01File2622(1) - copiaDOMINGO, 13 DE ABRIL DE 2014

109) Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido
Bagatelas para un pueblo masacrado y hundido. (¿Para cuándo una ‘semana santa’ que dé cuenta de “la pasión, muerte, y resurrección de los pueblos aryas”?)

Manu Rodríguez. Desde Europa (12/04/14).

*La realidad ha corroborado los temores y sospechas –las peores previsiones– que los nacionalistas del pasado siglo tenían acerca de los judíos. Ya nadie puede negar el control que estos ejercen sobre el ‘dinero’, los gobiernos, y la opinión pública en buena parte del planeta. Su dominio en estos ámbitos es poco menos que absoluto.
Si la alienación económica es preocupante, la alienación cultural (ideológica, espiritual) resulta verdaderamente inquietante. Es el dominio de las claves culturales (simbólicas) de un pueblo lo que hace posible su ulterior alienación económica, social, política, e incluso racial –los nuevos amos han establecido, contra toda evidencia (aunque ‘científicamente’), la inexistencia de razas o etnias; es el primer paso hacia el mestizaje global.
El grado de alienación de la opinión pública, en todos los estratos sociales y culturales, es asombroso. No son raros los artículos y ensayos donde los autores se preguntan cómo intelectuales de la talla de Heidegger, Schmitt, Céline, o Pound (entre miles otros de mayor o menor importancia) apoyaron la causa fascista o nazi. Se habla de abyección, de aberración, de perversión, de delirio, de paranoia, de locura… de la fascinación del horror, de la banalidad del mal… de mentes enfermas, en definitiva. Todo es poco para intimidar a los posibles buscadores de la verdad, y para evitar la difusión y promoción de tan ‘peligrosos’ ideales (aquí hay que preguntar: ¿peligrosos para quién?). Batallones de sociólogos, filósofos, psicoanalistas, semiólogos, ensayistas de todo tipo… (judíos y no judíos) se encargan de ello.
Excluyo a los judíos en lo que voy a decir, pues estos sí saben lo que hacen. Pero al resto de los críticos del nazismo o fascismo les digo que: ¿No es justamente la talla de estos pensadores y creadores lo que debería disipar vuestra perplejidad? Precisamente las cumbres intelectuales del siglo XX en arte y pensamiento. Lo normal es preguntarse qué podría tener el fascismo o el nazismo (sus verdaderos discursos) para que estos se inclinasen a su favor.
Estos pobres diablos, estos desgraciados, esta tropa de goys (este ganado), estos pseudo-intelectuales de ‘izquierda’, ‘progresistas’, ‘universalistas’, ‘multiculti’… son el producto más acabado de la manipulación (del lavado de cerebros) de los pueblos aryas. Pero, ¿qué podemos esperar de la educación anti-nacionalista, multiétnica y multicultural que recibimos en nuestras escuelas, institutos y universidades desde finales de la IIGM? Por no hablar de los medios de comunicación y de los entretenimientos que nos ofrecen los media –sus poseedores– (cine, prensa, publicaciones de todo tipo, la televisión –con sus informativos, sus tertulias, sus series y documentales, su publicidad…). Es pura propaganda lo que recibimos. En todas partes y en todo momento. Es una atmósfera ideológica y espiritual inmunda, poluta, contaminada… letal para los nacionalistas, abortiva –que procura abortar todo conato de nacionalismo.
(Digamos que los judíos están alterando la atmósfera biosimbólica de las naciones del planeta en su único beneficio. Sólo ellos sobrevivirán en el futuro como pueblo. Esto que digo recuerda a uno de esos espeluznantes relatos de ciencia-ficción (la alteración de la atmósfera del planeta por una especie extraterrestre; por ‘aliens’ venidos de fuera). Pero no hay ficción aquí. Está sucediendo realmente ahora, a nuestro alrededor. Lo estamos viendo con nuestros propios ojos, en nuestros mismos pueblos y ciudades. La degradación de las hasta ahora naciones étnica y culturalmente homogéneas (las naciones blancas en particular). Si todo continúa como hasta ahora, no quedará del árbol de los pueblos y culturas del mundo sino la rama judía, el resto de los pueblos habremos desaparecido.)
El nazismo (el nacionalismo étnico y cultural arya) es el mal. Ésta es la cantinela. Es ‘satán’, es el adversario, el enemigo… Esto, dicho mil veces y de mil formas, ha acabado incrustándose en nuestros cerebros. Cuesta un trabajo ímprobo liberarse de tan omnipresente representación –tan insidiosa; tan enemiga; tan contraria a nuestros propios intereses étnicos y culturales. Son héroes, ciertamente, aquellos que lo consiguen.
Es una vergüenza esto que digo, y dice muy poco a nuestro favor. Habla más bien acerca de nuestra ingenuidad, de nuestra candidez, de nuestra falta de lucidez, de nuestra falta de sentido crítico, de nuestra necedad…; de cuan fácilmente manipulables resultan nuestra gente y nuestros pueblos.
Han conseguido convencernos, estos estafadores, de que aquello que nos está destruyendo, aquello que está acabando con nosotros (con nuestros pueblos), es nuestro bien. No tendremos, empero, ningún futuro si tales discursos continúan prevaleciendo.
Alguien el siglo pasado, creo recordar que Brasillach, hablaba de la ‘revuelta de los nativos, de los indígenas’. Esto es lo que se trata de impedir. Por ello el proceso de adoctrinamiento anti-nazi o antifascista comienza en la misma infancia.
Nosotros los pueblos aryas no tenemos otros enemigos que aquellos que procuran nuestro mal –aquellos que buscan nuestra destrucción. Es esencial para nuestra supervivencia saber detectar al enemigo, saber detectar aquello que nos hace mal. Y combatirlo. Y no otra cosa es lo que hacía y hace el nazismo o el fascismo. El nazismo implica, entre otras cosas, una educación para la salud étnica y cultural de nuestros pueblos. Instruye a nuestros pueblos para detectar al enemigo, y les alienta para combatirlo.
El enemigo no es el otro, cualquier otro, sino únicamente aquel que busca nuestro mal. Simplemente.
El nazismo no combatía (ni combate en la actualidad) contra otros pueblos ni otras culturas o razas, sino únicamente contra los judíos –debido al peso y la influencia económica y cultural que estos tenían, en aquellos momentos, en Alemania y en casi toda Europa. No sólo la industria, la banca o el comercio, también la política, las artes, los medios de comunicación… Todo, prácticamente, estaba en sus manos. La judaización de Europa caminaba a pasos agigantados. (¿No es todo esto, acaso, lo que continuamos viviendo en nuestros días?) Había que librarse de ellos, expulsarlos; purgarse, purificarse. Recuperarse. Reconquistarse. Volver en sí.
La revuelta de los nativos, esto fue lo que sucedió con el nazismo alemán (más que con el fascismo italiano). El renacimiento de los pueblos indígenas europeos desde sus propias fuentes étnicas y culturales. Esto es lo que se pretendía (y se pretende). Y no en otra dirección caminaba la revolución nacionalista germana. Se trataba (y se trata) de la recuperación, de la reconquista de lo nuestro. De volver a tomar las riendas de nuestro destino.
La revuelta de los nativos se hace necesaria también ahora, pues seguimos padeciendo las mismas opresiones y manipulaciones, y el mismo proceso de judaización (no de ‘americanización’, como algunos bobos piensan). La guerra no ha acabado.
La cristianización de los pueblos aryas fue una fatalidad. Ahí comenzó nuestra errancia, nuestro vagabundeo, nuestra deriva; nuestra alienación y exilio espirituales. Desde ese momento perdimos el norte, el camino –nuestro camino. Fue el peor paso que hayamos podido dar en nuestra historia. Aquel error fatal. Ahí comenzamos a ignorarnos a nosotros mismos. La islamización posterior de algunos de nuestros pueblos llovía sobre mojado, e igualmente la judaización de los tiempos que corren. Las ideologías semitas han marcado nuestro destino y gobernado nuestras vidas desde hace casi dos mil años. Llevamos milenios sirviendo a dioses y pueblos extranjeros.
¿Qué pretendía (y pretende) el nacionalismo étnico, y cultural? Justamente acabar con esto –con esta alienación, con este extrañamiento. Acabar con milenios de privación y de exilio –la privación y el exilio del ser (propio).

*El elogio y la recomendación de la mentira, de la violencia y del terror que encontramos en las obras de Lenin, Trotsky y otros judeo-bolcheviques no parecen preocupar a nadie. Las obras de estos ‘estrategas’, de estos inductores al asesinato y la matanza (cuando no ellos mismos verdaderos asesinos) de burgueses y fascistas se siguen reeditando y estudiando, sin censura ni crítica, e incluso a ellos mismos se les sigue exaltando y glorificando en las cuatro esquinas del planeta.
El marxismo y el comunismo con su dosis de destrucción (desde sus orígenes, desde Marx y Engels), así como con sus millones de víctimas –desde la revolución rusa hasta la camboyana de Pol Pot– tampoco parecen sorprender ni escandalizar a nadie. ¿Por qué? Los marxistas y comunistas se pasean impunes, arrogantes, y con la conciencia muy tranquila por todos lados. ¿Cómo es esto posible?
Yo reto a investigadores y curiosos a que rebusquen en los textos de los autores clásicos fascistas o nazis, a ver si encuentran recomendaciones o estrategias semejantes –tan innobles, tan deshonestas, tan terroríficas. Una ‘asociación de malhechores y criminales’ eran los judeo-bolcheviques, una mafia criminal. Nadie les juzgó ni le recriminó en su momento por sus continuados ‘pogroms’ contra los ‘otros’ (realeza, nobleza, clases medias, mandos del ejército, jerarquías eclesiásticas, profesionales de la medicina, del derecho…, campesinos (kulaks), cristianos, rusos blancos (los anti-rojos, la oposición armada), ucranianos…; contra la flor de la gentilidad, sin más). Fueron los nazis, sin embargo, los juzgados bajo acusaciones que no convenían sino a estos judeo-bolcheviques, a esta verdadera “asociación de malhechores y conspiradores” que dominaron el escenario soviético durante al menos sus primeros treinta años. Los tres decenios de terror rojo.
Repito una vez más que mientras los crímenes de los judeo-bolcheviques están contrastados y documentados, para los crímenes atribuidos a los nazis se carecen de pruebas (como es obvio, dado que son crímenes ficticios). La ausencia de pruebas la admiten hasta los técnicos ingenieros encargados por la parte acusadora (judíos) de la cuestión concerniente a las cámaras de gas y otros modos de exterminio (según el ‘testimonio’ de los judíos). El último, R. J. Van Pelt, que intervino en el juicio contra Irving (1998), llegó a reconocer, en entrevistas posteriores al juicio, la casi total ausencia de pruebas (hasta en el 95% de los casos, declaró abiertamente).
Podríamos hablar también de las usurpaciones, de las imposturas, de los crímenes de los demócrata-liberales en todo el planeta –desde su entrada en la IIGM hasta nuestros días.
¿Tenemos que excusar, pues, los genocidios cometidos por los judíos y que aparecen reflejados en su libro sagrado, el lenguaje homicida y los crímenes del judeo-islamismo igualmente patentes en su libro sagrado, o la criminal historia del judeo-mesianismo?
¿Vía libre, entonces, para perseguir y asesinar a los fascistas, así como a los goys, los infieles, o los paganos? Todo parece indicar que de esto se trata. Los nazis somos ahora los nuevos paganos, los nuevos infieles a perseguir. Ciertamente, nosotros no creemos ni en vuestros dioses, ni en vuestras ‘revelaciones’ religiosas, ni en vuestras instituciones democráticas, ni en vuestras “declaraciones o cartas de derechos humanos”… Ya no creemos en vosotros; ya no os concedemos el menor crédito.
Judíos, cristianos, musulmanes, demócratas, comunistas… Todos, parece, pueden matar y quitar de en medio a quien les contradiga o les estorbe. Les excusa la buena intención de su doctrina –su preocupación por la humanidad, dicen. Ellos matan por el bien de la humanidad. Son los crímenes de los ‘buenos’ (en palabras de Bochaca). Perfectamente legítimos y fundados (según las leyes que ellos mismos redactan e imponen).
Muchas y funestas son las ramas del árbol judío: el cristianismo, el islamismo, la vieja (y ya inútil) masonería, el marxismo, el comunismo, la actual economía política (el universalismo, el globalismo demo-liberal); Freud, Boas, Adorno, Marcuse, Derrida… Esta vieja ilustración alemana (año 1944) no da cuenta de todas

La oscura, la siniestra, la sombría, la negra historia de estos miserables. Ellos sí que son la peste, el mal universal. Perversos, crueles, deshonestos, falaces. Ellos sí que son los maestros, los señores de la masacre. Sin la menor duda.
El nazismo germano, más que el fascismo italiano, fue (y es) el único que tuvo (y tiene) el valor de enfrentarse a esta escoria humana, a estos monstruos. Y así nos fue; y así nos va. Pero no está derrotado el nazismo –aún respira, aún vive, aún se mueve.
*Las organizaciones internacionales y transcontinentales que se nos imponen son los instrumentos económicos, jurídicos, y militares que usan los nuevos señores para gobernar el mundo. La ONU, con su Comité de Seguridad, su Fondo Monetario Internacional (FMI), y su Corte Internacional de Justicia (CIJ)…; la Organización del Tratado del Atlántico Norte (la OTAN) verdadero ‘caballo de Troya’ que opera en multitud de países…; la absurda e irrelevante –políticamente hablando– Unión Europea (UE), la ambiciosa Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE, Acta de Helsinki –1975), que cuenta con una particular policía que vela por la ‘pureza’ de las instituciones democráticas y por el cumplimiento de los derechos humanos: la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR –en inglés), creada cuando la “Carta de Paris para una ‘Nueva’ Europa” (1990); la Corte Penal Internacional (CPI), cuyo Estatuto (Estatuto de la Corte, Estatuto de Roma) ha sido firmado pero no ratificado por los Estados Unidos e Israel…
(Esto es lo de siempre: “Haz lo que yo diga, no lo que yo haga.” Esto es: “Obedece mis palabras, no imites mis actos. Nosotros somos el pueblo elegido, a nosotros no nos afecta ley, nosotros imponemos la ley.” La ley no afecta a los señores. Los señores pueden comportarse como les venga en ganas. En esto parece consistir todo.)
Está claro que estamos ante las nuevas tablas de la ley, el nuevo decálogo, el novísimo evangelio –para los pueblos otros.
Organizaciones, Instituciones, Tratados internacionales o supranacionales que no tienen otra finalidad que impedir la soberanía, la independencia, y la libertad de las naciones o Estados parte. Estos dispositivos, estos ‘mecanismos’, son los modernos instrumentos (jurídicos, económicos y militares) represivos y de dominio. Dirigidos fundamentalmente a evitar todo nacionalismo, toda independencia, toda legislación privada de los pueblos, todo desvío de la ‘norma universal’.
El enemigo ya no necesita de sociedades secretas o semi-secretas (masonería u otras) para dominar a nuestros pueblos. Todo lo que precisaba ha logrado introducirlo paulatinamente en nuestras legislaciones (desde la Revolución francesa a nuestros días). Ahora nos rigen leyes ‘universales’ (transétnicas, transculturales, trans-confesionales…). La revolución ideológica (política, cultural…) llevada a cabo, en su origen, para promocionar la integración y la igualdad de los judíos en Francia (que finalmente alcanzaría a toda Europa), en la actualidad favorece a cualquier extranjero recién llegado, venga de donde venga, que acaba gozando (en virtud de esas leyes universales) de los mismos derechos de ciudadanía (políticos y demás) que los autóctonos. Aquella revolución, tan ‘humana’ y tan ‘democrática’, fue el principio del fin para las naciones étnicas ancestrales europeas –y para el resto de las naciones étnicas del planeta, si todo continúa como hasta ahora.
En su momento tendremos que promover referéndums para salir de las organizaciones e instituciones internacionales (ONU, OTAN, OSCE, CPI…). Como hizo Hitler para salir de la Sociedad de Naciones en 1933. Propia legislación, propia constitución, propia regulación… Ejercer plenamente la independencia, la libertad, y la soberanía. Autonomía, autogobierno, autorregulación.
Necesitamos organizaciones e instituciones puramente aryas (étnica y culturalmente aryas), incluidos partidos nacionalistas aryas y sindicatos de trabajadores aryas. Al igual que los vascos, por ejemplo, tienen partidos nacionalistas vascos y sindicatos de trabajadores vascos. Éste es el riguroso nacionalismo que tenemos que practicar.
Ténganse en cuenta los ‘derechos humanos’ relativos a la ‘no-segregación’ o ‘no-discriminación’ que conciernen a los derechos de los extranjeros o emigrantes (judíos, musulmanes asiáticos y africanos, amerindios, chinos…) integrados o asimilados en nuestras naciones y con derechos de ciudadanía y todo lo demás (ellos, y sus familias). Obsérvese ahora la situación (política, económica, jurídica…) en la que quedamos los ‘indígenas’ blancos europeos. Nuestro grado de libertad, independencia o soberanía al respecto es nulo. Tenemos que soportar quietos y en silencio esta riada, este diluvio, esta marea; este tsunami demográfico destructor. Perderemos ‘nuestra tierra, territorios, y recursos’, desapareceremos incluso –en el nombre de los ‘derechos humanos universales’. No sé si podremos usar en su momento la ‘declaración (de las Naciones Unidas) sobre los derechos de los pueblos indígenas’ (en su 107a. sesión plenaria; 13 de septiembre de 2007).
Los señores usan ahora leyes y tratados universales en virtud de los cuales lanzan contra los Estados que les presentan la más mínima oposición sanciones económicas, guerras e invasiones, y juicios a sus presidentes de gobierno o jefes de Estado so pretexto de atentar contra cualquiera de los artículos de las leyes internacionales vigentes (inspiradas en los ‘derechos humanos universales’). Lo llevamos viendo desde finales de la IIGM.
Hasta que punto nuestros juristas siguen siendo deshonestos y falaces puede observarse en la creación de esa Corte Penal Internacional (la ‘Internacional Criminal Court’) en 1998 (Estatuto de Roma), cuyo referente fue aquella farsa del juicio de Núremberg –desde la “Charter of the Nürnberg International Military Tribunal” (Carta de Londres), hasta la “Opinion and Judgment of the International Military Tribunal for the Trial of German Major War Criminals”. Estos últimos textos contienen ni más ni menos que la versión histórica oficial (judía) que nuestros historiadores (y juristas, y políticos) sostienen, explotan, y divulgan hasta el día de hoy acerca de lo sucedido en la Alemania ‘nazi’ y la IIGM. Pueden consultarse las páginas siguientes:
http://derechos.org/nizkor/impu/tpi/eng.html
http://www.icc-cpi.int/EN_Menus/icc/Pages/default.aspx
Recomiendo a los lectores, como contraste, y como catártico, los dos preciosos textos de M. Bardèche sobre los juicios de Núremberg, escritos al filo casi de estos (editados los años 1948-1950).
Todo el arsenal jurídico que nos silencia, nos atenaza y nos impide todo movimiento, y toda defensa, se fundamenta en una mentira; toda esta normativa represiva que tiene a los judíos como autores o instigadores.
Pese a que hubo importantes juristas, historiadores, y militares (altos mandos de los ejércitos aliados) que cuestionaron tanto la veracidad de los testimonios en contra de los acusados, como la legalidad del juicio y sus conclusiones –con su relato final de los sucesos–, resultó ser a la postre la ‘historia’ que hoy se le cuenta a todo el mundo. Los réditos y beneficios que tan inmensa, tan monstruosa, tan criminal estafa han proporcionado a los reales, a los únicos vencedores de la IIGM –una vez más, los judíos– han sido y siguen siendo numerosos y operan aquí y allá –en lo político, en lo jurídico, en lo económico, en ‘seguridad y defensa’…
De aquella farsa surgieron la ONU, (y su ‘Carta de Derechos Humanos’), la OTAN, la OSCE (y su mecanismo de la ‘dimensión humana’ –en la ‘Carta de París para una ‘Nueva’ Europa), la CPI…; surgieron los dispositivos jurídicos, económicos, y militares; los instrumentos, las armas.
Dicho sea de paso, en España estamos viendo en la dos de TVE una serie documental (los jueves, a las veintidós) sobre la IIGM (preguerra, guerra, y postguerra) que sigue al detalle la versión oficial. Puede tomarse como modelo de la misma. No es nueva o reciente, lleva algún tiempo en circulación. Es un verdadero montaje, como todos los documentales que los nuevos señores nos ofrecen al respecto; con todas las medias verdades, con todos los tópicos… Resaltando, como de costumbre, los tan ‘conocidos’ como inverificables crímenes nazis, y ocultando deliberadamente los crímenes de los aliados (los ‘buenos’) –estos, si, perfectamente documentados. Esto es lo que la gente –el pueblo, la mayoría– ‘sabe’ acerca del período nazi y la IIGM.
¿Cuántas veces la habrán proyectado o emitido; durante cuánto la proyectarán todavía? Tantas veces y tanto tiempo como lo necesiten, amigo. Es propaganda de guerra. Se trata de frustrar el nacimiento de los nacionalismos, de abortar todo conato; de impedir, antes de que nazcan, que salgan a la luz. De matar en la cuna, llegado el caso, a los recién nacidos. Lo estamos viendo en la guerra sucia que se sostiene contra todo partido nacional socialista o revolucionario, por pequeño e insignificante que éste sea –lo último, lo sucedido con Amanecer Dorado en Grecia. Basta con levantar la acusación de ‘nazismo’, y las connotaciones que tal término tiene, en la ‘neolengua’ (en el nuevo orden mundial), harán el resto: asociación de malhechores, conspiradores, racistas, causantes de la IIGM, imperialistas que pretendían conquistar toda Europa, genocidas, asesinos de masas…
Lo que la mayoría de la gente sabe y dice acerca del nazismo no tiene otro fundamento que la idea (o la imagen) que le ha proporcionado el enemigo. No buscan información más allá; son crédulos, confiados; o perezosos, indolentes; o simplemente venales. No son pocos los que están de buena fe con el enemigo, los que creen en sus ‘causas’, y las siguen: anti-fascistas, anti-nacionalistas, universalistas, altruistas, amantes de las fronteras abiertas, del mestizaje, de los derechos humanos para todos… Generalmente agrupados en asociaciones transnacionales. Resulta que lo que se le escapa al ojo del enemigo, se lo soplan estas “organizaciones (internacionales) no gubernamentales”: hacen labor policial, persiguen y denuncian, ante Cortes y Tribunales Internacionales, las infracciones –los ‘pecados’ contra la ‘ley’– en todos los rincones del planeta. Rodean, unos y otros, el mundo entero –el ojo del amo, y sus soplones (conscientes o inconscientes.)
Es lo primero que hay que aclarar. Lo primero con lo que hay que enfrentarse es con esa mentira histórica que afecta de tantas maneras a todos los europeos, y a todos los pueblos blancos en general (aunque no olvido a los japoneses, víctimas ellos también de los ‘buenos’). Nosotros, los pueblos blancos, somos los principales perdedores en esta guerra. No sólo los alemanes y sus colaboradores (los famosos “collabos” franceses, belgas…) sufrieron humillantes y horribles derrotas. La guerra contra nuestros pueblos no terminará hasta nuestra total aniquilación, o hasta nuestra definitiva victoria. Por cierto, nunca hubo postguerra. Seguimos estando en guerra.
Citando a Bardèche: “no importa lo que seamos en realidad, lo que importa es la imagen que de nosotros se ofrece”. La imagen infame que de nosotros ofrece el enemigo. Esto es lo que hay que combatir. Esa difamación. Negar esa negación, esa imagen negativa. Es un combate del que sólo saldremos victoriosos mediante la verdad. Ése es nuestro camino, el camino arya; el camino de la verdad.
A mi manera de ver, el debate no está, como precisaba Serge Thion, entre la verdad histórica y la verdad política, sino entre la verdad histórica y la mentira política (la historia que nos cuentan acerca del período nazi y la IIGM). También tenemos oposición entre la verdad científica y la mentira política (la cuestión de la inexistencia de las razas o etnias, entre otras). Con la cuestión de la raza se pretende, antes que nada, anular el poder místico, sublime, explosivo, que mostró en su momento el nacionalismo arya. Esto es un signo nada más que de su temor, el temor del enemigo a la potencia arya.
Yo añadiría a todo esto que, en lo que a nosotros concierne (nuestra cultura, nuestra historia, nuestro derecho…), la lucha se establece entre la verdad pura y simple, y la mentira política. Hasta ahora la mentira política se impone sobre la historia, la ciencia, el derecho, la economía, la psicología… La verdad, en cualquier campo, ni le importa ni le preocupa al enemigo, lo único que le importa o preocupa al enemigo es conservar la preeminencia y el poder conseguidos con tan malas artes desde la IIGM (y gracias a ella, me atrevo a decir).
El arma del enemigo es tanto más poderosa, o al menos así lo parece. Esa arma es la mentira, pura y simplemente. El señor de los medios de comunicación todos, de la información en general, diseña escrupulosamente la opinión pública por generaciones; impone de mil maneras su historia, su discurso, su fabula, su mentira. Esa batalla la tiene ganada, por ahora. Tenemos a casi toda la opinión pública de nuestros países en contra –a hombres y mujeres; a niños, jóvenes, adultos, y ancianos.
Nosotros no sólo combatimos por el conjunto de los pueblos blancos, también combatimos por la verdad. Es una guerra trascendental ésta que vivimos. Es una verdadera cruzada –la cruzada de los pueblos aryas, la cruzada de la swástica.

Somos la tropa de choque, la vanguardia de una lucha que devendrá planetaria, universal. Estamos comprometidos en una guerra que afectará a todos los pueblos –al futuro de todos. Se trata de si conservaremos o no nuestras señas de identidad biosimbólicas, de si perduraremos o no. Es un “ser o no ser” que, tarde o temprano, convocará a todos y cada uno de los diferentes grupos etno-culturales del planeta.
*
Saludos y hasta la próxima,
Manu

PUBLICADO POR MANU RODRÍGUEZ EN 10:23
1 COMENTARIO:

Dagdiano15 de abril de 2014, 5:29
Querido amigo Manu, no debe cundir el desámimo, o el desasosiego en nuestras huestes. Cierto que en España somos cuatro y descoexionados, los partidarios del nacionalismo arya, del auténtico, del no contaminado por el cristianismo. En el resto de la magna europa hay muchísimos más, que desean y ponen ardor para preparar el camino a la llegada del cuarto Reich. Al final, la vieja religión, la religión de la naturaleza, la vital, prevalecerá, y ésta triada de religiones antivida, nihilistas (me refiero a las tres principales monoteistas) sucumbirán y ocuparán un espacio en el olvido, en la nada, de la que nunca debieron salir. Efectivamente, el marxismo, el socialismo materialista, campa a sus anchas en la vida cotidiana, se nos quiere presentar como la alternativa al capitalismo, al neoliberalismo, está diseñado para eso, para reportar rentabilidad a la élite mundial, en el sentido que, como ideología llevada a la práctica, es un auténtico desastre; lo vimos en las economías planificadas del pasado, URSS, China, y lo estamos víendo en la actualidad, en países como Cuba y Venezuela.A las élites les interesa la existencia de ese tipo de regímenes para que la gente vea que esa es la única y triste alternativa al neoliberalismo o capitalismo. Incluso en España lo vemos y padecemos en nuestra propia comunidad autónoma, otro nefasto invento democrático, lo de las autonomías, por cierto. Además de ser pésimos gestores, llevan lo del “internacionalismo” a sus últimas consecuencias.

===

FUENTE:
http://www.larespuestadeeuropa.blogspot.com.es/2014/04/109-bagatelas-para-un-pueblo-masacrado.html
===