HIROSHIMA, GOLPEANDO A UN ENEMIGO DERROTADO

viernes, 22 de febrero de 2008

HIROSHIMA, GOLPEANDO A UN ENEMIGO DERROTADO

La inmensa mayoria de la opinion publica aun cree que la decision de lanzar un ataque nuclear sobre Japon se realizo para evitar la innecesaria perdida de millones de vidas entre ambos contendientes. Pero hoy en dia existen pruebas evidentes de que Japon ofrecio su rendicion seis meses antes de que el Presidente Truman “ofreciera” al publico la version de que el ataque nuclear sobre Japon era algo “necesario”.
En Enero de 1945, los japoneses ya sabian que la guerra estaba perdida, de hecho estaban tan convencidos que las condiciones ofrecidas en aquel momento a los americanos, eran casi identicas a las aceptadas en Agosto de ese mismo año, despues de meses de sangrientos combates a lo largo del Pacifico y dos ataques nucleares sobre suelo japones. Habia muchas probabilidades de que la guerra hubiera terminado, a lo sumo, en Febrero o Marzo, y ademas con la rendicion incondicional de Japon. Pero, ¿Que datos conocemos para apoyar esta, para mucha gente, increible situacion?.
Dos dias antes de viajar hacia Yalta, el Presidente Roosevelt recibio de manos del general MacArthur una propuesta de paz y con unas condiciones practicamente identicas a las aceptadas por Japon en Agosto de 1945. El documento presentado por MacArthur se habia confeccionado a partir de cinco documentos diferentes, dos de los cuales habian sido entregados a los americanos y tres que los habian sido a los ingleses. Todos estos documentos habian sido entregados por altos cargos del gobierno japones que actuaban directamente en nombre del Emperados Hiro-Hito. El general MacArthur insto al Presidente Roosevelt a iniciar inmediatamente negociaciones de paz, sobre la base de las ofertas recibidas, y le adviritio en contra de cualquier tipo de intervencion o injerencia sovietica en la guerra del Pacifico. Roosevelt rechazo el consejo de MacArthur, y arrojo una informacion de vital importancia a la basura con la observacion: “MacArthur es el mejor de nuestros generales, y el peor de nuestros politicos”. Unos dias despues, en Yalta, Roosevelt garantizaria a la Union Sovietica una posicion de privilegio en Asia y le permitiria jugar un papel crucial en la victoria comunista en China. Mientras, la sangrienta guerra en el Pacifico continuaria durante otros seis meses de “gloriosas victorias” sin ningun tipo de necesidad militar. Los terminos presentados por Japon a finales de Enero de 1945, fueron las siguientes:

1.- Rendicion completa de todas las fuerzas japonesas en el mar, el aire, en Japon y en todas las posesiones y paises ocupados.
2.- Entrega de todas las armas y municiones.
3.- Ocupacion de Japon y todas sus posesiones por tropas aliadas bajo supervision estadounidense.
4.- Renuncia por parte de Japon a Manchuria, Corea y Formosa, a si como a todos los territorios ocupados durante la guerra.
5.- Control de la industria japonesa para impedir la fabricacion presente y futura de material de guerra.
6.- Entrega de los criminales de guerra que se soliciten.
7.- Entrega de todos los prisioneros de guerra y ciudadanos extranjeros que Japon mantenia bajo su custodia.

El gobierno de los EE.UU. jamas hizo publica esta extraordinaria propuesta, y se sabe que esta recorrio algunos de los despachos de mas alto rango del ejercito y la marina en Washington, provocando una gran ansiedad entre quienes la leyeron a causa de todo lo que poco despues paso en Yalta. Fueron muchos los que rogaron que el documento presentado por MacArthur no fuera destruido por el propio Roosevelt o por alguno de sus asociados o simplemente ocultado al publico durante decadas bajo el sello de “Secreto”. Fue asi como “alguien” llamo a Walter Trohan del “Chicago Tribune” y le dio una copia exacta de la propuesta japonesa, con la condicion de que no podria hacerla publica hasta el fin de la guerra. Trohan cumplio su promesa, hasta el domingo siguiente al dia de la victoria sobre Japon, 19 de Agosto de 1945. La propuesta fue publicada en el “Chicago Tribune” y en el “The Washington Times-Herald”. A pesar de lo sensacional de la noticia, el articulo de Trohan no fue publicado por ningun periodico de tirada nacional ni mencionado por la prensa extranjera.
La autenticidad del articulo de Trohan nunca fue discutida por la Casa Blanca ni por el Departamento de Estado, y por una muy buena razon. Despues de su regreso de la Guerra de Corea, en 1951, el general MacArthur le confirmo al ex-Presidente Herbert Hoover la total exactitud del articulo de Trohan. Por lo tanto existen pruebas de que antes de la Conferencia de Yalta, el Presidente Roosevelt sabia que Japon estaba dispuesto a rendirse y de forma practicamente incondicional, igual que en Agosto. Esto hecha por el suelo la afirmacion del Presidente Truman, y su equipo, de que el ataque nuclear era “urgente y necesario”, seis meses despues de que los japoneses ya hubiesen ofrecido su rendicion y cuando se encontraban aun mas debilitados y ansiosos por conseguir la paz que en Enero.
Para Febrero de 1945 era evidente que no existia la necesidad de continuar con la sangrienta guerra en el Pacifico, y menos aun cuando existia un autentico deseo por parte japonesa de acabar con el conflicto y asumir su derrota. Ademas resulta obvio que cualquier demora en la guerra, debido a unas posibles negociaciones, hubiera beneficiado a los EE.UU., que iban ganando fuerza dia a dia, mientras que los japoneses veian, igualmente, como su poder se desvanecia debido a una alarmante falta de recursos y materias primas. Pero pese a todo, Roosevelt no hizo ni el menor intento de iniciar una negociacion, al contrario, su rechazo a la propuesta entregada por MacArthur obligo a los EE.UU. a librar las terribles batallas de Okinawa e Iwo-Jima, entre otros costosos enfrentamientos, contra las desesperadas fuerzas japonesas.
En su lugar, Roosevelt aprovecho la Conferencia de Yalta para invitar, casi a sobornar con material y territorios, a Stalin, para que entrara en guerra contra Japon, decision que traeria, con el tiempo, desastrosas consecuencias geopoliticas para los propios EE.UU.. Sin embargo Rusia esperaria hasta el 8 de Agosto, dos dias despues del ataque contra Hiroshima, para romper hostilidades con los japoneses. Stalin simplemente espero a que la guerra hubiese terminado, para recoger el botin asiatico que, tanto Roosevelt como Churchill, practicamente le habian obligado a aceptar en Yalta.
Pero la propuesta presentada por MacArthur a Roosevelt no fue la unica prueba del deseo de los japoneses por alcanzar la paz, y de la forma mas humillante, a partir de Enero de 1945. El almirante Ellis M. Zacharias, del Servicio de Inteligencia de la Armada de los EE.UU., en su libro, “Misiones secretas”, y en un, incluso mas sensacional articulo, en la revista “Look”, cuenta como los servicios de inteligencia estaban al tanto de la desesperada condicion y el genuino deseo de paz de los japoneses y como tambien hubo otras “filtraciones”, provenientes de rusos y chinos. Pero toda esa informacion no causo ningun efecto aparente en el Presidente Roosevelt, ni en su sucesor, Truman, el cual tambien tenia conocimiento de la propuesta presentada por MacArthur. Pese a ello, Truman siempre dio a entender que desconocia la realidad de la situacion del Japon y su deseo, casi necesidad, de alcanzar la paz, lo que no deja de ser extraño siendo el “Presidente”.
Una gran cantidad de expertos e historiadores han estudiado la decision de Truman de lanzar los ataques sobre Japon, que se hicieron bajo la premisa de “salvar vidas”, y han llegado a la conclusion de que esa premisa no podia ser mas erronea. A principios de 1946, el propio Mando de Bombardeo Estrategico de los EE.UU. reconocia en un informe oficial que: “Los ataques contra Hiroshima y Nagasaki no derrotaron a Japon. Los testimonios de sus lideres nos muestran que no influyeron en lo mas minimo en su decision de rendirse incondicionalmente”. El motivo de la rendicion incondicional japonesa fue el colapso de su poder militar, debido a la escasez de todo tipo de recursos, especialmente petroleo, que les llevo a reconocer que la resistencia era inutil. Tal y como resume el Mando de Bombardeo Estrategico: “Japon se hubiera rendido, incluso sin bombas atomicas, incluso si los sovieticos no le declaran la guerra, e incluso sin una invasion del propio territorio japones”.
Quizas el hecho mas sorprendente aceptado por los investigadores, desde el fin de la 2ª Guerra Mundial, sea el de que el verdadero proposito del lanzamiento de las bombas atomicas no era militar, si no diplomatico y el verdadero objetivo la Union Sovietica y no Japon. Esto ya fue sugerido por Norman Cousins y Thomas K. Finletter en un articulo en el “The Saturday Review of Literature” del 15 de Junio de 1946, y fue mas explicitamente confirmado por el fisico atomico ingles P.M.S. Blackett. El eminente financiero Robert R. Young, dijo directamente que este era el motivo en un articulo tambien publicado en el “The Saturday Review of Literature”, el 8 de Marzo de 1947. Al principio no fueron pocos los que tomaron estas afirmaciones como meras fantasias pese a que ciertas revelaciones, mas o menos oficiales, hacian apuntar en esa direccion. En 1954 el profesor Richard N. Current afirmaba en su libro sobre el Secretario de Guerra Henry L. Stimson que era “la Union Sovietica y no Japon el objetivo de la bomba atomica” y que esta era una forma de “darle a las democracias un muy necesario “igualizador” contra el poder del coloso Comunista en la posguerra”.
Posteriores estudios han confirmado estas afirmaciones. Dicen que Stalin se lo tomo por ese lado y fechan el verdadero inicio de la Guerra Fria en el momento en que este recibio la confirmacion del ataque nuclear, poco antes de la Conferencia de Postdam. Si esta interpretacion de las razones para el ataque es la correcta, quiere decir que decenas de miles de japoneses fueron abrasados en Hiroshima y en Nagasaki, literalmente sacrificados, no para alcanzar la paz o para salvar la vida de soldados americanos y otros civiles japoneses, si no para permitir a los diplomaticos estadounidenses tratar “de tu a tu” a sus equivalentes sovieticos. Evidentemente no solo se puede poner en duda la “humanidad” de esta decision, si no incluso sus resultados politicos y militares. Como el propio profesor Current observa : “Si el proposito era realmente darle el jaque a los sovieticos en Asia, la destruccion de su enemigo historico en la region puede ser visto, de forma retrospectiva, como una extraña forma de conseguirlo. Una paz conseguida rapidamente, en vez de una completa humillacion, hubiera sido mas sensato y oportuno”.
El Presidente Truman tambien alego en su descargo las declaraciones realizadas por los expertos de la Armada y el Ejercito, como el general Marshall, durante la Conferencia de Yalta, en el sentido de que Japon solo podria ser puesto de rodillas mediante un asalto frontal a las islas principales y que para conseguir esa victoria era necesario meter a Rusia en esta parte de la guerra. Pero ahora esta claro que esas declaraciones no prueban que la decision de Truman fuera acertada, solo nos muestran lo erroneas que eran las posturas mantenidas durante la Conferencia de Yalta. Es mas, Roosevelt habia leido la propuesta presentada por MacArthur antes de acudir a la conferencia, por lo que sabia hasta que punto eran equivocadas las opiniones alli vertidas al respecto. La veracidad de la afirmacion realizada por el Secretario Stimson y por varios miembros de su departamento, durante el verano de 1945, de que Japon solo podria ser derrotado mediante una invasion o un ataque atomico podria haberse probado si el Presidente Truman hubiese iniciado unas honestas negociaciones de paz con los japoneses, sobre las bases de la propuesta de MacArthur de finales de Enero de 1945. Finalmente y casi como ultima excusa el Presidente llego a aludir a la causa inicial de la guerra afirmando que: “La necesidad de tomar esta fatidica decision (el ataque atomico), por supuesto, nunca se habria planteado si los japoneses no nos hubiesen atacados por la espalda en Pearl Harbor, en Diciembre de 1941”.
Evidentemente el Presidente Truman nunca tuvo demasiado interes por la historia y en especial por determinados hechos historicos. Pero alguien podria haberle indicado que, ya en aquel tiempo, habia una gran cantidad de material sobre el ataque a Pearl Harbor que merecia un examen muy cuidadoso. Este material, a dia de hoy, nos deja claro que el Presidente Roosevelt, por lo menos, le pego unas cuantas patadas a los japoneses en las espinillas, ato las manos de su propio pais y despues le hizo darse la vuelta para que, un bastante enfadado Japon, le atacara por la espalda.
Pero incluso, si uno tomara la mas hostil y agresiva actitud hacia Japon y su ataque a Pearl Harbor, incluyendo la cantinela del Presidente Roosevelt sobre “el Dia de la Infamia”, como excusa para tan salvajes ataques, la respuesta del alcalde de Hiroshima al Presidente Truman no podria dejar de parecernos devastadora:

“Si tomo su decision sobre la base del ataque por sorpresa de la Armada Imperial del Japon contra sus soldados e instalaciones militares (Pearl Harbor), ¿Por que no pudo escoger usted una base militar como objetivo?. Usted cometio la atroz masacre de 200.000 civiles como venganza, y todavia trata de justificarlo”.

Publicado por El Hermenauta en 00:56

FUENTE:
http://lahistorianoesblancaonegra.blogspot.com.es/2008/02/hiroshima-golpeando-un-enemigo.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s