Crítica y utopía: la democracia contra el liberalismo

martes, enero 01, 2008

  Crítica y utopía: la democracia contra el liberalismo

El pensamiento crítico ha representado, singularmente desde la ilustración, uno de los motores del desarrollo social de occidente y un componente esencial de la democracia. Crítica, diálogo, racionalidad y poder público democrático son nociones estrechamente ligadas tanto en la teoría académica como en la práctica cotidiana. La crítica se sirve del concepto como herramienta para construir, desde los valores de justicia, libertad y verdad, imágenes racionales de futuros posibles que permitan confrontar lo dado con un proyecto político progresista. Estamos ante una voluntad que quiere modificar la realidad, sí, pero siempre en función de unos principios éticos inherentes a la idea misma de razón. Esta labor de construcción ideal ha fructificado en un conjunto de conquistas sociales que forman parte de la identidad europea en cuanto conquistas históricas de la civilización occidental. En efecto, no se ha de confundir la crítica con la utopía, articulada ésta alrededor de los valores de felicidad, igualdad y fraternidad. La crítica, cuando ha sido auténtica, ha demostrado su solvencia. En cambio, la utopía hedonista ha fracasado una y otra vez generando dolor y devastación allí donde manu militari quería construir sus paraísos delirantes con mares de naranjada. Sin embargo, y a pesar de la tozuda evidencia, actualmente se puede constatar por doquier una parálisis del pensamiento crítico. El argumento del liberalismo triunfante es precisamente el fracaso de los proyectos utópicos y el alto coste humano que estos proyectos han supuesto para las sociedades que “picaron” en el anzuelo profético. La trampa de los representantes del pensamiento único está en la confusión interesada entre crítica y utopía. Sin embargo, en algo tiene razón el bando liberal, a saber: la izquierda ha sido incapaz de mirar de frente su pasado criminal, de manera que la crítica, en cuanto factor de progreso social, se ha visto atrapada por la opacidad informativa y el doble rasero ético hasta hundirse en la esterilidad más absoluta.

Si traducimos lo dicho al lenguaje de las categorías políticas, el escándalo es todavía más evidente. El silencio de aquellos que de forma pedante se han autodenominado intelectuales de izquierda, los mismos que durante décadas monopolizaron el prestigio del pensar –la idea de un intelectual de derechas se les antojaba una contradicción en los términos, aunque ahora se han vuelto más humildes y se dedican a fusilar abiertamente las obras completas de Heidegger-, ha tenido su costes en términos estrictamente políticos. Estos intelectuales cómplices del gulag se han ido deslizando de forma subrepticia, a veces inconscientemente, hacia el liberalismo de las realidades allí donde el utopismo farisaico de los idealidades (por ejemplo, las loas a la inmigración en nombre de la solidaridad y el talante multicultural) resultaba más útil para el sistema capitalista y la alta finanza. El propio liberalismo ha descubierto que los valores de izquierdas y la cultura utópica, domesticada por la estética de la sociedad de consumo, puede resultar harto eficaz para encuadrar y regimentar a las masas en el ámbito del mercado. Así, se ha afianzado, desde la matriz socialdemócrata, lo que podríamos denominar la izquierda naranja, una manera de actuar y pensar caracterizada por la gestión administrativa de los valores utópicos al servicio de la burbuja financiera, es decir, del gran satélite que gira alrededor de la Tierra controlando los movimientos del hormiguero humano en beneficio de los canallas con gomina. La sociedad de consumo ha devenido, al final, en utopía posible y hablar de crítica ya no tiene sentido. “Ha sido el liberalismo el que ha realizado la utopía, las cuestiones que ahora cabe discutir son meramente técnicas, ¿por qué insistir aún en la crítica? Bla, bla, bla”. Esta crítica pertenecería, al parecer, al mundo de la izquierda radical, es decir, de sectores políticos antidemocráticos que representan un peligro para la convivencia en libertad… Etcétera.
Desde una perspectiva de izquierdas, el principal problema debería reducirse, en términos estratégicos, a una reactivación del espacio público ubicado a la izquierda de la izquierda liberal, es decir, la izquierda radical. Pero este enclave se sigue definiendo marxista-leninista –o anarquista-, hecho que lo convierte en blanco muy vulnerable a las embestidas del pensamiento único. Y no se trata sólo de la incapacidad del marxismo, en todas sus versiones y sectas (estalinistas, trotskystas, maoístas, independentistas, etc.) de responder a las cuestiones que plantea la sociedad posmoderna, sino también de la imposibilidad axiomática de conciliar el marxismo con los principios democráticos entendidos en un sentido amplio. Un pequeño problema que el marxismo comparte con el fascismo. Esta afirmación queda acreditada precisamente al volver la vista hacia el pasado histórico de los sistemas marxistas. Todavía más: se trata de la cobardía, por parte de la izquierda, a mirar de frente este pasado sin que su celebérrima actitud crítica, lo poco que les quede de ella a los soberbios “intelectuales” con zapatillas, porro y pañuelo palestino, quede pulverizada ante la espantosa realidad. Si se pudiera medir el grado de criminalidad, la criminalidad del marxismo superaría con creces la del nazismo. Puede afirmarse que las fechorías de la izquierda representan el mayor genocidio de la historia humana. Un holocausto, el otro, el de los vencidos, con víctimas previamente etiquetadas como “fascistas”, “enemigos del pueblo”, “contrarrevolucionarios”… Un genocidio perpetrado en prisiones, campos de concentración, psiquiátricos y otras instituciones totales bajo el control de carceleros imbuidos de mitología revolucionaria. Admitir esto y continuar con un proyecto de izquierdas es muy difícil aunque sólo sea en un plano puramente existencial y humano, pero si se quiere avanzar hacia la política real, la tarea parece cosa de titanes. Por tanto, la izquierda radical ha optado por ocultar(se) los hechos, enquistándose en un antifascismo vegetativo y en propuestas ideológicas decimonónicas carentes de todo valor político e intelectual. Es el Bunker rojo, laberinto de sectas ayuno de valores superiores, encrucijada de odios y rencores infinitos, de pequeñas mezquindades doctrinarias… En esta labor de olvido donde se sacrifican todos los valores de la izquierda en nombre de una pseudo teorización y una historia literalmente putrefactas, cuentan con la complicidad pasiva del sistema del capital, el cual no tiene interés en desacreditar unos valores que han demostrado su capacidad de movilizar a los consumidores hacia donde convenga, aunque actualmente ese “adónde” se reduzca a las políticas de mercado. Por otro lado, hay razones y causas aún más delicadas -relacionadas con el judaísmo- que permiten comprender y explicar elimpasse de la izquierda radical y su supervivencia en estado de franca descomposición orgánica. De todas estas cuestiones nos ocuparemos más adelante.
La nueva crítica tiene así como finalidad elevar a conciencia pública la necesidad de reconstruir el espacio político de la contestación social. Nuestro proyecto detecta de antemano dos enemigos que avanzan a la cabeza de las fuerzas del sistema del capital. En primer lugar, la izquierda liberal, el pseudo socialismo naranja que gestiona los “valores progresistas” al servicio del dispositivo sionista. En segundo lugar, la izquierda radical de carácter marxista o anarquista, cubierta de podredumbre hasta las orejas e incapaz de denunciar la traición de los reformistas sin caer en el ridículo y la ignominia: el oportuno recordatorio del gulag y de las hambrunas genocidas planificadas por el Estado socialistaPor tanto, en términos estratégicos, el proyecto de una entidad (ens) político (la palabra “partido” pertenece al mundo burgués) sólo podrá redundar en beneficio de los valores de justicia, libertad y verdad si redime el espacio de la izquierda marxista desde planteamientos críticos. El ataque central va dirigido contra los valores utópicos y sus consecuencias genocidas. Después, contra el marxismo en cuanto teoría/praxis irracional y criminal al servicio de la profecía y contra la izquierda radical institucionalizada en forma de pequeñas entidades sectarias, la izquierda revolucionaria actual, encubridora activa de un pasado vergonzoso. Finalmente, contra la izquierda liberal en tanto que depositaria interesada de la mentira profética global, consagrada por Hollywood, que, a la postre, todos, rojos y naranjas, gestionan en conjunto, cada cual desde su atalaya, mas nunca satisfechos con las correspondientes recompensas: el grupúsculo de la izquierda “roja” sigue siendo la farisea cantera de jóvenes con pedigrí progresista siempre dispuestos a hacer carrera en las instituciones de la izquierda “naranja”.
Sin embargo, nuestra labor habría fracasado si sólo sirviera para desacreditar a la izquierda burguesa marxista. Observamos con preocupación cómo avanza, tras el liberalismo y oculta muchas veces bajo máscaras institucionales democráticas que el poder económico –la sucia verdad de la doctrina liberal- ha creado o sostenido en beneficio propio, una mentalidad reaccionaria que crece en el humus de los discursos cínicos de la oligarquía política, ajena a todo principio ético y sólo preocupada por su perpetuación en el ejercicio del poder. Es un pseudo fascismo de los hechos perfectamente compatible con el antifascismo de las palabras. Mentalidad de ultras sin escrúpulos que intentan aprovecharse de las contradicciones irresolubles de la sociedad de consumo, de su carrera enloquecida hacia el agotamiento de los recursos planetarios o del grave problema de la inmigración, para ir contra la democracia. Esta ultraderecha a cara más o menos descubierta existe ya en toda Europa y representa un verdadero peligro para las libertades. Los obreros votan Le Pen, sólo este dato ya debería hacer reflexionar a la izquierda clásica, pero la agotada institución utópica y acrítica no reacciona, permanece atrapada entre la colaboración cínica con el Hollywood antifascista y la adicción fanática y ciega a un totalitarismo que ya sólo puede farfullar sus clásicas consignas de odio desde la cama del geriátrico. Atacar abiertamente la mencionada disposición de fuerzas, sacar las consecuencias últimas de la tajante distinción entre liberalismo y democracia con las miras puestas en la refundación del sistema democrático, tal debe ser el objeto político de la nueva crítica que la actual coyuntura histórica está pidiendo a gritos.
La política progresista es hoy el impulso democrático radical en el marco de la tradición filosófico-ilustrada de las naciones europeas y la lucha, desde este pensamiento crítico irreductible a los valores economicistas, contra la utopía profética judeocristiana del mercado mundial encarnada por el liberalismo de izquierdas y derechas.
Atenas versus Jerusalén.
La Marca Hispánica, 1º de enero de 2008
Publicado por ADECAF (www.prisiones.net) y en el núm. 10 de la revista de pensamiento Nihil Obstat.
copyright©adecaf
Anuncios
Esta entrada fue publicada en FC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s