Israel gaseó al pueblo sirio

viernes, agosto 30, 2013

Israel gaseó al pueblo sirio

Israel, un Estado estructuralmente criminal y de extrema derecha, ha gaseado al pueblo sirio.

El verdadero responsable del crimen de Damasco tiene un nombre: Benjamin Netanyahu. Su cómplice, Barack Obama, el “mestizo universal”, es sólo un testaferro de Sión que obedecerá al lobby -la secta- como un muñeco sin atender a razones, pruebas o fundamentos de ningún tipo.

Israel fue el principal beneficiario del atentado del 11-S a las Torres Gemelas. Gracias al espectacular efecto mediático y propagandístico de las imágenes, la política de erección de la Eretz Israel pasó de la fase sionista a la propiamente
mesiánica.

Todos y cada uno de los acontecimientos acaecidos desde entonces en Oriente Medio apuntan en la misma dirección. No se trata jamás de debilitar al “integrismo islámico”, como preténdese con el falaz discurso de la “guerra contra el terror”, sino más bien de neutralizar de antemano los posibles obstáculos de Tel Aviv en la realización de su proyecto racista y supremacista de dominación universal.

Y ese proyecto pasa necesariamente por la Eretz Israel del Éufrates al Nilo y con capital en Jerusalén.

Evidentemente, no pretendemos que agentes del Mossad estrellaran los aviones contra los simbólicos edificios neoyorkinos. Creemos que fue un grupo de mercenarios integristas oriundos de Arabia Saudí (quienes, por otro lado, seguramente ni siquiera sabían para quién trabajaban en realidad) el que ofendió el corazón infantil de las masas yanquees con oportuna destreza.

Se acusó a Osama bin Laden del crimen y posteriormente, ejecutado en una acción totalmente incompatible con cualquier noción democrática de justicia, desapareció su supuesto cadáver en condiciones de sospechosa alegalidad forense.

Las contradicciones en la versión oficial del atentado del 11-S son tan apabullantes que han dado lugar a una ingente literatura crítica. No vamos a entrar aquí en los detalles del asunto. Sin embargo, aquello que nadie discutirá es que el 11-S dio alas a una determinada política occidental que incluye la “agresión humanitaria” a naciones cuya relación con el 11-S o el integrismo islámico de Al-Qaeda es y ha sido siempre completamente nula.

Fue el caso del Iraq de Saddam Hussein, un régimen que molestaba únicamente a Israel, pero que nada había tenido que ver con los hechos del WTC. La excusa que se utilizó para la invasión fue la existencia de armas de destrucción masiva, información que a posteriori se ha demostrado bochornosamente falsa. Los aliados occidentales, hoy lo sabemos ya con total certeza, inventaron un casus belli que justificara actuaciones contrarias a la legalidad internacional y que formalmente constituyen un crimen contra la paz, tipificado por el Tribunal Militar Internacional de Nüremberg, con un mínimo de 100.000 víctimas civiles iraquíes.

Iraq, Libia, Siria e Irán

Gracias a las invasiones de Iraq y la previa “liberación” de Afganistán, los aliados colocaron sus fuerzas militares a ambos lados, este y oeste, de las fronteras de Irán, el principal adversario de Israel en la zona. Posteriormente fue derrocado, gracias a una nueva intervención occidental, otro régimen nacionalista árabe, el de Gadaffi, y se ha podido comprobar que los integristas islámicos de Al-Qaeda han funcionado objetivamente en demasiados sitios como agentes provocadores y peones de esta política imperialista.

No es ningún secreto que la destrucción de Irán, Estado que niega la veracidad de la narración oficial del Holocausto y que, por ende, ridiculiza esta “religión cívica mundial” impuesta por ley bajo amenaza de encarcelamiento, explicaría coherentemente todas y cada una de las “jugadas” realizadas en los últimos años en el tablero geoestratégico internacional.

La política estadounidense está al servicio de Israel incluso a costa de los intereses de las multitudes americanas y el propio Estado yanquee. ¿Puede alguien poner en duda esta ya generalizada percepción de quienes conservan todavía (y sobre todo en la red) una actitud crítica?

Obama insiste en atacar Siria sin necesidad de aportar prueba alguna de la responsabilidad del régimen de Bashar el-Assad y con todos los indicios en contra. En consecuencia, la experiencia y el simple sentido común nos indican que estamos, más que probablemente, ante un fraude similar al de las armas de destrucción masiva iraquíes.

Las Torres Gemelas fueron atacadas para incendiar el ánimo de la opinión pública norteamericana, suspender el Estado de Derecho, apoyar con sangre y dinero de Washington la aventura mesiánica israelí y engrasar la maquinaria de negocios/poder de las industrias de guerra correspondientes, por no hablar de los intereses de la alta finanza, el lobby sionista, que se enriquece con el saqueo del planeta entero.

El caso sirio forma parte de idéntico escenario. ¿Podría ser de otra manera?

Israel acaba de gasear al pueblo sirio

La pregunta de quién es el responsable último del ataque químico a Damasco tiene la misma respuesta que la pregunta sobre el verdadero cerebro “X” del 11-S. La X = ultraderecha judía. No importa que las armas se las haya proporcionado Arabia Saudí a los perpetradores. El régimen integrista es un socio fiel de EEUU y en Washington es el lobby sionista el que decide la política exterior norteamericana. En otras palabras: resulta impensable que Arabia Saudí haya actuado aquí sin el consentimiento de Estados Unidos y, por lo tanto, del propio Estado de Israel.

Existe una responsabilidad directa de los “rebeldes” (¿?) de Al-Qaeda que han arrojado físicamente las armas químicas sobre civiles indefensos, pero existe también una responsabilidad política -y penal- de los verdaderos promotores del exterminio.

Israel ha gaseado al pueblo sirio. Estados Unidos pretende ahora, como siempre, emprender las correspondientes operaciones humanitarias de liquidación de una nación soberana (que ése es su verdadero crimen: resistir a la secta), las cuales precederán a la destrucción de Irán como país independiente.

Cuando hablamos de los EEUU siempre asistimos a la misma historia hollywoodiense, repetida multitud de veces con pequeñas variaciones en el guión. Hay que ganar primero la batalla de la opinión pública, de la moral y del derecho cristiano-burgueses para luego poder triunfar en la esfera estrictamente militar. Democracia, derechos humanos, imágenes desgarradoras de la crueldad inhumana del adversario, etc., preceden de manera inevitable a las fechorías genocidas aliadas.

Nadie con dos dedos de frente puede ya engañarse sobre lo que se cuece en Oriente Medio desde hace décadas. Israel tiene, gracias a “el Holocausto”, la autorización tácita para torturar y asesinar a placer; la ONU mirará hacia otro lado tras (en el mejor de los casos) la hipócrita, inocua y estéril “condena” de rigor. Estados Unidos, el brazo económico y militar de Israel, actuará a continuación, de forma inexorable, como “legalidad de facto” que no necesita para nada de la legitimación de los organismos internacionales y que nunca, y esto sin excepción, deja de abonar los intereses de los mismos grupos y dispositivos de poder de la oligarquía (filo)sionista.

Estados Unidos no es una nación, sino un conglomerado mestizo anacional que provee de sangre y trabajo para la glorificación mesiánica del pueblo escogido. Tales son las consecuencias del “cristianismo” tras milenios de aculturación masiva. Los mercenarios del Sanedrín Financiero Internacional ostentan todos los colores de piel, lenguas e idearios; en realidad, no tienen patria y su única idea fija es el “antifascismo”. De ahí que el verdadero enemigo político real del sionismo sea el nacionalismo revolucionario (anti-oligárquico) de los pueblos “gentiles”. Tanto el presunto “pueblo de dios” cristiano o católico como la umma musulmana son ya fabricaciones judeomórficas anacionales que funcionan como ácido corrosivo de las patrias ontológicas.

Del crisol multirracial tienen que nacer, así, muchos clones de Obama. Pues en el imaginario ultranacionalista judío sólo podrán existir cuatro clases de personas: 1/ los mestizos apátridas, esclavos más o menos explícitos del pueblo elegido; 2/ los colaboradores voluntarios (sionistas cristianos, entre otros grupos abrahamánicos/noájidas); 3/ los nacionalistas judíos, la raza superior. Frente a este bloque, un enemigo: 4/ los “fascistas”, que así serán calificados, no sin parte de razón, todos los opositores abiertos y desafectos al proyecto mesiánico.

Hoy es Siria, mañana puede ser cualquier país soberano que no se someta a los dictados de Sión.

Las naciones “gentiles” deben despertar del sueño religioso que las ha narcotizado durante milenios y volver a la realidad, a la verdad, es decir, a Grecia. El irracionalismo, en todas sus formas religiosas, es el veneno por donde se nos inocula “el individuo absoluto” (y su “vida eterna”), es decir, el fundamento metafísico de la traición a la patria.

De este acto puramente interno y espiritual de liberación -que niega a Yahvé, la resurrección de Cristo y la narración oficial de “el Holocausto” de una sola tacada- depende nuestra auténtica capacidad de resistencia política contra el opresor oligárquico.

Quien quiera oír, oiga.

La Marca Hispànica
30 de agosto de 2013

DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.voltairenet.org/article179987.html

Según el sitio web de la revista Foreign Policy del 28 de agosto de 2013, la NSA (National Security Agency estadounidense) había interceptado las comunicaciones entre el jefe de la unidad siria de armas químicas y un alto responsable del ministerio sirio de Defensa, totalmente horrorizado este último después del ataque químico que costó la vida a 1 429 personas [1].
Esa información, ampliamente divulgada por la prensa atlantista, ayudó a consolidar la aparente convicción de los occidentales sobre la culpabilidad de Siria.
Pero la fuente de esa maniobra de intoxicación o desinformación no es estadounidense. El 27 de agosto, o sea al día siguiente de la difusión de la información sobre la supuesta comunicación interna siria, el canal de televisión Jewish News One anunció que la intercepción había sido realizada en realidad por Tsahal, o sea por las fuerzas armadas de Israel (IDF, según sus siglas en inglés) [2].
Antes del ataque químico, una fuente militar siria ya había alertado sobre la presencia de oficiales israelíes en Duma, la zona controlada por la Brigada del Islam de donde fueron lanzados los dos obuses que contenían sustancias químicas, que no necesariamente fueron gases de combate.
La posterior agitación y aspavientos de los occidentales fue obra de varios personajes estrechamente vinculados a Israel, azuzados además por el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius.

[1] «Exclusive: US Spies say intercepted calls prove Syria army used nerve gas», Foreign Policy, 28 de agosto de 2013.

[2] «Tsahal indique que [le] gouvernement syrien est responsable», Jewish News One, 27 de agosto de 2013.

http://www.voltairenet.org/article179988.html

El secretario estadounidense de Defensa Chuck Hagel, el secretario de Estado John Kerry, la consejera de Seguridad Nacional Susan Rice y el director nacional de Inteligencia James Clapper se reunieron a puertas cerradas con varios líderes del Congreso el jueves 29 de agosto de 2013.
Según el representante Elliot Engel, quien preside la minoría demócrata en la Comisión de Relaciones Exteriores, la administración Obama confirmó la intercepción de una comunicación interna del gobierno sirio que probaría la responsabilidad de este en los ataques químicos del 21 de agosto, como había revelado la revista Foreign Policy.
Sin embargo, las mencionadas «intercepciones» son en realidad de origen israelí [1].
Elliot Engel es un militante sionista. Miembro del US Committee for a Free Lebanon, que organizó la «Revolución del Cedro» [2], Engel redactó en 2002 la Syria Accountability and Lebanese Sovereignty Restoration Act (En español, Ley sobre las cuentas que Siria tiene que rendir y sobre el restablecimiento de la soberanía libanesa) que autoriza al presidente de Estados Unidos a entrar en guerra con Siria sin tener que acudir al Congreso. Ese texto, adoptado por el Congreso estadounidense y firmado por el entonces presidente George W. Bush aún se mantiene en vigor.

http://hispantv.com/detail/2013/08/27/238404/ejrcito-sirio-asedia-un-de-oficiales-inteligencia-regimen-israeli-yobar

Ejército sirio asedia a un grupo de oficiales de la inteligencia del régimen israelí en Yobar
 Actualizado:

27/08/2013 21:04 GMT

El Ejército sirio ha asediado a un grupo de oficiales de la inteligencia del régimen israelí en la zona de Yobar en las cercanías de Damasco, la capital, según han informado este martes, los medios sirios.

De acuerdo con el informe, anteriormente con la ayuda de los terroristas un grupo de cinco oficiales de la Sayeret Matkal (la unidad élite de las fuerzas de guerra israelí), había entrado en esta zona para dirigir los ataques químicos contra el Ejército sirio.

Pero cuando el Ejército tomó el control de estas regiones y asedió a los oficiales, en Yobar, este grupo israelí empezó a utilizar las armas químicas contra las fuerzas sirias para poder escapar de esta zona.

El sábado, una unidad del Ejército sirio irrumpió en un almacén situado en el barrio de Yobar, en Damasco, donde encontró barriles de gas tóxico con una etiqueta en la que se especificaba que eran de fabricación saudí.

En ese mismo lugar fueron hallados un gran número de máscaras y medicamentos utilizados para contrarrestar productos químicos; los mismos pertenecen a empresas y compañías farmacéuticas de Catar y Alemania.

Cabe mencionar que la semana pasada terroristas, apoyados desde el extranjero, acusaron al Gobierno sirio de emplear armas químicas en los suburbios de Damasco. Estas alegaciones fueron rechazadas contundentemente por el Gobierno de Al-Asad.

ADRIÁN SALBUCHI

El mundo contiene el aliento preguntándose cuándo EEUU y sus nerviosos aliados atacarán a Siria, cómo lo harán, cuánto tiempo durará ese “ataque preventivo”, cómo reaccionará el mundo… cómo reaccionará Rusia…

Y, sin embargo, tanto los gobiernos occidentales como sus bien disciplinados multimedios de prensa pareciera que ignoran a uno de los jugadores más ponderosos e influyentes en este drama, que viene manteniendo un extraño silencio: Israel 

El deteriorado poder estadounidense

Actualmente, la fuerza estadounidense se apoya fundamentalmente sobre su aterrador poderío militar, su Complejo Industrial-Financiero, y las fuerza de sus multimedios globales. Ese poder, sin embargo, se viene erosionando rápidamente, pues en la era de Internet el verdadero Poder tiene cada vez más que ver con el Prestigio, la Credibilidad y la Confianza, áreas en las que EE.UU. parece estar desarmándose en mil pedazos.

El intervencionismo norteamericano se ha puesto demasiado de manifiesto en los últimos veinte años. La Guerra de los Balcanes a finales de los noventa, cuando se llegó a bombardear Belgrado, disparó señales de alarma, especialmente entre país no aliados, a lo que debemos agregar la primera Guerra del Golfo de 1991. Así fue quedando claro que la superpotencia hegemónica global norteamericana apostaba a quedarse con todo el mundo, especialmente tras la desaparición de la Unión Soviética.

Pero lo que hizo sonar con redoblada fuerza las alarmas fue el caso de Irak en 2003. Las acusaciones falsas de George W. Bush sobre las supuestas “armas de destrucción masiva” como excusa para destruir ese país a fin de sacar a un molesto exasociado Saddam Hussein, resultó una obscenidad que mostró al mundo que la superpotencia hegemónica global en realidad estaba quedando fuera de control.

En aquellos años, EE.UU. aun contaba con la excusa de los horrendos ataques del 11 de septiembre sobre Nueva York y Washington que le permitieron justificar su estrategia de potencia buscapleitos.

Pero la credibilidad estadounidense sufrió un brusco traspié cuando George W. terminó por admitir que (a) no existía conexión alguna entre el malo de Saddam y el malo de Osama, supuesto mentor y ejecutor del 11 de septiembre (en verdad jamás sabremos cuán responsable fue, pues luego Obama arrojaría el cadáver de Osama al mar…), y (b) definitivamente, con toda seguridad y sin duda alguna, JAMÁS hubo armas de destrucción masivas en Irak…  Agreguemos a esto el peso de las crecientes pruebas de que el 11 de septiembre probablemente fue un ataque de falsa bandera…

De manera que urgía a EE.UU. diseñar un nuevo sistema de guerra o, mejor dicho, un nuevo sistema que le permitiera desatar guerras contra aquellos “países transgresores” a los que transforma en blancos militares. Ya no basta con aparecer por la cadena de TV nacional y mundial para acusar a tal o cual país de ser “un peligro para la paz mundial”, o acusarlo de “no tener el tipo de democracia que nosotros queremos ver”, según las palabras de Hillary Clinton cuando visitaba Egipto hace poco más de un año…

No. Había que inventar algo realmente nuevo: ‘Primavera Árabe’ lo llamaron, que es una frase codificada para describir la instigación, generación e ingenierización de grandes convulsiones sociales dentro de países que son blancos de EE.UU. y sus aliados. Esas convulsiones luego pueden intensificarse, tornándolas en verdaderas guerras sociales. Y si sus líderes no entienden el mensaje e insisten en mantenerse en el poder, entonces las agencias de seguridad e inteligencia (y otras inconfesables) de EE.UU., Reino Unido, Israel y otros aliados podrán intensificar aún más el caos ingenierizado, arrastrando al país víctima a una guerra civil fratricida y genocida: Libia, Siria, Egipto, Afganistán, Irak…

Para ingenierizar este tipo de guerras en todo el Oriente Medio se requieren tres cosas:
(a) identificar quienes serán los ‘luchadores por la libertad’ –mayormente hampones, terroristas, guerrilleros, soldados de fortuna y una amplia gama de violentos mercenarios;
(b) luego, armarlos con muy letal armamento de alta (pero no máxima) tecnología, financiándolos para asegurar que puedan hacer lo que les plazca dentro del país víctima; para luego
(c) lanzarlos contra las ciudades de Egipto, Libia, Siria y otros países, tal como vienen haciendo desde hace ya más de una década en Irak.

Si aun así sus líderes no se entregan, entonces siempre queda la opción de ordenar a un par de escuadrones de cazas y bombarderos de la OTAN que arrasen y aplasten todo, devolviendo al país víctima a la edad de piedra, o brindar apoyo satelital a los ‘luchadores de la libertad’ para que puedan llevar a cabo operaciones hollywoodenses como el asesinato televisado en vivo de Muhammar Ghaddafi y su familia al acompañamiento de las groseras carcajadas de Hillary Clinton por la cadena CBS TV.

Pero el caso de Siria es diferente.

El  mundo se está cansando rápidamente de las mentiras e hipocresías norteamericanas. Crecientes sectores de la comunidad internacional van comprendiendo que esas pandillas de asesinos, violadores y criminales violentos – también conocidos como ‘luchadores por la libertad siria’ – son armados, entrenados, financiados y reciben enorme apoyo mediático, precisamente de los EE.UU. y aliados.

Las trampas sucias colocadas por EE.UU. hoy operan ‘a full’ tratando de culpar por los recientes ataques con armas químicas ocurridos en Siria, al gobierno de Bashar al-Assad, pero la credibilidad de estas acusaciones es notablemente baja.

Pues el sentido común indica que sería un suicidio para al-Assad asesinar a su propia población civil –niños incluidos– de un barrio de Damasco cuando sus verdaderos enemigos son los terroristas y delincuentes dirigidos por Occidente que están tratando de quedarse con toda Siria.

¿Por qué le daría Assad a sus enemigos la ‘excusa perfecta’ para llevar a cabo su tan anhelado ‘ataque preventivo’ contra Siria?

El sentido común nos dicta que Assad dice la verdad cuando acusa a esos mismos terroristas de ser responsables de esos ‘ataques de falsa bandera’, pues conforman una manera de hacer que vengan las escuadrillas de la OTAN a sacarles las papas calientes como hicieron en 2011 en Libia con sus aviones de combate, sus bombas racimo y su napalm.

Cada vez que nos enteramos de espantosos ataques de esta tipo, debemos procurar desentrañar dos factores fundamentales: (1) quiénes se benefician con tales ataques, y (2) seguir el camino del dinero…

Hoy la credibilidad, confianza y prestigio de los EE.UU. ha caído tan bajo que hasta el parlamento británico finalmente desautorizó cualquier intervención armada británica en Siria, al menos hasta tanto la ONU o alguna entidad independiente y confiable produzca pruebas convincentes respecto de quiénes realmente perpetraron esas atrocidades con armas químicas la semana pasada.

De forma que, por ahora, el primer ministro David Cameron no va a poder entrar en ‘modo-perrito-faldero’ detrás de Obama, como hizo su antecesor Tony Blair detrás de George W. hace una década en Irak.

Observemos tres factores clave que están faltando en los análisis actuales sobre las crisis en Irak:

1) Israel

Desde los tiempos de las dos guerras del golfo, EE.UU. viene peleando las guerras que convienen a Israel. En el caso de la invasión y destrucción de Irak en 2003 esto es fácil de comprobar ya que los mismos neo-conservadores que en 1996/7 planificaron la destrucción de Irak desde el think-thank Proyecto por un Nuevo Siglo Estadounidense (Project for a New American Century – PNAC) –Paul Wolfowitz, Richard Perle, Dick Cheney, Condoleezza Rice, Bush, Douglas Feith, David Wormser y otros– luego en 2003 ejecutarían esa guerra desde sus elevados cargos en el gobierno de George W Bush. La razón real entonces era que Saddam Hussein representaba la mayor amenaza para Israel.

En verdad, varios de aquellos neoconservadores – Douglas Feith, David Wormser, Richard Perle y otros Bushistas– ya en 1996 habían preparado un informe estratégico para el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu titulado “Un corte Limpio con el pasado: una nueva estrategia para asegurar el Reino” que, una vez más, apuntaba a Irak como principal enemigo de Israel en aquél entonces.

De manera que la Guerra contra Irak fue, en gran medida, una guerra cuyo único beneficiario fue Israel y que le ha traído grandes y traumáticos dolores de cabeza a EEUU, decenas de miles de cuyos hijos dejaron sus vidas en Irak. Como alguna vez lo señalara el exprimer ministro de Malasia, Mahathir Bin Mohammed, “los judíos gobiernan el mundo a través de operadores. Logran que otros peleen y mueran por ellos.”

2) Israel

El rol excesivo y determinante que el sionismo ejerce sobre la política estadounidense, las finanzas estadounidenses, las universidades estadounidenses, los multimedios estadounidenses, incluyendo a ‘la industria del entretenimiento’ de Hollywood, y sobre la política exterior estadounidense ha quedado sólidamente demostrada. Este tema hoy tan vital se debate con creciente profundidad entre la inteligencia norteamericana aunque, por supuesto, esto ha quedado previsiblemente silenciando por los multimedios.

Uno de sus hitos tuvo a dos prestigiosos profesores del Establishment como principales voceros: Stephen Walt, exrector de la Facultad de Ciencias de Gobierno John F Kennedy de la Universidad de Harvard, y su colega John Mearsheimer, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Chicago. Ambos publicaron en 2007 una obra fundamental: ‘El lobby Israelí y la política exterior de los EE.UU.’.
En el mismo describen de manera sólida y bien documentada cómo opera el brazo largo y poderoso puño del lobby ‘Israel Primero’, que ejerce gigantesco poder sobre los medios, bancos, el Departamento de Estado y el Pentágono en los EE.UU., logrando que todos operen al unísono en favor de Israel, sea cual sea el costo; tenga o no tenga razón.

Y ese costo ha sido el desvío destructivo de la defensa del Interés Nacional de los EEUU. Aquí yace una de las raíces de por qué el mundo le va perdiendo el respeto y la confianza a EE.UU., que en amplios sectores de la opinión publica global se ha transformado en odio y rechazo.

3) Israel

Hoy, el problema del presidente Barack Obama es que el Establishment militar norteamericano es muy consciente de los riesgos que un ‘ataque preventivo’ contra Siria conlleva y –mucho más importante– un eventual ataque de este tipo contra el verdadero blanco en toda esta crisis: Irán.

Un ataque militar unilateral contra uno o ambos países conducirá innegablemente a una guerra masiva y generalizada en todo Oriente Medio.

Si observamos el mapa de la región veremos que Siria e Irán se encuentran claramente dentro de la esfera geopolítica vital de Rusia, que ya se encuentra demasiado rodeada por fuerzas de Occidente. Leamos entre líneas lo que nos dice la política exterior rusa: “¡No avanzarán ni un paso más en Siria!“.

EE.UU. haría muy bien en sopesar esto muy cuidadosamente antes de lanzarse a cualquier locura…

Pero esto es precisamente lo que ayuda a entender la inflexibilidad norteamericana. Desde que Israel fuera derrotada en el sur del Líbano a mediados de 2006 por las fuerzas bien armadas y entrenadas de Hezbolá comandadas por Nasrallah, Israel viene lamiéndose sus heridas. Hoy un oscuro y vengativo furor bulle en el corazón del sionismo..

Desde que Bibi Netanyahu volvió al poder en 2011, Israel ha pasado a estar en ‘Modo Guerra Preventiva’, aprovechándose del inexistente programa nuclear militar de Irán como pretexto.

En los últimos cuatro o cinco años, día por medio Israel viene amenazando a Irán con un ataque militar ‘preventivo’ y unilateral, lo que también es un chantaje contra Washington, Londres y Paris.

Ciertos sectores militares estadounidenses, sin embargo, van comprendiendo que el primer ministro Mahatir tenía algo de razón, y no quieren volver a verse arrastrados a pelear otra guerra para Israel, esta vez en Irán.

Es así que los militares vienen operando como una suerte de freno, lo cual se refleja en la mayor cautela mostrada por Obama en torno a lanzar una guerra contra Irán, llegando a enviar a oficiales de máximo rango a Israel para calmar a Bibi Netanyahu para que Israel no lance un temido ataque unilateral ‘preventivo’ contra Irán que, por supuesto, arrastraría a EE.UU. a un conflicto masivo en Oriente Medio cuyos resultados no están para nada claros.

En verdad, una locura de esa naturaleza bien podría conducir a una derrota de EE.UU., lo que marcaría el principio del fin de su status como superpotencia global. Por eso Rusia (y China) observan Oriente Medio con mirada muy fija. No están pestañando…

Los militares parecen recomendarle a la Casa Blanca que si debiera enfrentarse finalmente con Irán, el camino para hacerlo antes pasa necesariamente por la destrucción de Siria. Al menos esa parece ser la suerte de promesa que le habrían hecho a Netanyahu, para que mantenga atados a sus perros de la guerra.

Mas las semanas se transformaron en meses, los meses en años, y los sionistas de Israel, EE.UU., Reino Unido, Francia y otros países se impacientan cada vez más.

¡Quieren tener su ‘Día-D’ ya mismo! Y si el camino a Teherán pasa por Damasco, entonces que EE.UU. ataque a Siria ya!

En verdad, hace tres años que EE.UU. viene ingenierizando una guerra civil ‘a la primavera árabe‘ en Siria pero, sin embargo, Bashar al Assad sigue sólidamente en el poder. ¡Rusia le cuida las espaldas!

Un voto unánime del Consejo de Seguridad de la ONU condenando a Siria ya no es una opción. El parlamento británico le dijo “no” a David Cameron, y aunque el presidente francés Hollande salió a apoyar a EE.UU., Francia carece de fuerza creíble pues, tristemente, hace décadas que Francia no decide el resultado de ningún conflicto en ninguna parte.

Para colmo de males se escuchan muchos murmullos de insatisfacción en el Congreso norteamericano…

De manera que: Sr. Gerente General de los Estados Unidos de Norte América, Barack Obama, ¡ahora le toca a usted hacer la próxima movida!

Puede atacar a Siria ahora –hoy mismo si desea– y recibirá el aplauso unánime de los sionistas en Israel, en el Congreso de EE.UU., en los megabancos globales y en la prensa mundial adicta, o podrá dar un paso atrás. Mas entonces su prestigio, Sr Presidente, quedará muy maltrecho: sus hipocresías y doble discursos van quedando desenmascarados.

Y un presidente norteamericano desenmascarado no es un presidente en absoluto. Vladimir Putin conoce su predicamento muy bien. Por eso mantiene su poderosa flota recorriendo el Mediterráneo frente a las costas de Siria.

Una vez más, EE.UU. se ve sorprendida con los pantalones caídos. ¡Otro lindo lío en el que el Caballo de Troya Sionista los ha metido…!

Adrian Salbuchi para RT
Adrian Salbuchi es analista político, autor, conductor del programa de televisión “Segunda República” por el Canal TLV1 de Argentina. Fundador del Proyecto Segunda República (PSR). www.proyectosegundarepublica.com
Publicado por ENSPO en 4:24 p.m.

12 comentarios:

Anónimo dijo…

“Israel ha gaseado al pueblo sirio” y la verdad de esta afirmación es literal: http://elsilenciodelaverdad.wordpress.com/2013/08/30/ataque-con-armas-quimicas-en-siria-por-oficiales-de-elite-de-israel/
http://www.voltairenet.org/article179987.html

12:40 a.m.

Miguel dijo…

Aunque no guarda relación con el tema de esta entrada, me gustaría conocer la opinión de ENSPO sobre este artículo

http://emboscado.blog.com/2013/06/30/descartes-heidegger-y-foucault/

Muchas gracias.

3:32 a.m.

ENSPO dijo…

Le echaré una ojeada.

Por cierto, desconocíamos aquí la noticia de Hispan TV. La hemos añadido como documentación anexa.

5:56 a.m.

ENSPO dijo…

He examinado el artículo y, en lo que respecta a las afirmaciones que hace sobre Heidegger, pueden refutarse con una simple lectura de “Ser y tiempo”.

Toda la obra de Heidegger es un intento de cuestionar el das Man (el “Uno”, en el artículo) desde una experiencia auténtica de la verdad del ser que, como tal, comporta un valor revolucionario porque cuestiona de raíz el hedonismo de las masas (de ahí que Heidegger hable de una “verdad de la existencia”, la muerte, cuya inversión, punto por punto, define precisamente el mundo del Das Man o Uno).

Las afirmaciones del autor sobre el relativismo de Heidegger y sobre su negativa a salirse del Uno (das Man) son simplemente ridículas. Baste con observar el carácter axiológico de la sociedad de consumo y cotejarlo con aquello que Heidegger considera “la verdad”. Nadie en su sano juicio que haya estudiado a Heidegger durante más de una hora puede sostener que Heidegger niega la verdad y defiende el hedonismo consumista del Uno.

!Hay que ser muy deshonesto, ignorante o retrasado mental para pretender esto!

Si el artículo contuviera alguna crítica más o menos seria, me molestaría en considerarla y, en su caso, refutarla. Pero no puedo perder el tiempo en derribar lo que se cae ya por su propio peso.

Baste añadir que el autor del artículo se basa nada menos que en Heleno Saña, un anarquista antifascista cuyo odio a Heidegger roza el delirio y se encuadra en la misma línea política que personajes difamadores germanófobos como Faye, Quesada y Farías.

Saludos cordiales.

6:53 a.m.

P.Belasategui dijo…

Excelente, valiente, cierto, compendio de ideas. Por cierto, pesáis lo mismo que los ácratas. Por cierto, lo escriben meses y hasta años antes que vosotros, Pero eso no importa.
Señores, la VERDAD sigue siendo la VERDAD la diga un ácrata o el señor Farrerons.
Saludos.

7:18 a.m.

ENSPO dijo…

¿Pretende usted que una vulgar página antifascista, ácratas.net, que repite como un lorito el mantra fascismo=mal absoluto, es decir, el núcleo simbólico fundamental de la ideología oligárquica resumido en una fórmula, ha expuesto estas ideas “antes que nosotros”?

Para ser “valiente” hay, además. que firmar los artículos y colgar la FOTO a efectos de que el enemigo te pueda “conocer”.

Es el precio del liderazgo.

Ácratas.net no sólo se esconde bajo el cómodo paraguas conformista del antifascismo ideológico oligárquico, sino que esconde su identidad.

Si ácratas.net coincide, mucho tiempo después, con algunos contenidos de FILOSOFÍA CRÍTICA (sitio fundado en 2006), será porque necesita materiales para alimentar su propaganda antifascista y una cierta dosis de verdad siempre es necesaria en la elaboración del potaje doctrinal oligárquico.

O sea: ácratas.net ha succionado pequeñas dosis de pensamiento de FILOSOFÍA CRÍTICA para hacerle creer a la gente que un simple oportunista antifascista incapaz de dar la cara representa o encarna la primera línea del frente “revolucionario” en internet.

Demasiados fraudes hay ya en la red para no “cazar” en unas pocas horas el jueguecito progre y pseudo rebelde de ácratas.net.

7:35 a.m.

Anónimo dijo…

Nosotros, los fascistas, que desde los años 30 denunciamos la amenaza de la alta finanza judía (véase Gottfried Feder), resulta que llegamos tarde: los progres antifascistas pretenden ahora que ya lo dijeron ellos antes, y encima en ácratas.net.

Menudo soberbia cínica, Belasategui.

Lo cierto es que esta página llegó primero, llegó más lejos y llegó mucho más al fondo del asunto que ácratas.net. Es un hecho.

Lo único “vuestro” en el artículo de Farrerons es la referencia retórica al sanedrín. No veo otra cosa que ácratas haya “anticipado”.

Y, ciertamente, vuestras coincidencias con NOSOTROS son asombrosas, pero recordad que VOSOTROS no habéis dejado de ser antifascistas y, como tales, permanecéis atrapados dentro del mundo Matrix.

10:49 a.m.

Anónimo dijo…

Como bien indica el texto, el mestizo universal Obama está a las órdenes de Sión, solo ha de esperar las órdenes desde Tel Aviv para lanzar el definitivo ataque a Siria y en caso de derrotar a los sirios desaparecería otro enemigo de Israel en la zona y además aliado de Irán, como se suele decir “matarían dos pájaros de un tiro”, con lo cual el ataque a los iraníes les sería más factible.

3:58 a.m.

Anónimo dijo…

Coincido con la afirmación del penúltimo anónimo(Nosotros los fascistas) cuando dice que los razonamientos que expone Ácratas sobre tema en cuestión coinciden con los que expone esta bitácora, aunque como bien indica la diferencia estriba en que los de Ácrats entán enquistados en el antifascismo oficial, el mismo que ha sido creado por la oligarquía, por mucho que quieran desvincularse, con lo cual entran en clara contradicción, coinciden con el fascismo a la hora de analizar el problema en cuestión, incluso seguro que también en su solución pero caen en la trampa del antifascismo establecido, con lo cual deberían revisar sus posiciones ideológicas en este sentido. En todo caso y es una opinión personal y una posibilidad(no se lo que el personal opinará) podrían declararse antifascistas en según que cuestiones, de forma relativa y no dogmática, al igual que un fascista puede declararse antiácrata en según que cuestiones, no en todo, porque las coincidencias aunque sean puntuales están ahí, a no ser que por el simple hecho de no coincidir en según que temas se tenga que tachar de “anti” a una ideología en cuestión, o simplemente decir que no se está de acuerdo y ya está, prescindiendo del prefijo.

4:33 a.m.

Vailos Laros dijo…

Es que no es solo el mestizo universal Obama el que está a las órdenes de Sion. TODOS, absolutamente TODOS los presidentes de USA, tanto los “republicanos” como los “demócratas”, están a las órdenes de Sion.

Por eso, como dije en un comentario anterior, me río al imaginarme las caras que pondrían hoy toda esa gente que en su día vieron en Obama una alternativa opuesta a Bush, una alternativa “pacífica”, cuando ambos, como hicieron el “rep” Bush sénior y el “demo” Clinton, hacen exactamente lo mismo: bombardear y atacar (siempre por este orden).

Por cierto, los soldados de USA siguen en Afganistán, y los presos de Guantánamo siguen ahí, ¿no? Y el “sueño Obama” ya lleva dos legislaturas…

Y hablando de “sueños” y del aniversario del “he tenido un sueño” en el obelisco de marras de Washington, ¿qué diría hoy Martin Luther King de su admirador Obama? Claro, que Luther King no era tampoco un santo, y tengo entendido que hay una cara oscura (con perdón por la expresión) en su vida. Hasta los “santos” de USA no se libran de ciertas servidumbres…

5:46 a.m.

Anónimo dijo…

Por supuesto que todos los presidentes de los EE.UU. obedecen a sus amos, a la oligarquía financiera internacional($ion), de lo contarrio ya saben lo que les espera, no iban a durar ni dos días en el poder y acabando de la peor manera.
Si se ha comentado sólo lo de Obama es por el hecho de que es el actual presidente estadounidense y hay que ser muy ignorante para creer que este personaje iba a ser una alternativa al belicismo sionista, cuando es un lacayo más. No hay que ser muy inteligente para discurrir sobre el tema, si llegó a presidente es porque las élites mundialistas lo eligieron y lo pusieron en la Casa Blanca, como al resto de los anteriores presidentes.

6:44 a.m.

Vailos Laros dijo…

Al Anónimo último (de las 6:44 a. m.): no era una réplica a tu comentario, ya sé que lo sabías. En realidad me refería al gran público, que todavía piensa que entre los presidentes de USA puede haber diferencias sustanciales (y por eso puse el ejemplo de la falsa oposición Obama-Bush) y no sabe que, sea quien sea el presidente de USA, nada cambia sustancialmente mientras se sometan a los dictados del lobby sionista…

Saludos.

11:36 a.m.

Publicar un comentario en la entrada

http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/08/israel-gaseo-al-pueblo-sirio.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s