Manifiesto…izquierda nacional…(Preámbulo)

lunes, agosto 29, 2011

Manifiesto por una Izquierda Nacional (Preámbulo)

No busquemos el misterio del judío en su religión, sino busquemos el misterio de la religión en el judío real. ¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero. Pues bien, la emancipación de la usura y del dinero, es decir, del judaísmo práctico, real, sería la autoemancipación de nuestra época. Una organización de la sociedad que acabase con las premisas de la usura y, por tanto, con la posibilidad de ésta, haría imposible el judío. Su conciencia religiosa se despejaría como un vapor turbio que flotara en la atmósfera real de la sociedad. Y, de otra parte, cuando el judío reconoce como nula esta su esencia práctica y labora por su anulación, labora, al amparo de su desarrollo anterior, por la emancipación humana pura y simple y se manifiesta en contra de la expresión práctica suprema de la autoenajenación humana. Nosotros reconocemos, pues, en el judaísmo un elemento antisocial presente de carácter general, que el desarrollo histórico en el que los judíos colaboran celosamente en este aspecto malo se ha encargado de exaltar hasta su apogeo actual, llegado el cual tiene que llegar a disolverse necesariamente. La emancipación de los judíos es, en última instancia, la emancipación de la humanidad del judaísmo.

La patente situación de colapso político, moral y socio-económico que se está viviendo desde el estallido en 2008 de la llamada burbuja financiera, invita a reflexionar a todas las personas, pero singularmente a aquellos ciudadanos que se sientan comprometidos con el futuro de Europa. Urgen propuestas rigurosas que vinculen nuestro sentimiento del deber. Éstas reclaman, a su vez, los oportunos marcos asamblearios de debate y actuación. El presente documento debe entenderse como un paso adelante en ese sentido.
¿Por qué una izquierda nacional? En la política, lo nacional y lo social se han concebido hasta el día de hoy como ideas contrapuestas e incompatibles representadas por los llamados “partidos de la alternancia”. Se estaría forzado a elegir el uno o el otro, de manera que el “pueblo de la nación”, ora bajo el concepto de pueblo (si triunfa la derecha), ora bajo el concepto de nación (si lo hace la izquierda), pierda siempre las elecciones. Semejante fraude debe ser denunciado. La nación y el pueblo no se oponen, sino que se identifican. Por un lado, toda política nacional debe ser necesariamente social; un patriotismo que aplasta a su propio pueblo (y ésta ha sido la eterna historia de la derecha) no merece el nombre de popular o nacional. Por otro lado, la política social es sólo una forma de contribuir a la dignificación de la nación; cuando lo social consiste en la negación de la nación (y ésta ha sido la eterna historia de la izquierda), entonces es al pueblo al que se ataca y no puede seguir hablándose de socialismo. Del enérgico cuestionamiento de la impostura oligárquica que se esconde tras la falsa dicotomía entre lo nacional y lo social brota la joven idea de la izquierda socialista y nacional: un proyecto político que se compromete a promover los intereses morales y materiales de los trabajadores en tanto que sustancia humana de una nación milenaria.
La izquierda nacional no se concibe a sí misma, empero, como una mera alternativa electoral, recetario de propuestas económicas más o menos socializantes e incluso como un régimen político de recambio. Será todas esas cosas, por supuesto, pero sólo porque pone su meta última en fijar un canon antropológico que, frente al individualismo burgués, permita superar el modelo anglosajón de society vigente y construir la comunidad del pueblo de carácter nacional y popular. Tamaña mutación axiológica entraña que los valores hedonistas y eudemonistas (que absolutizan como fines últimos de la vida el placer y la felicidad y que se articulan entorno al fenómeno del “consumo”) se subordinen a otro valor fundamental, a saber, la verdad racional, condición de posibilidad de todas las conquistas históricas de occidente. La verdad racional representa así el valor ético supremo del que, según la izquierda nacional de los trabajadores, debe emanar la recuperación de la auténtica memoria histórica y la regeneración de la nación, rigiendo no sólo en la academia y la ciencia, sino en el resto de las instituciones públicas; también, pero aquí ya de forma libremente elegida, en la vida privada de las personas.
Valores son aquéllos principios que definen la identidad de un proyecto político. Los programas pueden y deben cambiar cada cuatro años. Las ideologías (estructura del Estado, modelo económico, marco comunitario, etc.) tienen también fecha de caducidad, aunque de dimensión secular. En cambio, los valores son constitutivos e irrenunciables. Es necesaria, en un movimiento de estas características, la producción de textos que reflejen y de órganos que amparen dichos principios ante las inevitables compulsiones oportunistas de la estrategia y la táctica. El manifiesto de un proyecto político de pretendidos alcances históricos debe así reflejar sus valores sin hacer concesiones al marketing electoral.
Conviene aclarar que cuando hablemos de la verdad como valor ético no nos referiremos a un contenido doctrinal concreto, sino a la pauta de conducta formal de la persona o grupo que acepta acatar en cada caso lo verdadero aunque entre en conflicto o perjudique sus intereses, inclinaciones, gustos, creencias u opiniones. Según el liberalismo, los valores son subjetivos y, por ende, relativos; el relativismo moral se convierte en el terreno abonado para que los conceptos-límite del mercado (individualismo, utilitarismo, hedonismo) se impongan de manera incontestable en nombre de una “libertad” que se reduce en el fondo al arbitrio abusivo de los grandes poderes económicos y financieros. Pero la verdad es un valor racional, quizá el único, y la doctrina liberal no puede rechazar esta evidencia sin pretender que las razones esgrimidas en su argumentación sean, ellas mismas, verdaderas y determinantes. Entendemos, por tanto, que sólo desde una actitud humana básica, a saber, el respeto a la verdad racional como valor supremo, puede emprenderse el necesario proyecto de reconstrucción nacional, que deberá adoptar una postura estrictamente neutral en materia de creencia religiosa.
Nuestra idea de racionalidad, empero, es mucho más amplia y profunda de aquello que se entiende por “racionalidad” en las sociedades liberales. Hoy en día, cuando hablamos de racionalidad, damos por supuesta la legitimidad de determinados valores y la política, la ciencia o la técnica se ponen a su servicio. La razón, entonces, deviene mero instrumento: sólo nos indica los medios que debemos utilizar para hacer realidad estos fines ya prefijados. Pero nosotros reflexionamos sobre la legitimidad última de las escalas de valores que orientan la conducta social y las consecuencias que aquéllas tendrán para la nación, el entorno natural y los pueblos con que compartimos el planeta. La racionalidad que reivindicamos, pues, no es únicamente una racionalidad instrumental, relativa a los medios, sino también una racionalidad de los fines. La pregunta que cabe hacer a partir de esta idea es, entonces: ¿sobré que valores puede construirse una sociedad verdaderamente democrática? Consideramos que este valor sólo puede ser la “verdad racional”.
La palabra “verdad” (ética), de esta manera formalmente definida por oposición a lo “verdadero” (ciencia), expresa:
(a) un principio normativo, porque, como veremos, el simple respeto de una ética fundada en la verdad racional que prohibiera la mentira haría imposibles los fenómenos de descomposición social que se critican en el presente manifiesto;
(b) un principio metodológico e interpretativo de los hechos que se exponen, es decir, el hilo conductor que nos permite recorrer escenarios aparentemente dispersos o inconexos y tomar decisiones políticas coherentes;
(c) un objeto de análisis, porque la verdad, en occidente, trasciende el ámbito subjetivo de la ética y del conocimiento científico desde el que se emplaza el investigador u observador; constituye una realidad objetiva (el Geist hegeliano) de la cual dependen el resto de las formas sociales de vida, singularmente las instituciones políticas (democracia parlamentaria) y económicas (tecnociencia). De ahí que la defraudación de la verdad en la esfera privada, en forma de inflación utilitaria, con la publicidad como correlato discursivo de una hegemónica pauta de conducta mercantilista, se haya traducido en el deterioro grave de los ámbitos públicos de actuación.
El manifiesto fija las directrices básicas para una crítica exhaustiva del liberalismo triunfante, expresión ideológica contemporánea de la sociedad capitalista burguesa que derrotó, en el siglo pasado, a sus adversarios comunistas y fascistas, imponiéndose así en todo el planeta como pensamiento único. Dicha crítica, ya lo hemos visto, se despliega desde una determinada posición de valores, a saber, la verdad racional, ilustrada y científica. Pero también el liberalismo se quiere a su vez fundamentado desde el punto de vista moral. Ahora bien, ¿cuáles son los valores de la sociedad burguesa que sustentan la doctrina liberal? Los propios filósofos cimeros del liberalismo se han expresado con harta claridad. Por ejemplo, el más representativo, Adam Smith: “Todas las instituciones de la sociedad (…) deben juzgarse únicamente según el grado en que tienden a promover la felicidad de quienes viven bajo su jurisdicción. Ésa es la única utilidad y el único fin.” y Jeremy Bentham: “Puede afirmarse que el hombre es partidario del principio de utilidad cuando la aprobación (o desaprobación) que manifiesta frente a una acción o una medida está determinada por (y es proporcional a) la tendencia que ésta tiene -según él- a aumentar o disminuir la felicidad de la comunidad.” Será el mismo Bentham quien perfile todavía con mayor exactitud la elección moral básica del liberalismo al reconocer de forma explícita que cuando habla de felicidad se refiere concretamente al placer. Placer y dolor serían, en efecto, los amos soberanos del hombre pues “sólo ellos indican lo que debemos hacer y determinan lo que haremos” (J. Bentham). La crítica del liberalismo debe, por tanto, articularse en primerísimo lugar como crítica de los valores burgueses. Un cuestionamiento de la doctrina liberal que omita sus raíces axiológicas constituye un engaño que deja intacta la sustancia humana de la “sociedad de consumo”. Se trata de un montaje electoral que sustituye una opción ideológica burguesa por otra de distinto empaque intelectual pero idéntico contenido moral-existencial.
La subordinación de los valores a la verdad racional no significa que se “niegue” la “felicidad” o cosa por el estilo. Aquello que se cuestiona es que, en el ámbito político y administrativo público, los intereses de los individuos, de los grupos e incluso de la society mercantil, se conviertan en coartadas para negar la realidad o mentir a los ciudadanos, es decir, para manipular a la comunidad nacional; y recházase también que la educación pública fomente otros valores prioritarios que los valores comunes posibilitadores de la convivencia civilizada, a saber, los valores racionales y, por tanto, la verdad. Pero la felicidad continúa siendo un valor, aunque no, desde luego, el “valor supremo”, el fin último o el criterio inapelable de las decisiones políticas.
La auténtica izquierda nacional abandona de buen grado al ámbito privado las opciones de valores subjetivas, estéticas y doctrinales, incluidas las “creencias religiosas”, siempre que no entren en conflicto con los legítimos intereses racionales del Estado. Frente a esta postura, el liberalismo, en primer lugar, ha convertido los valores burgueses en un contenido moral de obligado cumplimiento, cuyas plasmaciones históricas son la “sociedad de consumo”, es decir, el “paraíso” o “reino de Dios” secularizado -y con él la compulsión oficial a ser “felices”-; y, en segundo lugar, ha impuesto por ley el “antifascismo”, religión cívica mundial que eleva el Holocausto a la categoría de infierno secularizado, al tiempo que ignora, hasta hacerlos desaparecer del relato histórico oficial, el exterminio masivo de cientos de millones de personas en el altar de los valores hedonistas: unos en el gulag y la checa, otros como consecuencia de la hambruna provocada por el saqueo despiadado y sin límites que sufre el Tercer Mundo a manos del capitalismo financiero. Este contexto irracional, que trata de legitimar como algo “no comparable” al Holocausto estos crímenes brutales, explica la caza de brujas que caracteriza el creciente ejercicio inquisitorial de lo “políticamente correcto”. Trátase no sólo de un tema político, sino de una honda directriz sometedora que gira en torno a los valores, es decir, que pretende imponer a los ciudadanos, mediante la propaganda y la coacción legal, la respuesta a la cuestión siempre más importante para las personas: el sentido de la existencia humana.
La evidencia de que la clase política dirigente actual, responsable última del crack de 2008, no pretende enmendarse, sino sólo adherir parches superficiales a profundísimas fisuras morales que penetran en los fundamentos mismos del sistema y que, por este motivo, requerirían en realidad cambios estructurales en nuestro modo de vida, plantea, en primer lugar, la exigencia de una ruptura con el actual modelo de régimen político hacia una mayor democratización, participación ciudadana y transparencia de las administraciones públicas.
La implementación de este auténtico “impulso democrático” no puede limitarse, empero, a meras medidas legislativas, sino que reclama un compromiso personal que sólo puede provenir de un movimiento político inspirado por la pasión ética y, más concretamente, por el amor a la verdad. Los miembros y, singularmente, los dirigentes de la izquierda nacional de los trabajadores, habrán de experimentar una conversión de valores que los perfile como referentes morales ante la comunidad del pueblo. Y el valor central de esa mutación espiritual deberá ser la veracidad o, lo que es lo mismo, la prohibición taxativa de la mentira y de la manipulación informativa.
La palabra “izquierda nacional”, antes que un “partido”, mienta primordialmente el proyecto del movimiento que hará suya esta exigencia y la llevará a la práctica más allá de las declaraciones verbales. ¿Cómo? Aplicando el principio asambleario en su estructura organizativa y garantizando la efectividad disciplinaria de un código deontológico. Éste puede llegar a afectar al político defraudador aunque se trate del mismísimo dirigente de la izquierda nacional.
Hemos de ser conscientes, en este sentido, de que la mera alternancia electoral derecha-izquierda no va a traer como tal nada nuevo. El propio modelo burgués de “partido”, en cuanto presunto mecanismo institucional de recodificación de la soberanía popular en términos de decisiones políticas concretas, está agotado y sólo sirve, y ha servido siempre, a las oligarquías que lo financian y sostienen. La gravedad de la coyuntura reclama una refundación moral de las instituciones que vaya más allá de las palabras grandilocuentes y concrete las medidas de todo tipo susceptibles de atajar la corrupción de la clase política, cuyos representantes actuales, sin excepción, deberán abandonar la vida pública en su totalidad. Actuar de forma responsable significa, dicho brevemente, analizar la crisis en todas sus dimensiones, además de la económica, detectar sus causas últimas y acuñar las posibles alternativas.
Ningún programa partidista a cuatro años vista será capaz por sí sólo de afrontar unas contradicciones que afectan a lo más granado del ideario liberal de oriundez anglosajona y, singularmente, norteamericana (american way of life) vigente en Europa. En consecuencia, los europeos debemos arriesgarnos a navegar hacia mares desconocidos como antaño lo hicieran nuestros valientes antepasados, siendo así que pronto, muy pronto, ya nada tendremos que perder. Las circunstancias nos fuerzan a dar por muerto y finiquitado el proyecto de una sociedad individualista, materialista y relativista de consumo que ha puesto de manifiesto su fracaso integral y que, en estos momentos, amenaza seriamente con demoler los genuinos pilares, milenarios y profundísimos, de la civilización europeo-occidental. Conviene empezar a caminar por la senda de un proyecto político que construya los pilares de un nuevo concepto de desarrollo moral, cultural y espiritual de la sociedad desligado del dinero, pero vacunado al mismo tiempo de las habituales fantasías que nutren las utopías humanistas. La respuesta a este enigma es la verdad como principio ético e institución científica.
En este contexto dramático, bajo el impacto de la inmigración extraeuropea, masiva y descontrolada, de las últimas décadas, con centenares de miles de familias sin trabajo, el inminente colapso ecológico (cambio climático global), los cotidianos escándalos de corrupción política, acompañados de intentos de secesión y disolución de la nación, que se añaden a la amenaza del terrorismo exterior o interior, no parece descabellado afirmar que es necesario movilizar a la ciudadanía. Por este motivo, un grupo de trabajadores hemos decidido redactar y hacer público el presente manifiesto, que se ha concebido partiendo de los postulados axiológicos o de valores expuestos hasta aquí.

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com/2010/05/preambulo-al-manifiesto-por-una.html

IZQUIERDA NACIONAL DE LOS TRABAJADORES (INTRA)

Publicado porENSPOen2:41 p.m.

1 comentario:

Anónimo dijo…

De acuerdo con todo, excepto con el tópico (ver def. de “platitude” por H. L.Mencken) catastrofista del cambio climático(mitosyfraudes.org) que ávidamente se alimenta de las consabidas manipulaciones, falacias y mentiras de modo tal que ahora también se etiqueta de “negacionistas” y “genocidas” en potencia a quienes se atreven a dudar de él…¿Una nueva ley Gassot espera?
5:18 p.m.
http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2011/08/manifiesto-por-una-izquierda-nacional-i.html
http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2011/08/manifiesto-por-una-izquierda-nacional-i.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s